Los monovolúmenes S-MAX y Galaxy de Ford se actualizan

Los monovolúmenes S-MAX y Galaxy de Ford se actualizan

Nuevos motores, más equipamiento y más tecnología


Tiempo de lectura: 2 min.

Los monovolúmenes no están precisamente en su época de auge. Los SUVs los han acabado por condenar casi al olvido, pero aún hay una pequeña resistencia que se resiste al invasor. En el caso de Ford, sus monovolúmenes más grandes acabar de recibir mejoras que les permiten estar unos años más en el mercado antes de que se extingan. Esto es lo nuevo que nos traen los Ford S-MAX y Galaxy 2018.

Por primera vez, ambos modelos se beneficiarán del 2.0 diésel EcoBlue que va desde los 120 hasta los 240 CV. Junto a él, la nueva caja de cambios de ocho velocidades -controlada mediante un mando giratorio- estará presente para ofrecer las máximas prestaciones y el menor consumo posible. Esta caja de cambios ofrece una programación y un control de calidad adaptativo; es decir, aprende nuestra metodología al volante para adaptarse lo mejor posible a las circunstancias.

La programación de cambios adaptable evalúa los estilos de conducción individuales para optimizar los tiempos de cambio de marchas. El sistema puede identificar las pendientes de subida y bajada y las curvas cerradas, así como ajustar los cambios de marcha en consecuencia para una experiencia de conducción más estable, atractiva y refinada. Por su parte, el control de calidad de cambio adaptativo evalúa la información del vehículo y del entorno para ayudar a ajustar las presiones de los embragues y lograr cambios de velocidad consistentemente suaves.

Ambos modelos pueden equipar una transmisión manual de seis velocidades y tracción a las cuatro ruedas no permanente

Ford S MAX Galaxy 2018 5

Como buenos monovolúmenes, el confort, el espacio y la comodidad son premisas esenciales. Tanto el S-MAX como el Galaxy gozan de nuevas mejoras tecnológicas como el sistema BLIS que, ahora, s es ahora capaz de avisar antes de que los vehículos se acerquen al ángulo muerto del conductor a velocidades más altas. Gracias a la nueva función de alcance variable en la parte trasera, el sistema BLIS puede detectar vehículos hasta 18 metros por detrás.

También incorporan un nuevo sistema de limpiaparabrisas delantero denominado ClearView, con varios chorros de agua para mejorar la visibilidad en condiciones difíciles. En los modelos más altos de gama (240 CV), existe la opción de equipar un sistema de cancelación activa de ruido con interferencias destructivas vía altavoces. Las nuevas opciones de colores exteriores incluyen Azul Chrome y Plata Luna, y los modelos S-MAX ST-Line ahora cuentan con pinzas de freno rojas deportivas.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

4
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Jaime Bartolomé
Invitado
Jaime Bartolomé

Entendiendo que tiráis como podéis, se os ha colado (no sé si a vosotros a Ford) una traducción automática de las malas: “programación de turnos adaptable” casi seguro que es “programación del cambio flexible (o adaptable)” salvo que las marchas de los monovolúmenes de Ford trabajen por turnos (que todo se andará).
Saludos y enhorabuena por la web.

Pablo Mayo
Invitado
Pablo Mayo

Hola Jaime y gracias por la apreciación. En realidad así figura en la nota de prensa de Ford:
“Programación de turnos adaptable, que evalúa los estilos de conducción individuales para optimizar los tiempos de cambio de marchas.”
Si una marca nos dice eso, nosotros la creemos wink
Pero efectivamente estás en lo cierto y se trata de una traducción errónea. Si no me equivoco, la frase en inglés es “adaptive shift scheduling” y entiendo que debería decir algo como “cambio adaptativo con programación variable”.

Javier Costas Franco
Invitado

Jaime, te vas a reír. Detectamos el fallo a tiempo, pero estaba reproducido en DOS lugares y no en UNO, y solo se corrigió el 50 %. Te pido disculpas, pero la intención era buena. Efectivamente la nota de prensa en castellano estaba mal traducida, pero recurrimos a la internacional y ahí sí estaba todo bien contextualizado. Quisimos cazar dos peces y se nos escapó uno.

“Shift” en inglés puede significar tanto “cambio” como “turno”, pero solo es posible la confusión por falta de contexto.

Jaime Bartolomé
Invitado
Jaime Bartolomé

Javier, no te preocupes. Sospechaba que venía de la nota de prensa porque lo he leído en otros dos medios (pero no he dicho nada wink ). Lo peor del caso es que indica que Ford ha dejado de recurrir a traductores especializados y ha optado por la vía low cost de traductores genéricos.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.