Edd China y sus muebles rodantes

Edd China y sus muebles rodantes

El genial mecánico tiene además varios récord Guinness en su haber


Tiempo de lectura: 5 min.

Ahora que estamos encerrados en casa, estoy seguro que más de uno de nuestros lectores habrá pensado “ojalá el sofá tuviera ruedas”. Tranquilos, no estáis solos. Esto ya se le ocurrió a Edd China, el genial mecánico famoso por reparar vehículos muy dispares en Wheeler Dealers. Hoy vamos a dar un repaso a sus muebles rodantes y sus récord de velocidad.

The Casual Lofa

El primer mueble con ruedas de Edd y quizá el más famoso, es su “casual lofa”, el sofá motorizado más rápido del planeta. Su origen se remonta a los tiempos de universidad de Edd, allá por 1994, aunque no fue hasta 1998 cuando se dio a conocer mundialmente apareciendo en Top Gear y consiguiendo el récord Guinness del sofá más rápido del mundo, alcanzando los 140 km/h.

La idea era crear un sofá rodante, que ocultase todas las partes mecánicas lo más posible. Para ello tomó dos subchasis delanteros de un Mini clásico, donde el trasero soporta el motor, que va colocado en posición central-trasera, y el delantero es el direccional. Están muy juntos, con una batalla muy corta, por las necesidades de ocultar todo bajo el sofá, lo que lo hace ciertamente inestable sobre firme en mal estado, aunque eso es secundario.

El motor es el de 1.275 cm3 utilizado en la serie A, producido de 1964 a 1980. Rendía 58 CV a 5.500 rpm y tenía un par de 94 Nm a  3.000 rpm. Un motor modesto, pero barato y suficiente para el propósito de propulsar un sofá rodante. Al motor se une una caja automática, cuya posición se selecciona mediante un deslizador muy original tras la palanca del freno.

Si, si, el freno es mediante palanca. Un pulsador hace de enclavamiento para el freno de estacionamiento, porque este sofá con ruedas no tiene pedales. El acelerador está en el lateral derecho y se acciona mediante la rodilla

El velocímetro está oculto tras el reloj que podemos ver en la consola central, y este original sofá también dispone de cinturones de seguridad. Gracias a esta genial creación, Edd China se hizo famoso apareciendo en multitud de programas de televisión. ¿De donde proviene el nombre? Se lo hemos preguntado a Edd, aunque aún no tenemos respuesta. Una posibilidad es que provenga de una mezcla de “casual loafer” -mocasín casual- y “sofa”. Aunque personalmente yo lo habría bautizado como “SoFast”, haciendo el juego de palabras con “sofa” y “fast” -rápido- o “so fast” -muy rápido-. Mensaje para Edd China: si lo rebautizas, quiero mis royalties.

En 2007, junto a David Davenport, mejoró su creación dotándolo de un motor más potente, con el que consiguió batir su propio récord, dejándolo esta vez en 148 km/h. Solamente duró tres años, ya que Perry Watkins en 2010 batió este mismo récord, pero no importa: el primero siempre será el “casual lofa”. Fue comercializado, pero sin éxito, en la página web que aún sobrevive Cummfy Banana (www.cummfybanana.co.uk).

The Hot Desk

Después del sofá llegó el escritorio más rápido del mundo allá por 2006. Estaba motorizado por un Rover 100 y logró el récord de velocidad del escritorio más rápido, alcanzando los 140 km/h. Su precio de aquel entonces era de 45.000 libras, bastante alto, pero hay que contar con que tenía, aparte de la mesa del conductor, una fuente de agua y otra mesa con tres sillas.

El teclado era la palanca de dirección, mientras el claxon se escondía bajo la almohadilla del ratón. En el bote de los bolígrafos, se esconde una palanca que se encarga de engranar las marchas (adelante, punto muerto y atrás, porque también es automático).

No pueden faltar las luces reglamentarias, tanto delante como detrás, puesto que está matriculado y es legal rodar con él por las carreteras de Reino Unido

The Street Sleeper

Cuantas veces habremos soñado con una cama motorizada para ir al trabajo por las mañanas. Pues el genial Edd China hizo una y batió el récord de velocidad de la cama más rápida allá por 2008. Consiguió alcanzar los 111 km/h, lo que no está nada mal para una cama.

No tenemos datos acerca de su motorización, pero es posible que haya empleado alguno de los motores de sus anteriores creaciones, aprovechando la experiencia de sus anteriores construcciones

Por desgracia en 2017, la página hotels.com y Tom Onslow-Cole batieron el récord de velocidad de la cama más rápida del mundo con una basada en un Ford Mustang GT, alcanzando los 135 km/h. Lo hicieron en el complejo Emirates Motor Sport, situado en Umm Al Quwain, de Emiratos Árabes.

El resto de muebles motorizados

Podríamos decir que estos son los más reseñables, aunque también ha realizado otras creaciones igual de originales. En 2005 batió el récord del carrito de la compra más grande motorizado. Tenía unas dimensiones de 2,99 x 1,80 x 3,47 metros y lo llamó “Trolleyshoppus Rex”.

En 2011 consiguió dos nuevos récords, aunque en la actualidad ya no están vigentes. El primero de ellos fue el baño más rápido del mundo, llamado “Bog Standard”. Una original creación basada en una motocicleta con sidecar que alcanzaba los 68 km/h, hoy día superado por Colin Furze y sus 85 km/h.

La última de sus creaciones en conseguir un récord de velocidad fue la caseta de jardín, denominada “Gone to Speed”, alcanzando en 2011 los 94 km/h. Fue superado en 2017 por Kevin Nicks alcanzando los 129 km/h.

Aunque algunos de sus récords de muebles motorizados ya no estén vigentes, hay que reconocer la originalidad de Edd China, ingeniero y mecánico del que somos muy aficionados por aquí. No son muy prácticos, pero si vives en Reino Unido y quieres llamar la atención, tienes que hacerte con alguno de ellos.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!