El primer turbo eléctrico para producción ya es real, Mercedes y el especialista Garrett se han encargado de ello

El primer turbo eléctrico para producción ya es real, Mercedes y el especialista Garrett se han encargado de ello

Se trata de un turbocompresor convencional con un pequeño motor eléctrico instalado


Tiempo de lectura: 5 min.

La década de los 80 será recordada por siempre como “la era turbo”. Fue un tiempo el que que ver un coche con la palabra “turbo” (y por lo general, bien destacada) suponía estar frente a un modelo prestacional y de talante deportivo. Un”pepino”, como se suele decir, cuya tecnología provenía directamente de las carreras. No en balde, los años 80 fueron un auténtico desparrame en cuanto al empleo de la sobrealimentación en competición.

Todos recordamos los Grupo B de rallyes, monstruos mecánicos con tracción total y motores turbo con potencias de más de 500 CV. La Fórmula 1 también tuvo su “era turbo”, aunque esta comenzó algo antes, a finales de la década de los 70. Sin embargo, no fue hasta los 80 cuando los ingenieros perdieron el norte y comenzaron a desarrollar propulsores que rondaban los 1.500 CV (el F1 más potente de la historia fue el Brabham BT52-BMW, que “oficialmente” rendía 1.230 CV aunque se dice que el V6 Honda rondaba los 1.500 CV).

Y no solo fue la F1 y los rallyes donde el turbo echó raíces, no podemos olvidar los Grupo C de resistencia o la Can.Am norteamericana. Especialmente esta última competición, donde los caballos se desbocaron incluso antes de llegar la década de los 80, pues en 1972 el Porsche 917 llegó a rendir 1.580 CV con un 12 cilindros boxer de 5.4 litros, dos turbos y refrigeración por aire.

turbo doble entrada

Turbo convencional tipo “twin scroll” (doble entrada)

Turbo, sinónimo de bruscas prestaciones

El turbo ha sido durante muchos años sinónimo de prestaciones, pero también de potencia brusca y tardía. El funcionamiento de este sistema ha pecado desde su invención, allá por el 16 de noviembre de 1905 por el suizo Alfred J. Büchi, de un retardo en su efecto sobre las prestaciones del motor que se ha buscado eliminar de muchas formas. El famoso “lag” ha sido el mayor inconveniente del sistema durante casi toda su historia.

Durante los últimos años. hemos visto una evolución constante en el desarrollo de la sobrealimentación por turbocompresor. Primero se comenzó usando turbos más pequeños, que tienen menos inercia y comienzan a trabajar mucho antes. Lancia se sacó de la manga una doble sobrealimentación con compresor y turbo (en el Delta S4 del Grupo B, mucho antes que Volkswagen con su 1.4 TSI de 170 CV presentado con el Golf V) y por supuesto, ¿qué decir del llamado “bang”?, sistema para mantener cargado el turbo aunque no se acelere y que genera unas espectaculares llamaradas por el escape.

Lo más complejo que se ha llegado a desarrollar para eliminar el retardo en la entrada del turbo, han sido los sistemas “en cascada”. Una serie de turbos que iban entrando secuencialmente según el rango de revoluciones y las exigencias del acelerador, cuyo máximo exponente fue el diésel con cuatro turbos de BMW, capaz de alcanzar los 400 CV. Luego llegaron los turbos de doble entrada y ahora, procedente de la Fórmula 1, llega el turbo eléctrico.

turbo electrico garret mercedes (2)

Turbo con motor eléctrico de Mercedes y Garrett

Mercedes y Garrett han creado el primer turbo eléctrico para producción

A finales de 2019 y bajo la denominación de “E-Turbo”, Garrett presentó el primer turbo eléctrico que pasaría a producción en 2021. Un desarrollo que Mercedes-AMG ha ayudado a crear y que instalará en sus propulsores, siendo así el primer fabricante en emplear un turbocompresor eléctrico. Y sí, sería la primera marca en usar un sistema similar, porque si ahora mismo estás pensando en Audi, deberías recordar que no es un turbo eléctrico lo que usan en la firma de los aros, es un compresor (no tiene conexión de ningún tipo con los gases de escape) que además, asiste a un turbo a bajas revoluciones.

Estamos antes un nuevo estadio en la evolución de este popular sistema de sobrealimentación, el cual promete eliminar para siempre el retardo en su respuesta, al igual que hace el sistema de Audi y otros tantos que vinieron antes. Se trata de un desarrollo inspirado en el MGU-H que Mercedes-AMG empleaba en Fórmula 1 y que ha contado con la colaboración del conocido especialista Garrett.

Su funcionamiento básico es el mismo que en cualquier turbo convencional, es decir, los gases de escape mueven una turbina que a su vez, acciona un compresor al que está unida mediante un eje. La diferencia radica en la integración de un pequeño motor eléctrico controlado electrónicamente, que impulsa el compresor antes de que lo haga la turbina por efecto de los gases de escape. De esta forma, no hay que esperar a que la turbina genere la suficiente inercia, sería el motor eléctrico el encargado de generar esa inercia a bajas revoluciones. Además, el motor eléctrico es muy pequeño, apenas cuatro centímetros de grosor.

No han anunciado que motores serán los primeros en usar este nuevo turbo ni cuándo llegará a la calle, pero no es descabellado pensar que podríamos ver una hipotética evolución del V8 4.0 biturbo con este nuevo “invento”. También sería posible ver un motor de nuevo desarrollo o uno más pequeño, por poder todo es posible, aunque lo más lógico hace pensar en el V8 4.0 biturbo que también usa Aston Martin.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!