Coche del día: Subaru Baja (BT)

Coche del día: Subaru Baja (BT)

Una interesante versión pick-up del Subaru Legacy/Outback


Tiempo de lectura: 7 min.

El Subaru Baja es una rareza en nuestros días, como lo fue en su tiempo. Es una especie de camioneta o pick-up cuyo origen se remonta al 2003, y se dejó ver poco por Europa, pues se destinó fundamentalmente al mercado americano, concretamente en Estados Unidos, Canadá y Chile. A Alemania llegaron 153 unidades.

Comparado con los productos de su categoría -que no de tamaño-, como el Ford F-150 o el Chevrolet Silverado, se podía considerar un vehículo compacto, de dimensiones contenidas. Contaba con cuatro puertas y su correspondiente caja de carga, de una capacidad respetable. Combinaba un comportamiento dinámico y deportivo, nada usual en el segmento, con una buena capacidad de transporte de pasajeros y la versatilidad de la caja abierta y, en menor grado la capacidad de carga de una camioneta.

A diferencia de otras pick-up, su plataforma es la de un turismo, con todo lo que eso implica

El concepto de vehículo compacto al otro lado del Atlántico es diferente al nuestro, pues este Subaru Baja mide 4.905 mm de largo, 1.781 mm de ancho y una altura que oscila entre los 1.631 y los 1.654 mm dependiendo del año de fabricación, entre 2003-2004 en el primer caso y entre 2005-2006 en el segundo. Se fabricaba en la factoría estadounidense de Lafayette, Indiana (Subaru of Indiana Automotive).

Subaru Baja americano 3

Subaru Baja (versión americana)

Cogió como punto de partida el Subaru Legacy/Outback de tercera generación (BE/BH), del que tomaba prestado la mecánica, el chasis/bastidor y la carrocería. Su producción oficial se inició el 18 de julio de 2002, aunque tomando como nombre del modelo del año siguiente, 2003 Subaru Baja. El nombre se adoptó de la famosa península mejicana conocida como Baja California, hogar de la famosa carrera Baja 1000.

Basado en el Legacy/Outback, a su carácter de familiar deportivo y aptitudes fuera del asfalto se le añadió la versatilidad de una caja de carga descubierta, considerándose un pick-up

Cuando se diseñó por el equipo de ingenieros de Subaru en Japón, dirigido por Peter Tenn, este dio su opinión en una entrevista acerca del Subaru Baja. Lo consideraba como un vehículo desconcertante por su aspecto, cuyo objetivo era homenajear a las camionetas diseñadas para participar en diferentes rallies. No se podía clasificar según las reglas establecidas, no encajaba en ninguna categoría existente, y eso lo hacía exclusivo, algo que resultaba muy importante para sus potenciales clientes.

El prototipo se presentó en el Salón del Automóvil de Los Ángeles de 2000, conocido como Sport Truck X-perimental o ST-X Concept, siendo diseñado por un equipo especial de Subaru of America. Presentaba algunos elementos que después desaparecieron del vehículo de serie, como una luneta trasera eléctrica, un espacio de almacenamiento debajo del piso o un posavasos en el portón trasero.

Subaru ST X Concept 3

Subaru ST-X Concept

Su carrocería era 150 mm más larga que la del Outback, con cuatro puertas y una caja trasera abierta de 1.040 mm de longitud con un portón abatible. Llevaba un curioso sistema de ampliación del área de carga conocido como Switchback, que permitía plegar el respaldo del asiento trasero y abrir una escotilla detrás del mismo de forma que aumentaba la longitud de la caja de carga en 860 mm hasta alcanzar los 1.900 mm.

Un chivato en el tablero de instrumentos avisaba de la apertura de esta escotilla. Se incluían dos elementos de acero inoxidable situados detrás del compartimento de los pasajeros, que proporcionaban refuerzo estructural a la carrocería para compensar lo que le faltaba del sedán o el familiar.

Su equipamiento era extenso y llevaba ventanillas y luneta trasera tintadas, iluminación de la bañera, cuatro ganchos para sujetar la carga, un hueco en el reposabrazos central trasero para guardar cosas con posavasos integrados, una toma de alimentación trasera o bolsas para guardar papeles en los respaldos de los asientos delanteros. También llevaba una rueda de repuesto montada en la parte inferior de la caja de carga, accesible mediante el uso de un cabrestante situado en la misma bañera.

