La electrónica ya supone el 40 % de los costes de un coche nuevo

La electrónica ya supone el 40 % de los costes de un coche nuevo

Los aspectos mecánicos ya están en un segundo plano


Tiempo de lectura: 4 min.

Por norma general, siempre hemos tendido a pensar que, lo más caro en la puesta en producción de un coche nuevo es el chasis, el motor y la transmisión. Pues nada más lejos de la realidad, el 40 % de los costes actuales de un vehículo pertenecen a toda la electrónica que llevan integrada. Esa cifra es de 2017, y con el tiempo irá aumentando. Así lo dictamina el último informe de la consultora Deloitte sobre la industria de los semiconductores.

Si vemos hacia dónde ha evolucionado el mundo del motor, en cierta medida no nos sorprende, ya que ahora no se venden las prestaciones o las sensaciones de conducción, sino la tecnología y la comodidad que ella nos puede aportar en nuestros trayectos habituales. La publicidad actual lo demuestra, porque es lo que los clientes buscan. Y todo comenzó en los 90, cuando los chips comenzaron a abaratarse y lograr maravillas en los coches, haciéndolos más eficientes y fiables que nunca.

Los microprocesadores que alimentan los vehículos modernos ahora son tan frecuentes que son prácticamente una mercancía en la misma línea que el acero y el aluminio. Los ordenadores se utilizan en todo, desde cosas tan básicas como el reloj de a bordo hasta lo casi mágico, como las suspensiones que se adaptan al camino antes de pasar por él o el aparcamiento asistido. La electrónica ha hecho que los coches sean más rápidos, seguros, limpios y fiables; vamos, mejor en todos los sentidos.

Volkswagen Caddy Interior 2020 (3)

La Ley de Moore dice que el número de transistores en un chip se duplica, aproximadamente, cada dos años, es decir, que la potencia informática se vuelve más barata con el tiempo

Y aunque los chips individuales pueden ser baratos hoy en día, la importancia de la electrónica es evidente. En el 2000, su coste representaba un 18 % en cada coche nuevo de media; en 2007 era del 20 %; y en 2030 se prevé que alcance el 45 %. Poniendo un ejemplo práctico del precio de los semiconductores en sí, los más básicos tenían una tarifa de, aproximadamente, 289 euros, y se espera que aumente hasta casi los 550 euros por vehículo en 2022. La digitalización completa es inevitable.

Los mayores costes provienen de un control electrónico más fino de los sistemas básicos, como los limpiaparabrisas y los puertos OBDII, los sistemas digitalizados como la dirección asistida eléctrica y los cuadros de instrumentos digitales, las nuevas asistencias de conducción, como la detección de puntos ciegos y el frenado automático de emergencia, y el aumento no específico de integración tecnológica como el entretenimiento basado en aplicaciones y comunicación de datos en la nube.

volkswagen golf 2020 interior

En 2015, Moore predijo que su proyección pronto se volvería inexacta, ya que los componentes informáticos medidos en nanómetros se topan con límites físicos, aunque no impedirá el progreso

En 2004, prácticamente ningún coche tenía un sistema de alerta de punto ciego ni sensores de presión de neumáticos. Ahora, si deseas Android Auto/Apple CarPlay, estás a solo un chip o tres de distancia. Otro ejemplo lo encontramos en el apartado de la seguridad. En 2004, menos del 20 % de los vehículos estaban equipados con elementos como el control de estabilidad o airbags laterales. En 2017, muchos de ellos fueron equipados en más del 80 % y, en 2020, ya forman parte de la dotación de serie.

Y, aunque los chips sean más baratos según pasan los años (Ley de Moore), no es sorprendente que los costes estén aumentando. Los coches modernos ahora vienen con sistemas de seguridad muy avanzados, múltiples pantallas que controlan prácticamente todo y tecnología de conducción semiautónoma. A medida que esto último se vuelva más común y los fabricantes de puedan alcanzar niveles más altos de automatización, los costes electrónicos, probablemente, aumentarán aún más.

Honda Jazz 2020 Interior (4)

“Avances en tecnología como IA [inteligencia artificial], vehículos eléctricos (EV), conducción autónoma, almacenamiento de energía y seguridad cibernética; conciencia social sobre temas como la seguridad y el uso compartido de viajes; preocupaciones ambientales como la contaminación; y las consideraciones económicas que incluyen el gasto en infraestructura y el crecimiento en los mercados asiáticos están listas para remodelar la industria automotriz”, concluye el análisis de Deloitte.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Kolmogorov
Invitado
Kolmogorov

La mejor manera de que los aficionados al motor dejen de serlo, por lo menos con coches nuevos. Está claro que los que mejoran la eficiencia y la seguridad son importantes, pero los demás sobran bastante. Demasiadas pantallitas y tonterías injustificadas, cuando lo importante a la hora de conducir es estar atento a la carretera, sin distracciones, cosa que así no se evita. Electrodomésticos con ruedas con la misma personalidad que una tostadora. Una pena que no empleen toda esa tecnología y desarrollos en hacer coches divertidos, pero seguros. Estoy convencido que tendrían su mercado, porque aunque para la mayoría… Leer más »

Pablo Mayo
Editor

Amén.

Javier Costas
Suscriptor

Pues los estudios de mercado dicen que te equivocas, y que ese tipo de público, el que se basta y se sobra con agujitas analógicas y sin más pantalla que la del climatizador, no se compra coches nuevos. Es un segmento de público más bien minoritario y no merece la pena que los departamentos de diseño desperdicien recursos en tener un tablero “techie” y otro “analógico”. La electrónica vino en los 80 para no volverse a ir. Primero se protestó por la inyección electrónica. Se quedó. Luego se protestó por el ABS y las ayudas electrónicas. Se quedaron. Y así… Leer más »


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.