El airbag lateral de ZF es una gran idea que podría llegar a las calles

El airbag lateral de ZF es una gran idea que podría llegar a las calles

Podría reducir las lesiones ante un choque lateral en un 40%


Tiempo de lectura: 2 min.

El proveedor de componentes automotrices ZF ha presentado recientemente un prototipo de airbag lateral externo que resulta muy interesante. La compañía germana predice que esta nueva medida de seguridad podría reducir las lesiones por choques laterales en un 40% y la penetración del vehículo intruso en hasta un 30%.

Este airbag se llenaría con una capacidad de entre 280 y 400 litros de aire, dependiendo del tamaño del vehículo. Eso es de cinco a ocho veces más que el que encontraríamos en un volante. Si alguna vez has pensado en recubrir el coche entero con un plástico de burbujas, ZF ha dado con una solución más adecuada. Porque no solo ayuda a proteger la carrocería y los ocupantes de un golpe inesperado e indeseado, sino también a peatones y ciclistas.

“La seguridad de los ocupantes es primordial cuando se desarrollan nuevos vehículos para la conducción automática y autónoma”, dijo el Dr. Michael Büchsner, jefe de la división de sistemas de seguridad pasiva de ZF. “Nuestro concepto de airbag lateral externo desplegable antes del choque es un gran ejemplo de cómo ZF quiere lograr su Vision Zero, un mundo sin accidentes ni emisiones”, añadió en el comunicado.

Airbag Lateral ZF

Su funcionamiento es el clásico de un airbag. Se expande hacia arriba desde el umbral lateral inferior del vehículo para formar una zona de deformación adicional en el área de la puerta comprendida entre los pilares A y C. Para que cumpla con esta función, el vehículo cuenta con radar, lidar y cámaras para detectar signos de colisión, y algoritmos para decidir si se produjera un choque, y si sería una buena idea desplegar el airbag… Y todo en 150 milisegundos.

La predicción de choque utilizada en el airbag lateral también podría adaptarse para mejorar otras tecnologías de seguridad ya existentes, según ZF. Por ejemplo, el retractor de control activo ACR8 (el tensor del cinturón, hablando en plata) podría ayudar a asegurarlos mejor un segundo antes de la colisión. Por contrapartida, este sistema también incrementaría el costo de compra y reparación del automóvil, pero vale la pena.

El airbag lateral de la compañía podría estar en un vehículo de producción en cuatro años, pero ZF aún tiene muchas pruebas por delante. Al igual que los coches autónomos, el sistema “tiene que decidir” por su cuenta si ha entrar en acción o no. Una lectura errónea podría provocar un despliegue accidental y, desde luego, no sería una situación agradable.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Sergio4
Invitado
Sergio4

Teniendo la tecnología, por qué implementarla en una sola parte del coche (y del coche pasivo)? Para eso mejor ponerla en el frente del coche activo (el que va a chocar) y aplican todas las ventajas supuestas si choca a otro de costado, de cola, de frente, etc.

Pablo Mayo
Editor

Aún mejor sería colocar airbags delante, detrás y en los dos lados. Así en cualquier choque cualquier usuario de la vía estaría protegido, incluso los que no lo llevan, como motocicletas, bicicletas o peatones. Aunque mucho me temo que tanto radar y lidar deben encarecer mucho la solución.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.