El Toyota GR Supra con cambio manual ya es una realidad

El Toyota GR Supra con cambio manual ya es una realidad

Solo estará disponible para el más potente de la gama, es decir, para el seis cilindros


Tiempo de lectura: 3 min.

Se acabó la espera, el Toyota GR Supra con cambio manual ya se ha convertido en una realidad. Y además, lo hace a lo grande, estando únicamente disponible para el 3.0, para el Supra “gordo”. No vamos a engañar a nadie, que esperábamos que el cambio manual fuera una opción para el GR Supra Pure, para el equipado con el motor 2.0 turbo pues, básicamente, suele ser lo más normal. Además, el 2.0 turbo es un coche más ligero y más “ratonero” que el 3.0, con un talante que cuadra un poco más con el cambio manual.

La adopción de una caja de cambios manual, según cuenta la marca, no ha sido sencilla, aunque también es cierto que se han complicado la vida porque ellos han querido. Desde que Toyota comenzó a recuperar su pasado deportivo, no han escatimado en desarrollar productos que, de verdad, fueran coches emocionantes. Por eso, para el nuevo cambio manual del Supra, ha preferido hacer algo específico en lugar de recurrir a los típicos suministradores.

No dicen el origen de la caja de cambios, pero Toyota asegura que se ha diseñado una nueva transmisión, junto con un nuevo embrague, especialmente adaptados al motor de seis cilindros turbo de 340 CV. Se ha trabajado igualmente en el túnel y en el eje de transmisión, la piñoneria y las relaciones de cambio, retirando elementos que no eran necesarios como parte del aislamiento acústico, ayudando a reducir el peso. Se ha acortado la relación final, pasando de 3,15 a 3,46, para ofrecer una respuesta más deportiva.

toyota gr supra 30 cambio manual (5)

Esta caja de cambios emplea el sistema iMT, un sistema de control inteligente programado con un nuevo software, que da prioridad a un comportamiento deportivo. Toyota asegura que se ha ajustado para optimizar el par cuando se cambia a una relación superior, al tiempo que se ajusta igualmente para ofrecer un mejor comportamiento al baja a una marcha inferior.

Se instala, junto a esta caja de cambios, un nuevo embrague con resorte de mayor diámetro y diafragma reforzado.

Todos los Toyota GR Supra con cambio manual también reciben cambios en la suspensión, pensando en optimizar el rendimiento en conjunto con la nueva transmisión. Los amortiguadores tienen ajustes específicos, al igual que los componentes mecánicos de la dirección asistida y sus parámetros operativos. Además, se añaden goma vulcanizada más rígida en los cojinetes de las barras estabilizadoras.

toyota gr supra 30 cambio manual (3)

La introducción del cambio manual también afecta, como cabe esperar, a la consola central. Muchos, seguramente, habrán pensado que valía con cambiar una palanca por otra, pero la marca ha ido más allá para integrar totalmente el nuevo selector. Se ha tenido que diseñar la zona del túnel central, porque el equipado hasta ahora, no dejaba suficiente espacio entre el selector del cambio y los controles del climatizador, teniendo que cambiar también el selector de modos de conducción. Igualmente, se ha ajustado el recorrido de la palanca de cambios y se ha prestado mucha atención al tacto y al funcionamiento cuando se acciona, pues la marca afirma que forma parte de la conexión sensorial entre conductor y vehículo.

Pero no solo esto, porque todavía hay más. Tanto en control de tracción como el control de estabilidad, se han reajustado para adaptarse a las nuevas características del modelo y se añade la función Hairpin+, que permite mayor “libertad” para deslizar las ruedas traseras.

La nota de prensa publicada por Toyota acaba diciendo que la gama del Toyota GR Supra se ve revisada. El Pure seguirá siendo el modelo de acceso, manteniendo el cambio automático y añadiendo el Touring pack de serie, desapareciendo el 3.0 con cambio automático. También se añaden nuevos colores.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba ansioso en los quioscos cuando era un guaje.