Chesil Speedster, una réplica del Porsche 356 sobre chasis de Volkswagen Beetle

Chesil Speedster, una réplica del Porsche 356 sobre chasis de Volkswagen Beetle

Con motor eléctrico y baterías Tesla


Tiempo de lectura: 5 min.

El mundillo de los coches clásicos tiene un encanto difícil de explicar. No importa qué le digas a un neófito, que las enormes sensaciones, el tacto de los mandos, el olor o el sonido son realmente especiales. No logrará entenderlo porque, a sus ojos, son coches viejos. En nuestra sociedad actual no tiene sentido lo viejo, solo hay que ver las normativas, que premian el tirar un coche “a la basura” a partir de los 10 años aunque funcione a la perfección.

Sin embargo, entre los coches clásicos las cosas son totalmente distintas. Aquí la edad del coche es importante, pero al contrario, es decir, cuanto más antiguo más interesante e incluso más caro. Es el mundo al revés, que ahora también se quiere adaptar a las tendencias actuales en cuanto a contención de emisiones y cuidado del medio ambiente, mediante la eliminación del motor de combustión antiguo y la implantación de un motor eléctrico totalmente nuevo y totalmente eficiente.

El motor es parte esencial de cualquier automóvil, le otorga personalidad, potencia el carácter del coche y da forma a la imagen general que su conductor se hace sobre el vehículo. Eliminar el motor original de un vehículo clásico, con sus defectos, para cambiarlo por un motor eléctrico, parece un sacrilegio desde el punto de vista de un purista y cambia por completo la personalidad del vehículo. De hecho, cambia tanto que podría considerarse perfectamente otro coche totalmente distinto. A veces no queda más remedio porque el motor original murió y no merece la pena arreglarlo.

Chesil E Speedster, el Porsche 356 Speedster eléctrico

No obstante, hay quien apuesta por los coches clásicos con motor eléctrico, aunque el simple hecho de sustituir el motor por otro completamente nuevo elimine el factor “añejo” que ofrece un vehículo entrado en años. Por ahora, estas transformaciones se han centrado en vehículos de alta gama y además, ofrecidas desde las propias marcas, como el Jaguar E-Type con motor eléctrico que la propia Jaguar puso en circulación.

La transformación de coches clásicos a la electricidad también se ha comenzado a experimentar, por suerte, en el mundo de las réplicas. Y decimos por suerte, porque así evitamos perder parte del parque móvil histórico en cambios de esta índole. Las réplicas ofrecen lo mismo o muy similar, que cualquier versión original del modelo replicado, siendo más barato, más sencillo encontrar una unidad que se ajuste a tus gustos (se hacen a medida) y también son coches que no “duele” tanto modificar.

Para la ocasión, aunque Porsche parezca, réplica es y además, con opción de motor eléctrico. Se trata del Chesil Speedster, una réplica del Porsche 356 Speedster que, a simple vista, puede pasar por una unidad original. Las formas del 356 son muy características, pero también son muy sencillas, muy fáciles de replicar y además, también son elegantes y deportivas. Es un coche muy buscado, tanto como un AC Ace (o Shelby Cobra), cuyos precios son astronómicos y que tiene en el mundillo de las réplicas un caramelo para los que no pueden acceder al original.

Chesil, que lleva fabricando réplicas del modelo alemán desde 1991, ofrece muchas opciones de personalización y entre ellas, una con motor eléctrico. No sabemos si a Ferry Porsche le hubiera gustado esta conversión, pero sabiendo que su padre realizó algún que otro proyecto con electrificación, es posible que se llevara uno a casa.

chesil speedster 2

Base original para réplicas muy logradas

Chesil Motor Company fue adquirida en el verano de 2019 por una de las empresas rivales, Westfield Sportcars, que tiene la sede en Kingswinford (Reino Unido). No obstante, mientras Westfield continúa con su principal labor, que se centra en las réplicas del Lotus Seven, Chesil seguirá su camino con los Porsche 356. Ninguna se roba clientela, pero ambas se apoyan cubriendo una parte del mercado. Mercado, por cierto, muy popular en lugares como Reino Unido, pero una odisea en otros como España, donde comprar un coche en una caja y montarlo tu mismo está considerado no menos que una locura.

Lo bueno de las creaciones de Chesil es que emplean un bastidor original de Volkswagen Beetle al completo (suspensiones, dirección, frenos, motor…). Lo malo es que hay que desguazar un “Escarabajo” para tener tu copia del Porsche 356, aunque tampoco debería ser un problema cuando se fabricaron millones de Volkswagen Typ 1. Además, como se aprecia en las fotos, el Chesil Speedster está realmente logrado y su línea recuerda sin lugar a dudas a los 356 de la década de los 50.

El Chesil E Speedster es el resultado tras la compra de Chesil por Westfield. Lo comparte todo con sus “hermanos”, incluido el chasis de Volkswagen original, aunque vestido con una carrocería fabricada con fibra de vidrio. Se vende tanto en kit como completamente montado y no sabemos si se trata de un vehículo que llegue a Europa. En nuestro país homologarlo sería difícil -y caro-.

Si no queremos un Chesil con motor eléctrico, se puede escoger entre tres opciones de gasolina (1.600, 1.800 y 2.000 centímetros cúbicos), siempre refrigerados por aire y alimentados por carburadores. Las potencias van desde los 70 hasta los 120 CV del 2 litros, potencia de la que también presume el motor eléctrico “Hyper 9”, que además tiene unas baterías Tesla que le permiten circular durante cerca de 200 millas, unos 321 kilómetros.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.