El Land Rover Defender estrena versión con motor V8 sobrealimentado y más de 500 CV

El Land Rover Defender estrena versión con motor V8 sobrealimentado y más de 500 CV

Desde 135.021 con chasis corto (Defender 90) y desde 139.150 euros para chasis largo (Defender 110)


Tiempo de lectura: 3 min.

El Land Rover Defender es uno de esos coches icónicos, un automóvil que destacaba por algo especial y que marcó el camino que acabarían siguiendo el resto de fabricantes. Un coche mítico por sus capacidades off-road, pero también por ser la evolución del primer Land Rover de la historia y por haberse mantenido casi intacto durante décadas, recibiendo pequeñas mejoras y cambios para adaptarse a los tiempos que tocaba vivir en cada momento.

Cuando desapareció del mercado en el año 2016, con la promesa de volver más joven y renovado que nunca, a muchos les corrió un escalofrío por la espalda en señal de que se avecinaba algo malo, algo que no debería ocurrir. A muchos se les pasó por la cabeza la transformación del Land Rover Defender a la moda SUV, perdiendo todas sus capacidades off-road, otros temieron porque lo “civilizarían” y dejaría de ser un Defender y otros, simplemente estaba deseosos de ver que ocurría con el coche, toda una leyenda del automovilismo.

El resultado ya lo conocéis, uno de los mayores cambios que ha sufrido nunca el modelo, tanto en diseño como en tecnología, pero no es talante o aptitudes. No obstante, esto último no importa, porque el Defender ya no parece un Defender y eso es un sacrilegio, o al menos así es como piensan los más fanáticos del modelo. No obstante, todos los que han podido ponerse a los mandos de este Defender que no parece un Defender, han constatado que no ha perdido ni una sola de sus cualidades off-road y se han mejorado cosas como la ergonomía, la calidad y el equipamiento.

land rover defender v8 (9)

Pero si te parece poco, ahora también lo puedes pedir con un enorme V8 de 525 CV, capaz de lanzar al todoterreno británico hasta los 240 km/h y completar el sprint en 5,2 segundos. Es el clásico bloque 5.0 de la marca con un “supercargador”, que rinde esos 525 CV a 5.500 rpm y 625 Nm de par desde 2.500 rpm. Está asociado a un cambio automático de ocho relaciones fabricado por ZF y éste, a su vez, a un sistema de tracción total. Un conjunto que le permite ser el Defender más rápido de la historia hasta el momento.

¿Tiene sentido un motor así en un coche como el Defender? Pues sinceramente, no mucho, pero tienen bastante éxito en el mercado y muy seguramente sea una máquina ideal para hacer el salvaje. Pero el salvaje fuera del asfalto, porque incorpora una nueva suspensión neumática (con casquillos de suspensión más rígidos), bloqueo del diferencial trasero activo, un sistema que controla la “guiñada” y por supuesto, incorpora el sistema Terrain Response 2 configurable, que además tiene un nuevo modo llamado “Dynamic”.

Su imagen se ha trabajado para hacer juego con sus prestaciones y cuenta con varios paquetes de equipamiento y solo tres colores: Carpathian Grey, Yulong White y Santorini Black (en las fotos, con las pinzas de freno en color azul claro que resultan una combinación genial). Los asientos se tapizan con nuevas opciones, el volante está forrado en Alcántara y tras él se colocan las nuevas levas para el cambio cromadas y exclusivas de los Defender V8.

No es la primera vez que un Land Rover Defender monta un V8. El primero hizo aparición en 1976 y rendía 91 CV. El último apareció en 2018 a modo de edición súper especial, cuando el Defender ya no se fabricaba, anunciando 400 CV.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablarán de velocidad y seguridad y sobre todo mujeres que aportarán información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!