El Mercedes GLE 300d 4MATIC ahora con microhibridación

El Mercedes GLE 300d 4MATIC ahora con microhibridación

Recibe la etiqueta ECO de la Dirección General de Tráfico


Tiempo de lectura: 3 min.

Parece mentira el cambio que ha sufrido el mercado en un puñado de años. Hemos visto a la tecnología diésel dominar las ventas durante más de 20 años, pero desaparecer en apenas cinco. Por un lado, la desinformación ha llevado a los usuarios a dar la espalda a estos motores y por otro, las normativas hacen cada vez más complicado y costoso evolucionar la tecnología para cumplir con las emisiones. No obstante, hay quien sigue apostando con este tipo de motores, como es el caso de la industria alemana.

Entre los fabricantes germanos, Mercedes sigue ofreciendo opciones diésel en su catálogo y ahora, añade uno de estos motores a la gama del Mercedes GLE, incluyendo la versión pseudo coupé. La gama del GLE se encuentra en su fase final de vida comercial, pero eso no quiere decir que no pueda recibir novedades, como es el caso de una hibridación suave para los Mercedes GLE 300d 4MATIC. Es decir, añade un grupo eléctrico de 48 voltios al propulsor diésel, recibiendo además la etiqueta ECO en España.

Así, tanto el Mercedes GLE 300d 4MATIC, como el Mercedes GLE Coupé 4MATIC, estarán animados por un cuatro cilindros 2.0 turbodiésel, que rinde 200 kW (272 CV) y 550 Nm de par. El motor eléctrico, que cumple también con las funciones del motor de arranque y de generador, rinde 15 kW (20 CV) y 200 Nm de par, pero en ningún momento puede mover el vehículo por sí solo. En los microhíbridos, como es el caso, los motores eléctricos nunca mueven el coche en solitario porque, en ocasiones, no cuentan con la potencia suficiente ni están programados para ello.

mercedes benz gle 300 d 4matic (2)

La inclusión del grupo eléctrico permite mejorar prestaciones y, obviamente, consumos. Acelera de 0 a 100 km/h en 6,8 segundos y puede llegar a los 230 km/h (antes, necesitaba 7,2 segundos y era 5 km/h más lento), sin embargo, los consumos han bajado de los 7,2 litros cada 100 kilómetros a 6,1 litros. La versión coupé aumenta el consumo ligeramente hasta los 6,5 litros.

Cuenta con un avanzado postratamiento de los gases de escape, constituido por un convertidor catalítico para NOx, que almacena óxidos de nitrógeno, especialmente en condiciones de arranque en frío. De esta forma, cuando el convertidor SCR coja temperatura, puede eliminar esas partículas. Igualmente, incorpora un filtro de partículas diésel con revestimiento especial e inyección de AdBlue. De esta forma, las emisiones varían entre los 152 y los 166 gramos de CO2 por kilómetro.

Esta combinación de motor diésel y grupo eléctrico está unido a una caja de transferencia “Torque on demand” que incorpora un embrague multidisco controlado electrónicamente. Este sistema permite enviar la potencia necesaria a cada eje, según las condiciones de circulación y adherencia, hasta el 100% en cada eje.

Los precios para España arrancan en los 70.546 euros para el Mercedes GLE 300d 4MATIC, mientras que la variante pseudo coupé no está disponible en nuestro país con esta configuración mecánica.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.