Coche del día: ZAZ-969/LuAZ-969

Coche del día: ZAZ-969/LuAZ-969

Simple, pero efectivo


Tiempo de lectura: 4 min.

Aunque no muy conocida por estos lares, la marca ucraniana ZAZ (Zaporizhzhia Automobile Building Plant) o en cirílico ЗАЗ o Запорізький автомобілебудівельний завод, es el principal fabricante de vehículos de este país ex soviético. Pese a que, actualmente, basa su fabricación en autocares y camiones, haría sus primeros pinitos fabricando cosechadoras, y también vehículos como el que nos ocupa hoy: el ZAZ-969.

Fundada la compañía en 1961, la tarea específica que le designó el gobierno comunista -y, dentro del plan general soviético de producción-, fue el de la creación de vehículos todoterreno de pequeña cilindrada, tanto para uso civil como militar. Y manos a la obra que se pusieron. Para la realización del 969, y además de tomar ideas del Moskvitch 415 -prototipo que nunca vio la luz-, se tomó la base del ZAZ-967.

Fue el primer vehículo de la URSS en tener tracción delantera y primer vehículo todoterreno anfibio de la marca para transporte de tropas

Al ser el 967 un vehículo sin carrocería como tal, y para dar a luz al 969, se añadió una muy simple conformada por dos pequeñas portezuelas laterales -no eran puertas completas, ya que desde la línea de cintura hacia arriba no había chapa, solo lona-, y, un parabrisas frontal con dos limpiaparabrisas colocados en la parte superior.

Gracias al poco uso de chapa, era un modelo relativamente ligero que, sumado a una distancia entre ejes de solo 1.800 milímetros, junto a una buena distancia al suelo y a unos buenos ángulos de ataque y salida, lo hacían un vehículo muy ágil fuera del asfalto.

El ZAZ-969 sería presentado en 1966, y fabricado en primer lugar en Zaporizhzhia (como ZAZ-969), para después, a partir del año 1971, pasar a ser fabricado en la nueva fábrica de la marca en Lutsk, por lo que recibiría el nombre de LuAZ-969 (se sustituiría la “Z” de Zaporizhzhia por “Lu” de Lutsk, en cirílico quedó como ЛуАЗ), hasta su cese de fabricación completo en 1992.

Su estética, muy simple, quedaba presidida por un sencillo frontal cuadradote, con dos ópticas redondas a ambos lados de una parrilla trapezoidal

El 969 recibiría actualizaciones periódicas en su estética; como la de la versión M o Volin de 1979. Se le otorgó una imagen más civilizada, además de un añadido de chapa a las portezuelas existentes -y con cerradura-; para que fueran ya lo más parecido a una puerta completa normal. Además, se le otorgó una concesión al confort climático, al incorporar unas ventanas correderas y un parabrisas frontal plegable de serie, esta vez con una sola luna, muy adecuado para ir de safari o caza.

LuAZ 969 M 1

ЛуАЗ-969M

Ya en 1987 se modernizaría una vez más su estética, con una profusión de mayores elementos plásticos -como los retrovisores-, además de la colocación de una estructura a modo de arco entre los asientos delanteros y traseros, para otorgarle de una mayor rigidez y hacerlo más seguro en caso de vuelco.

Desde su lanzamiento al mercado, se hizo con un vetusto pero fiable motor 0.9 de cuatro cilindros en V colocado en sentido longitudinal en el vano delantero y refrigerado por aire, con únicamente 30 CV. Su potencia se transmitía o bien a las ruedas delanteras -solo durante el periodo Zaporizhzhia- o a las cuatro -sí o sí desde 1971, periodo Lutsk-, siempre a través de una caja de cambios manual de cuatro velocidades.

En 1975 se actualizaría la motorización con un nuevo cuatro cilindros -seguía siendo refrigerado por aire-, pero de 1,2 litros y 40 CV -versión A-. En 1979, la nueva versión M o Volin recibiría unos más seguros y dosificables frenos servoasistidos. Podríamos considerar el fin de este modelo en 1990, ya que desde entonces se montarían motores más modernos, y ya refrigerados por agua, dando paso al modelo 1302.

LuAZ 969 M 2

ЛуАЗ-969M

Pese a ser un modelo ágil, nunca destacó por ser un modelo que tuviera una buena calidad de fabricación ni por ser un vehículo mínimamente seguro. Más de medio centenar de personas moriría por la falta de hermetismo de la carrocería, que provocaba el paso al habitáculo del monóxido de carbono proveniente del escape. Y en cuanto a su falta de seguridad, reseñar que nunca equipó cinturones.

Aunque no fue un modelo ni conocido ni comercializado en nuestro mercado, sí que se realizaron exportaciones a Italia, donde fue comercializado con motor Ford. Su precio en la URSS era de 1.490 rublos del año 1970, unos 1.656 dólares de entonces. La correspondencia a moneda actual es de aproximadamente 10.130 euros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Gracias por estos artículos para hacer más llevadera esta cuarentena, y yo que nose porque razón siento especial predilección por los coches que venían tras el “telón de acero” pues me habéis dado una alegría!!!, espero poder disfrutar de mis dos “soviets” más pronto que tarde, un fuerte abrazo para todo el equipo.

Adrián Iniesta
Invitado
Adrián Iniesta

Muchas gracias Pedro. Leer estos comentarios en esta situación nos animan a seguir escribiendo wink
Un fuerte abrazo y mucha fuerza y ánimo.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.