Subaru Baja americano 4

Subaru Baja (versión americana)

El modelo de lanzamiento -2003- contaba con asientos de cuero, asiento del conductor con regulaciones eléctricas y techo corredizo. Le siguió una versión más barata conocida como Subaru Baja Sport, con tapicería de tela y regulaciones manuales de ambos asientos delanteros, tiradores de las puertas y espejos retrovisores negros, faros cuádruples o volante y palanca de cambios en cuero. Unas grandes protecciones de plástico cubrían los pasos de rueda en su totalidad y la mitad inferior de la carrocería.

Una curiosidad era el soporte de la placa de la matrícula trasera, que se podía plegar de tal forma que cuando se abría la portezuela de acceso al área de carga y se quedaba en posición horizontal la placa de la matrícula se podía seguir viendo, manteniendo su posición vertical. Para reforzar su aspecto campestre en el techo llevaba barras longitudinales unidas de forma opcional por un arco transversal junto a la luna delantera con dos potentes focos para mejorar la iluminación.

Siempre propulsado por el fiable y conocido aunque tragón motor bóxer de 2,5 litros con distintas actualizaciones, primero atmosférico y después con turbocompresor, su potencia oscilaba entre los 165 y los 230 CV. Su sistema de tracción total era el complemento perfecto para circular fuera del asfalto

En lo referente a la mecánica, en un primer momento llegó con un motor de cuatro cilindros bóxer de 2,5 litros (EJ25) y 16 válvulas, alimentado por inyección indirecta de gasolina. Este motor desarrollaba 165-173 CV a 5.600 RPM y 225 Nm a 4.000 RPM. Podía ir asociado a una caja de cambios manual de cinco marchas o a una automática de cuatro, algo imprescindible en Estados Unidos. La tracción era a las cuatro ruedas mediante sistema permanente simétrico, marca de la casa.

Subaru Baja americano 2

En 2004 se introdujo la turboalimentación al motor de 2,5 litros (EJ255), entregando 210 CV a 5.600 RPM y 235 Nm a 3.600 RPM, igualmente asociado a una caja manual de serie o a una automática opcional. Los tiradores de las puertas y los retrovisores iban pintados del mismo color que la carrocería y se aumentó la distancia libre al suelo hasta los 210 mm.

La versión de 2005 llevaba alguna novedad más, como una toma de corriente en la consola central, bolsas de red en los respaldos de los asientos delanteros y una cubierta enrollable para la caja de carga tipo Tonneau.

En 2006 recibió un nuevo motor turbo con 230 CV, además de un paquete opcional de tapicería de cuero, asientos calefactados, llantas de aleación específicas, una cubierta rígida para la caja de carga y una transmisión automática con modo Sport. Se mejoraron también los sistemas de seguridad activa y pasiva.

Todas las versiones llevaban suspensión convencional de muelles y amortiguadores hidráulicos en ambos ejes. Los frenos eran de disco en las cuatro ruedas, ventilados los delanteros, con ABS de serie. Los neumáticos eran de medidas 225/60 R16. Evidentemente, no se podía meter por el mismo sitio que una F-150 o un Silverado.

El Subaru Baja resultó un interesante experimento que aunaba las ventajas de un vehículo de uso familiar, deportivo con tracción total con las ventajas de la experiencia de Subaru y la polivalencia de una caja de carga adoptada de las camionetas o pick-up. Original como pocos, podríamos decir. Curiosamente no se dejó ver por el mercado australiano, con lo que gustan por allí los UTE.

A fin de cuentas, no se fabricó con el volante a la derecha. Por otro lado, resultaba menos práctico que una pick-up al uso (incluso una de tallaje europeo como Ford Ranger, Nissan Navara, Toyota Hilux o similares), no tenía las mismas capacidades todoterreno, y como turismo tenía el maletero más expuesto que en un sedán o un familiar. Subaru dejó de producirlo en 2006 tras haberse vendido unas 30.000 unidades.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.