En venta un 1977 IMSA Chevrolet Corvette “SuperVette”, tan solo encontrarás otro igual

En venta un 1977 IMSA Chevrolet Corvette “SuperVette”, tan solo encontrarás otro igual

El Corvette de competición más potente y brutal de la historia


Tiempo de lectura: 5 min.

“El Corvette de competición más potente y brutal de la historia”, así se define a nuestro protagonista. Ha habido muchos modelos exitosos dentro de sus ocho generaciones, pero ninguno como el Chevrolet Corvette “SuperVette”. Construido para competir en el campeonato IMSA a finales de los 70, este bólido fue específicamente diseñado para ser el mejor de su clase.

Diseñado por Bob Riley, el Corvette “SuperVette” se basaba en la tercera generación (C3) del famoso deportivo estadounidense, y tan solo dos ejemplares se fabricaron. El chasis, construido por Charles Selix y Gary Pratt, utiliza cromo-molibdeno en lugar de acero, ahorrando peso y mejorando la rigidez torsional. Tras el eje delantero se esconde un bloque de aluminio V8 de 8,2 litros, un motor de Can-Am suministrato por Shadow Racing, quien compitió en Fórmula 1 entre 1973 y 1980.

Este propulsor era capaz de entregar una potencia superior a los 750 CV y 1.085 Nm, una cifra escandalosamente elevada hace más de cuatro décadas. Este “SuperVette” no habría nacido sin el apoyo de John Greenwood, fundador de la empresa homónima cuyo objetivo era hacer los mejores Corvette del mundo. Fue conducido por John Paul Sr. durante la temporada de 1978, y fue uno de los vehículos más rápidos en IMSA, además de una amenaza constante para la competencia.

1977 chevrolet corvette imsa supervette exterior (6)

Este es el Corvette “SuperVette” COV002, el segundo y último jamás creado. Un monstruo de otra época que sigue mereciendo nuestros respetos

En 1976, el campeonato IMSA cambió sus regulaciones de la clase GT para permitir que los vehículos de chasis tubular compitiesen en la serie. Fue entonces cuando Greenwood vio una gran oportunidad para diseñar y construir la próxima generación de Chevrolet Corvette de carreras. Esta bestia, que poco tenía que ver como el coche de producción en serie, no era un coche de carreras “ordinario”; solo hay que echar un vistazo a las fotos.

La jaula de seguridad y el chasis diseñado por Riley eran bastante innovadores, y requerían gruesos tubos de 5 centímetros configurados como una extensa triangulación proporcionar la máxima resistencia. El cromo-molibdeno empleado en la estructura, aunque costoso, era más ligero y fuerte que el acero tradicional. El resultado fue tan alentador que se decía que era tan rígido como un tanque.

La carrera de debut en la temporada de 1978 de IMSA fue en Road Atlanta, Georgia, y terminó en segundo lugar en el trazado de Hallett. El número de chasis Greenwood “SuperVette” COV002 fue retirado por JLP Racing después de una sola temporada, con un par de podios y tres veces finalista dentro del top 5. Posteriormente, fue vendido a T&R Racing, quien continuó ingresando el coche en las carreras de la serie IMSA hasta 1982.

1977 chevrolet corvette imsa supervette exterior (3)

La temporada de 1982 no fue tan fructífera como habría podido imaginar el equipo John Greenwood/T&R Racing. El coche clasificó en el decimotercero puesto con el denominado estilo de carrocería GTO, actualizado durante todo el año en la clase de mismo nombre del campeonato. Sin embargo, la competencia de Porsche fue feroz y el equipo retiró el “SuperVette” al acabar la temporada.

Cuando abandonó el mundo de la competición, el Corvette “SuperVette” comenzó a pasar por las manos de un puñado de coleccionistas. Finalmente encontró su camino en el inventario de Canepa, quien le dio una nueva vida. Con mucho mimo y detalle, fue transformado a las mismas especificaciones de 1978, y ahora está en venta a un precio que no está publicado. Esta restauración ejecutada con cariño y paciencia incluye la antigua librea JLP Racing.

La carrocería azulada de fibra de vidrio fue cuidadosamente retirada y almacenada mientras la mayoría del trabajo mecánico estaba en marcha. Todos y cada uno de los componentes se retiraron del chasis, etiquetando y catalogando cada artículo hasta la última tuerca y tornillo. Se pidieron las piezas necesarias de reemplazo, se restauraron aquellas que necesitaban pintura nueva y se fabricaron de nuevo algunos de los componentes mecánicos.

1977 chevrolet corvette imsa supervette trazado (3)

La investigación y el desarrollo se realizaban constantemente debido al dominio de Porsche 935 en ese momento. El “Supervette” había nacido para ganar

El corazón V8 fue enviado a Ed Pink Racing Engines, donde fue completamente reconstruido para recuperar todos los caballos del antiguo motor de la era Can-Am. Los sistemas de suspensión y freno se desmontaron, se verificaron las grietas, se radiografiaron, se repintaron y se volvieron a llevar a la especificación original. Los paneles de aluminio del chasis fueron fabricados y recubiertos de polvo negro.

Nada quedó intacto. Tanto el chasis como la carrocería fueron despojados de su pintura original. Una vez que todos los componentes se volvieron a ensamblar en el coche, el ajuste final le da al Corvette “SuperVette” una postura amenazante, ocultando un esqueleto fantásticamente trabajado tras un cuerpo de fibra de vidrio esculpido. Si te interesa hacerte con él, lo mejor es que contactes con Canepa, pero no será nada económico.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.