Menu

Finalmente, Aston Martin no venderá las patentes del Vanquish

Se han desestimado los 20,7 millones de euros que necesitaba la transacción para efectuarse

Finalmente, Aston Martin no venderá las patentes del Vanquish

Aston Martin acaba de cancelar 19 millones de libras, unos 20,7 millones de euros al cambio, de sus libros de cuentas. En otoño del pasado año, la marca británica fue noticia en tanto que tenía previsto vender las licencias del último Aston Martin Vanquish a quien quisiese revivirlo industrialmente.

La cancelación fue mencionada en una presentación a los inversores el pasado miércoles, y Aston Martin afirmó que la venta “se deterioró con una duda significativa sobre las cuentas por cobrar pendientes”. A pesar de que no se mencionó el nombre Vanquish, Automotive News pudo conformar con la marca que la venta “era para propiedad intelectual heredada”.

Cuando la mayoría de los modelos dejan de producirse, las herramientas utilizadas para construirlos se desechan y la propiedad intelectual vive el resto de su vida escondida en algún lugar. Pero Aston Martin es una empresa pequeña y nada puede desperdiciarse. 20,7 millones de euros no puede parecer mucho en el esquema de los fabricantes de automóviles, y Aston Martin no ha estado lo que se dice “sobrada de dinero”. Necesita el efectivo.

Aston Martin Vanquish 2001

Aston Martin Vanquish (2001-2007)

Desde la oferta pública inicial de Aston Martin en octubre, a 19 libras por acción (20,74 euros), el precio de cada una se ha reducido a más de la mitad

Los detalles de la venta se revelaron por primera vez en el folleto para la salida a bolsa de Aston Martin en 2018 y, aunque nunca se mencionó la identidad del supuesto comprador, abundaban las especulaciones de que el comprador misterioso era un compañero del sector, tanto por la filosofía de sus coches como por su nacionalidad, Morgan. Sin embargo, algunos rumores también apuntaban a un comprador de origen chino.

Si bien la insignia, el diseño y el tren motriz podrían ser las partes más distintivas del Vanquish, Autoweek destaca que el comprador original estaba buscando desarrollar su propio modelo fuera de la plataforma ofertada. Aunque casi cualquier producto concebido bajo las premisas de este Aston Martin podría ser un éxito, a veces es mejor cambiar lo justo y necesario. Y si no, mira a muchos coches añejos en nuestro mercado como han tenido una nueva vida en China, por ejemplo.

La incapacidad de asegurar estos nuevos ingresos es otro golpe más para Aston Martin, quien recientemente se vio obligada a rebajar sus predicciones en el número de entregas a sus distribuidores este año: de 7.100 a 6.300 unidades. Desde la compañía culpan al estado actual de la industria automotriz en Europa, y los planes de inversión han sido reducidos en casi 45 millones de euros. El Aston Martin DBX será el encargado de cambiar la fortuna de la compañía.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.