Coche del día: Mercedes 190 2.5 Turbodiesel

Coche del día: Mercedes 190 2.5 Turbodiesel

Podía llegar a superar los 700 kilómetros de autonomía


Tiempo de lectura: 2 min.

Cuando se ven las cosas con cierta perspectiva, no siempre se aprecia la importancia del momento. Si nos fijamos, por ejemplo, en la presentación del Mercedes 190E, acostumbrados como estamos a ver modelos de Mercedes de casi cualquier tamaño y con motores realmente pequeños, no somos capaces de ver realmente la dimensión del momento. Sin embargo, para eso está la historia, ¿no? Para contar las cosas y que podamos ser conscientes de lo que pasó, aunque, como cabe esperar, tampoco se logrará entender del todo realmente lo ocurrido.

La aparición del Mercedes 190E fue todo un acontecimiento, era un “Mercedes pequeño”, lo nunca visto y todo un atrevimiento de la marca. Además, el hecho de ser “pequeño”, también le hacía “barato”, y las ventas se dispararon. Pero el baby Benz era mucho más que un simple Mercedes algo más pequeño que de costumbre, era una estrategia de Marketing que sirvió para mejorar la imagen de la marca, para aumentar los ingresos, para convertir, nuevamente, a Mercedes en algo más que “el coche del abuelo”; El 190E fue un cambio importante dentro de la marca.

mercedes benz 190 2 5 turbodiesel (1)

El Mercedes 190E, de cuyo diseño se encargó Bruco Saco –estuvo en Mercedes desde 1975 hasta 1999–, se presentó en 1982 y presumía de una carrocería muy aerodinámica, una línea que marcaría la línea de los modelos venideros, como ocurrí, por ejemplo, con el Mercedes W124. Y por supuesto, esa aerodinámica sirvió para que los consumos fueran más reducidos, sobre todo en las versiones diésel.

Sí, ya por entonces se ofrecían motores diésel, aunque lejos de los que luego comenzaron a llegar en la década de los 90. Mercedes siempre apostó por los propulsores alimentados por gasóleo y el 190E fue una buena plataforma para evolucionarlos. El más potente que se llegó a ofrecer en el modelo fue un bloque de cinco cilindros en línea con 2.497 centímetros cúbicos con culata de 10 válvulas y turbo, capaz de rendir 93 kW –126 CV– a 4.600 revoluciones, y 231 Nm de par a 2.400 revoluciones. Se combinaba con un manual de cinco relaciones o cambio automático de cuatro relaciones.

mercedes benz 190 2 5 turbodiesel (2)

Archivnummer: 85F102

Con un peso de 1.275 kilos, esos 125 CV la permitían unas prestaciones que, para el momento, se consideraron muy buenas incluso con el cambio automático. La velocidad máxima era de 195 km/h, mientras que el 0 a 100 km/h lo completaba en 11,5 segundos. Los 400 metros con salida parada se recorrían en 18 segundos y el kilómetro en 33 segundos. Si se seguía con el acelerador al máximo, los 160 km/h se alcanzaban en 38,5 segundos.

Pero además, también presumía de buenos consumos. La media anunciada era de 7,5 litros cada 100 kilómetros, mientras que el depósito tenía 55 litros. Es decir, podía superar los 700 kilómetros de autonomía.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.