El Morgan Plus Four LM62 rinde homenaje a una de las gestas más importantes de la marca

El Morgan Plus Four LM62 rinde homenaje a una de las gestas más importantes de la marca

Ganaron en la categoría 2L las 24 Horas de Le Mans hace 60 años


Tiempo de lectura: 3 min.

Muy posiblemente, si te decimos “TOK 258” no sepas de qué estamos hablando, aunque lo más fanáticos de las 24 Horas de Le Mans conozcan esa combinación de letras y números. Se trata del código interno que recibió uno de los campeones de las 24 Horas de Le Mans de 1962, pero no fue un Ferrari, quien dominó aquella edición en La Sarthe, fue un Morgan, concretamente el Morgan Plus 4 SuperSport, modelo que competía en la categoría 2L con Christopher Lawrence y Richard Shepherd-Baron a los mandos.

Aquel pequeño aparato fue capaz de superar a vehículos más potentes y a equipos con mayores capacidades de financiación. Es decir, un auténtico David, que pudo vencer a muchos Goliath a lo largo de casi 3.630 kilómetros, a una media de 150 km/h. Ahora, 60 años después, se celebra con una edición especial limitada a 62 ejemplares. Obviamente, ese límite de 62 coches es por el año en el que se logró la gesta y como cabe esperar, todo está inspirado en aquel TOK 258.

Morgan Plus Four LM62 (7)

Esta edición especial recibe el nombre de Morgan Plus Four LM62 y toma como base de partida, lógicamente, el Morgan Plus Four “normal”. Técnicamente no cambia nada y por tanto, mantiene el bloque 2.0 turbo de origen BMW con 190 kW (258 CV y sí, es el mismo que usa el Toyota GR Supra Pure) colocado delante sobre un chasis de aluminio de nueva generación, que la propia marca denomina “CX Generation”.

Los cambios y los detalles se centran en la estética, pues Morgan tampoco tiene capacidad para llevar muy lejos sus ediciones especiales, a no ser, claro está, que sean extremadamente caras. Básicamente, Morgan ha reproducido su mítico TOK 258 y ha “copiado” parte de la decoración del modelo de Le Mans. Así, la carrocería es de color verde oscuro o bien de color rojo, con el número 29 en los laterales y el capó dentro de un circulo blanco (es el número que lucía el Morgan ganador en el 62), mientras que por primera vez en el modelo, se monta un techo duro que, al igual que en 1962, es de color blanco.

Morgan Plus Four LM62 (2)

Hay más detalles que rinden homenaje al TOK 258. Las llantas de radios en color plateado con palomilla central opcional, los faros supletorios, el tapón del depósito tipo Le Mans, molduras con la leyenda LM62… un coche que desprende clasicismo por sus cuatro costados, aunque esto no es nada extraño en Morgan, ¿verdad?

Ese clasicismo inspirado en las carreras también se puede encontrar en el habitáculo. Ahí, la madera cubre parte del salpicadero y la consola central, el volante puede ser un Moto-Lita si así lo quiere el cliente (y puede estar colocado a la derecha o a la izquierda), los asientos están tapizados con piel negra y tienen bordada la inscripción “Les 24 Heures du Le Mans”, mientras que se pueden encontrar varias placas identificativas de la versión y de su número de fabricación.

Ningún Morgan es un coche barato, pero este Plus Four LM62 lo es menos todavía. En Reino Unido el precio arranca en 78.995 libras, unos 94.600 euros.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.