El Bloodhound LSR puede ser tuyo

El Bloodhound LSR puede ser tuyo

Casi un avión sin alas que puede alcanzar los 1.000 km/h


Tiempo de lectura: 3 min.

Los récord de velocidad son algo intrínseco al automóvil, de hecho, la obsesión por la velocidad es algo intrínseco al ser humano. Siempre se han buscado formas de ir cada vez más rápido y la invención del automóvil solo agravó esa obsesión. Desde entonces se han logrado registros espectaculares, estando el récord por tierra actual en nada menos que 1.227, 985 km/h. ¿Os imagináis un coche a esa velocidad?

Bien, pues no lo hagáis porque el vehículo que logró ese récord está más próximo a un avión sin alas que a un coche. Se llama ThrustSSC (Thrust Super Sonic Car) y tiene por motor dos reactores Rolls Royce 168 Spey capaces de desarrollar 50.000 libras de empuje. ¿No terminas de entenderlo? Vale, pues equivale a 110.000 CV. Caballos espectacularmente hambrientos, pues beben 18 litros por segundo, o dicho de otro modo, 5.500 litros cada 100 kilómetros.

Una auténtica locura de aparato, que se fabricó a mediados de los 90 y logró el récord en 1997. Récord, por cierto, que todavía no ha sido batido. Y no es por falta de intentos, aunque dado el alto coste de estos vehículos y de sus pruebas, no permite que haya muchos interesados. Sin embargo, en 2019 un contendiente comenzó a sembrar la semilla de la duda, completando algunas pruebas para desarrollo y ajuste en las que alcanzó las 628 mph, equivalente a 1.010 km/h.

Superar la barrera de los 1.000 km/h en tierra en toda una proeza, ya que la densidad del aire es mayor a ras de suelo y por tanto, la resistencia que ofrece, también. En el aire el ser humano la logrado superar las barrera del sonido con bastante holgura, llegando a viajar a más de 8.000 km/h, aunque hablamos siempre de aviones de combate.

Volviendo con nuestro protagonista, se trata del Bloodhound LSR y al igual que el ThrustSSC, está más próximo a un avión sin alas que a un vehículo terrestre, aunque es algo más pequeño. Se creó con el objetivo de superar el récord que lleva más de 20 años vigente y que en teoría, se habría intentado superar en 2020 pero todos sabemos que ha ocurrido y la serie de problemas que ha ido ocasionando.

De hecho, el problema ha sido bastante importante pues Ian Warhurt, propietario del Bloodhound LSR y persona que estaba al mando del proyecto, pone a la venta su espectacular máquina supersónica terrestre y abandona el proyecto. En una entrevista para la BBC, Warhurst afirmó que se necesitan 8 millones de libras (unos 9.045.000 euros) solamente para preparar el vehículo para enfrentarse al reto. Del costo total del proyecto no se ha hecho público, pero será mucho más elevado, porque podría ser necesario efectuar cambios en el vehículo para alcanzar superar las 1.000 mph, que es el objetivo que tienen en mente (1.609 km/h).

bloodhound lsr record car (2)

Cambios entre los que se tiene previsto incluir un “cohete” que funciona con peróxido de hidrógeno capaz de generar 10.000 libras de empuje adicionales, a las 20.000 libras que logra la turbina Rolls Royce EJ200 procedente de un Eurofighter Typhoon.

El proyecto Bloodhound ya fue rescatado del control de la administración en 2018 por parte del holding de Warhurst, llamado Grafton LSR. Ahora, la COVID-19 vuelve a enterrar el proyecto tras un montón de dinero. Si no aparece comprador, el coche acabará guardado en un almacén y quizá nunca vuelva a ponerse en marcha.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.