Coche del día: Volvo C30

Coche del día: Volvo C30

Posiblemente, el compacto más olvidado de los últimos 20 años


Tiempo de lectura: 3 min.

Volvo será recordado siempre como un fabricante obsesionado por la seguridad. De hecho, han hecho la seguridad su principal pilar, el cual, se ha desarrollado a lo largo de décadas de trabajo y estudio. Quizá se haya llegado a un momento un tanto excesivo, pero cuando se quiere proteger a toda costa a los ocupantes de un vehículo, al final, hay que pasar ciertos límites.

La Volvo actual también se caracteriza por ser una marca en la que no pensaría nunca un chaval de 20 años, ni siquiera una persona con un estilo de vida deportivo y dinámico. Se ha vuelto una marca muy seria y señorial, y parece que cada día va a más. Todo lo contrario que a comienzos del Siglo XXI, cuando empezaron a usar un diseño bastante interesante e incluso juvenil, al tiempo que ponían en circulación modelos que buscaban atraer a un público más joven que el tradicional conductor de un Volvo.

volvo c30 (2)

El coche que más hincapié hizo en ello fue, sin dudas, el Volvo C30. Allá por 2006 se lanzó un compacto de imagen muy llamativa y que algunos llegaron a relacionar con el Volvo 480 –según se dijo, fue la fuente de inspiración para su diseño–. La aparición de este compacto, que nunca estuvo disponible con carrocería de cinco puertas –las cosas que hacían antes, ¿eh? ¡Y además, Volvo!–, fue cosa de Ford, que había tomado el control de la compañía sueca en 1999 y pretendía expandir la gama de productos a escalones inferiores a los que tradicionalmente había prestado atención Volvo.

Y además, Ford también aplicaba una economía de escala brutal, así que el Volvo C30 se basó en la plataforma global P1, la misma que usaba el Ford Focus. Es decir, la base del coche era buena y se compartía también con la primera generación del Mazda 3. Sin embargo, en el caso del C30, la puesta a punto era más suave, más confortable y refinada, más premium. Tenía muchas cosas en común con el Volvo S40 y el Volvo V50, aunque sería más acertado decir que era la versión de tres puertas del S40 –el V50 era la carrocería familiar–.

La gama de motores era la básica en un compacto, con motores de hasta 1.6 litros para las versiones de acceso o motores diésel de hasta dos litros y 145 CV. Como máxima exponente estaban el turbodiésel de 2,4 litros y 180 CV –el Volvo C30 D5– o el 2.5 turbo de 230 CV –el Volvo C30 T5, que compartía motor con el Focus RS–. El más vendido fue, como cabría esperar por las fechas, el C30 con el motor diésel 1.6 y 109 CV, motor que también se podía encontrar en la gama Focus.

Aunque no era mal coche y su diseño fue muy aplaudido, el hecho de emplear componentes Ford fue muy criticado y creó un estigma en el modelo que afectó a las ventas. También afectó la valentía de ofrecer únicamente una carrocería de tres puertas. La producción duró siete años, con un restyling unos años de su cese de producción, que se efectuó en 2013 tras 210.000 unidades producidas –incluidas las del restyling–.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Eduardo Ramirez
Invitado
Eduardo Ramirez

Son una chulada…

20231230_003354.jpg


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.