Se cambia de sexo para pagar menos de seguro, y no le sirve de nada

Se cambia de sexo para pagar menos de seguro, y no le sirve de nada

La triquiñuela no le ha salido bien


Tiempo de lectura: 2 min.

Hace un año Manolo se levantó como un día más, hasta que le tocó renovar la póliza de seguro de su coche. Como no tenía al perro de Rastreator para darle la tabarra, su aseguradora le cargó lo que le tenía que cargar, y le había incrementado la cuota. Manolo dijo: “nunca mais. Seguro que si fuese una tía pagaba menos.”

Inspirado por el caso de un canadiense que se cambió de sexo legalmente para reducir lo que pagaba de seguro -unos 60 euros cada mes- decidió hacer lo propio. No era necesario operarse ni ser realmente una mujer, sino tener identidad de, y acudir a un profesional médico con sensibilidad de género. Manolo se miró las 37 identidades de género disponibles y vio la que más cómodo le hacía sentir.

“Busqué en la lista simplemente Falete, pero no aparecía, así que estuve estudiando género variable, agénero, bigénero, No-binario… Tuve que cambiar un poco mi forma de vestir y peinarme para parecer más ambiguo cuando quise renovar mi documento de identidad. Cuanto lo tuve todo hecho, le remití los papeles a la aseguradora”, declaró Manolo.

Así, la nueva documentación le identificaba como Manuela, y su Alfa Romeo 147 pasó a ser Alfa Romea 147 -pronunciado “ciento cuarenta y sieta”- tras el preceptivo pintado en rosa chicle para aparentar mejor e ir a juego con su dueñx. Sin embargo, la treta no sirvió, porque el precio de renovación de su póliza se quedó en el mismo sitio.

Manolo, perdón, Manuela no sabía que desde 2012 ya no importa el sexo ni el género en los seguros, da igual el “sí”, el “no”, el “hombre”, el “mujer” y las restantes identidades de género. Desde el servicio de atención al cliente de la aseguradora, Curva Indirecta, respondieron que “las condiciones de la póliza no se ven afectadas porque usted sea LGBTTTIQA-H.”

Manuela no ha conseguido pagar menos por su seguro, pero se le ha abierto un mundo de posibilidades en Tinder. “Parece mentira, pero tener un Alfa Romea 14-sieta de color rosa chicle te hace ligar mucho, me siento como el Ken del año 2018, y en la oscuridad puedo ser también Barbie. Cuando nadie me ve, puedo ser o no ser, todos me conocen como Manu”, añadió.

Fotografía: Alfa Romeo 147 – por Maskelyn

NOTA: lo que acabas de leer es una noticia ficticia, total o parcialmente, únicamente con propósitos humorísticos. espíritu RACER se ampara en la figura legal del animus iocandi, es simplemente humor, chanza y coña. Cualquier persona nombrada, hecho o situación que coincida con la realidad es pura coincidencia.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Brasi Speed Triple
Invitado
Brasi Speed Triple

Ni puta gracia

Rest
Invitado
Rest

Jajajajajajaja me la has dejado a hueva https://youtu.be/j1LITU5CLDQ


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.