Menu

Coche del día: Volkswagen Bora VR6 4Motion

Para quien deseaba un Golf con nervio y maletero para toda la familia

Coche del día: Volkswagen Bora VR6 4Motion

El Bora es un viento invernal propio de la costa adriática y en parte de Bulgaria, Rusia, Turquía y Grecia. En el caso que nos trae hoy, el Volkswagen Bora se podría considerar la versión sedán del Golf IV, pues incluso comparte plataforma y mecánicas con él. Existe una cierta confusión con las distintas denominaciones de esta versión «con culo» del Volkswagen Golf. La primera salió al mercado en 1980 y se llamó Jetta I; en 1988 le sucedió el Jetta II y, en 1993, surge el Jetta III, conocido como Vento en México. En 1998 se puso a la venta el Jetta IV, conocido en Argentina como Bora. El caso es que en España se ha conocido con todas estas denominaciones.

Con este modelo Volkswagen abandonó las líneas angulosas en favor de otras más suaves y curvilíneas compartidas con su hermano mayor, el Passat. Aparte de esta mecánica concreta, encontrábamos un 1.6 de 100 CV, un 2.0 de 115 CV, un más que interesante VR6 de 2.8 litros y 174 CV a los que se le añadieron un 1.8 Turbo y 20 válvulas -conocido como 1.8 T- y, por último, un VR5 derivado del VR6 con cinco cilindros, 2.3 litros de cilindrada y 150 CV. En 2004 se introdujeron una nueva línea de motores diésel más modernos con unas potencias que oscilaban entre los 100 y 130 CV, todas con el mismo bloque de 1.9 litros y la archiconocida bomba-inyector.

En esta generación se preocuparon mucho en temas de seguridad. En pruebas realizadas en EEUU por la NHTSA (National Highway Traffic Safety Administration) alcanzó la calificación de cinco estrellas en choque frontal a 56 km/h, y cuatro estrellas en el caso del choque lateral a 62 km/h

Esta versión VR6 tiene diferencias respecto al resto de la gama. Su motor era un seis cilindros en V con 2.8 litros de cilindrada y 204 CV a 6.200 RPM, con un par motor de 270 Nm a 3.200 RPM asociado a un sistema de tracción total 4Motion basado en un sistema Haldex. Sobre la báscula marcaba un peso respetable, 1.457 kg, pero sus prestaciones eran bastante decentes. Aunque tenía un gran salto entre segunda y tercera marcha -el típico salto alemán-, la peculiaridad de su caja de cambios residía en una sexta que no se utilizaba como desahogo del motor, sino para dotarlo de una buena aceleración y mitigar los saltos entre las marchas anteriores.

Su consumo homologado era de 10,8 l/100 km, que no era excesivo para su peso y prestaciones. Su equipamiento de serie incluía doble airbag delantero, airbags laterales delanteros y control de estabilidad. También llevaba climatizador automático, equipo de audio de ocho altavoces, ordenador de a bordo, cierre centralizado, alarma, limpiaparabrisas automático y espejo interior fotosensible. Los asientos eran de corte deportivo con ajuste lumbar, acompañado de un volante, guardapolvo de la palanca de cambios y empuñadura del freno de mano en cuero y una consola con inserciones de madera de fresno.

La verdad es que tenía pocos rivales tanto dentro del grupo Volkswagen como fuera de él. Entre sus hermanos nos encontrábamos el Golf V6 y el Passat 2.8 V6 Motion. Fuera del grupo no hay coches que reunieran todos los requisitos. Con motor V6 nos encontrábamos el Alfa Romeo 156, Renault Laguna V6 o el Ford Mondeo ST200, y con cuatro cilindros con turbocompresor teníamos el Audi A4 o Volvo S40. Si acudíamos a la tracción total de planteamiento deportivo, tan solo nos encontrábamos con el Subaru Impreza GT 2.0 Turbo.

En resumen, un coche seguro, cómodo, de gran calidad y más caro que la competencia, algo habitual en Volkswagen.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Luis Chavez
Invitado
Luis Chavez

En México al Jetta I, se le llamó Atlantic, cambia de denominación a partir del A2 hasta el A4 a Jetta. Con el A5 usa la denominación Bora y se sigue vendiendo el A4 con un restyling y «regresa» el Jetta en su versión A6 (las 3 versiones convivieron por un tiempo, donde la mejor opción de compra era el A5).


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.