No habrá calendario Pirelli en 2021

No habrá calendario Pirelli en 2021

La compañía ha anunciado su cancelación por el coronavirus


Tiempo de lectura: 2 min.

El famoso e histórico calendario anual de Pirelli no verá la luz el año que viene a causa del coronavirus. En vez de anunciar la temática del próximo año, la marca de neumáticos ha comunicado que, teniendo en cuenta la situación mundial por la pandemia y la emergencia sanitaria, no se realizará el calendario de cara a 2021.

Este calendario, que viene apareciendo desde 1964, solo ha parado en dos ocasiones anteriormente en sus 56 años de historia. La primera interrupción fue cuatro años después de su primera publicación, en 1967, derivada de la censura por parte del Vaticano, mientras que la segunda se dio entre 1975 y 1983 por las consecuencias derivadas de los recortes que sufrió la compañía por la crisis del petróleo de 1973. La de 2021 sería la tercera interrupción en la producción del calendario en su historia.

En cambio, el también llamado “The Cal™” donará 100.000 euros para la lucha e investigación contra el coronavirus. Marco Tronchetti, vicepresidente y CEO de Pirelli, ha comunicado que “la emergencia sin precedentes” que está afectando a todo el mundo les obliga a paralizar este calendario. “Retomaremos el proyecto cuando sea el momento adecuado y con las mismas personas que lo han liderado hasta ahora”, añadió Tronchetti.

Calendario Pirelli clasico

A lo largo de estos 56 años de publicaciones Pirelli ha tenido que ir adaptando su proyecto a una sociedad en constante cambio. En los 60 comenzó a ser conocido por la desnudez, coincidiendo con el inicio de la revolución de la mujer hacia un papel más protagonista, hacia el inicio de su libertad. Tras casi 50 años publicando fotos de mujeres desnudas o, en su defecto, poca ropa o ropa más que sugerente, la compañía tuvo que cambiar por completo su perspectiva a partir de 2016, la segunda de las revoluciones de cambio para la mujer.

La fotógrafa Annie Leibovitz inició el empoderamiento de la mujer dentro del calendario para reflejar el “shero”, la mujer superheroína, para la edición de 2016. Peter Lindbergh incluyó a celebridades de todas las edades al año siguiente, mientras que Tim Walker recreó el País de las Maravillas de Alicia con personas afroamericanas en 2018. A raíz de esto y del caso Weinstein con el movimiento #MeToo, parece que la lencería -o la falta de ella- se quedaron en segundo plano para mostrar historias a través del cuerpo femenino.

Para el calendario de 2020, el fotógrafo italiano Paolo Roversi escogió a Claire Foy, Mia Goth, Chris Lee, Indya Moore, Stella Roversi, Yara Shahidi, Kristen Stewart, Emma Watson y a Rosalía para recrear el sueño que es el amor a través de Julieta. Las sesiones se fotografiaron entre París y la propia Verona que describía William Shakespeare en “Romeo y Julieta”.

COMPARTE
Sobre mí

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.