Coche del día: Saleen S7

Coche del día: Saleen S7

El deportivo yankee que te hacía sentir "Como Dios"


Tiempo de lectura: 7 min.

Siempre que hablamos del deportivo por excelencia en EEUU, en la mayoría de ocasiones el Chevrolet Corvette es el elegido, bien por su dilatada historia, innumerables versiones o simplemente porque es el automóvil que cualquier estadounidense le gustaría tener en su garaje particular.

Pero la realidad es que además del icónico Corvette, y desde el año 2000, momento en el que se presenta el S7 en el Show Laguna Seca Raceway, el 19 de agosto, Saleen dispuso para los amantes de los deportivos en el país de la bandera de las barras y las estrellas de un automóvil superlativo, capaz de medirse con lo más granado llegado desde Europa y por supuesto a cualquiera que lo intentara desde el nuevo continente.

El Saleen S7 era la culminación a la larga trayectoria de Steve Saleen, fundador y CEO de la marca, que desde 1983 (momento en el que funda la empresa) llevaba trabajando en todo tipo de preparaciones, generalmente para Ford y su sempiterno Mustang, aunque también había creado kits especiales sobre el Focus al cual, entre otras cosas, le instalaban un equipo de NOS (óxido nitroso), pasando de los 150 CV del propulsor 2.3i hasta los 250 CV con el grifo del nitro abierto a tope.

Saleen S7 2

El Saleen S7 es uno de los automóviles más potentes y apasionantes producidos en serie en los EEUU, gracias a su potente bloque V8 y una puesta a punto derivada de la competición

Por lo tanto, este S7 es el primer automóvil salido desde las instalaciones de Saleen que no partía de ningún otro. Por otra parte, se creó en tiempo record, 18 meses, y conjugaba perfectamente la filosofía de lo que debe de ser un superdeportivo en el país norteamericano, con toda la tecnología y medios para hacerlo lo más efectivo posible frente a sus rivales directos.

Para ello este coupé biplaza con motor central-trasero, montado longitudinalmente y propulsión trasera, recurría a un bloque de origen Ford V8 de 6.997 cc asociado a un cambio manual de seis relaciones. Este era capaz de generar una potencia de 575 CV a 5.500 RPM y un par máximo de 773 Nm a 4.700 RPM, todo ello aderezado con una carrocería de diseño espectacular donde las tomas de aire, tanto laterales como frontales, eran sello de identidad del modelo.

Ensamblado sobre un chasis en acero al cromo-molibdeno usando el sistema aeroespacial de paneles tipo panal de abeja en aluminio, la carrocería estaba fabricada en fibra de carbono, disminuyendo así el peso y siendo reforzados en puntos clave para mejorar la resistencia del conjunto.

Saleen S7 6

Un equipo de frenado firmado por Brembo, con discos ventilados 381 mm delante y 356 mm en el eje posterior, así como suspensiones de doble triángulo en el frontal con muelles helicoidales, amortiguadores regulables y barra estabilizadora en el tren trasero, conseguían darle a este deportivo californiano una seguridad fuera de toda duda cuando se le exigía al máximo, dentro y fuera de la pista.

Este deportivo se haría muy famoso en su país natal tras ser conducido por el actor Jim Carrey en la película “Bruce Almighty”, titulada en nuestro país “Como Dios”, aunque significaría “Bruce todopoderoso”

Por otro lado, y para transmitir semejante caballería al suelo, el Saleen S7 portaba llantas de 19 pulgadas en el tren delantero y de 20″ en el eje posterior. Se les calzaba con unos Michelin Pilot Sport PS2 en medidas 275/35 R19 y 335/30 R20 delante y detrás, respectivamente, haciendo de él una lapa pegada al asfalto.

Detalles como unas puertas con apertura tipo alas de gaviota o un interior totalmente espartano y diseñado única y exclusivamente con un fin, la competición, hacían del S7 uno de los automóviles más puros -en cuanto a conducción propiamente dicha- que se fabricaban a comienzos del siglo XXI.

Aun así nos encontrábamos con un habitáculo forrado en piel, unos asientos tipo baquets de gran calidad o elementos básicos para la comodidad de sus dos ocupantes como son el aire acondicionado, elevalunas eléctricos o radio-CD. Poco más en un automóvil capaz de alcanzar los 320 km/h y acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 3,9 segundos, por lo que había que mantenerse concentrado para pilotar aquel superdeportivo y poder extraer todo su potencial.

Para el año 2004 la marca norteamericana ponía en juego una nueva versión denominada Saleen S7 TT o S7 Twin Turbo, en el que el propulsor, además de incluir un doble turbocompresor Garrett soplando a nada menos que a 3,5 bares, venía revisado por completo, gracias a nuevos componentes como los asientos de válvulas, codos de cigüeñal, bielas y escape que para la ocasión venían fabricados en titanio, disminuyendo así el peso total del conjunto.

Tanto por imagen como potencial mecánico, el Saleen S7 TT se convertía, en aquel 2004, en uno de los automóviles más radicales que se fabricaban para poder usar en carretera abierta

Por otro lado, se trabajó a fondo en el plano aerodinámico, consiguiendo reducir la resistencia en un 40 %, que unido a un incremento de potencia hasta los 760 CV a 6.300 RPM (es decir un 33% más que la versión precedente), le hacía rozar los 400 km/h y alcanzar los 100 km/h desde parado en apenas 2,9 segundos, convirtiéndolo en ese momento, según la propia marca, en el “coche de producción en serie más rápido del mundo”.

Saleen S7 Twin Turbo 1

El coste de esta nueva versión del S7 ascendía hasta los 550.000 dólares, pero hay que tener en cuenta que solamente la parte mecánica, según la empresa californiana, ya tenía un valor de  más de 200.000 dólares por los componentes ya mencionados, o sistemas como una bomba de agua presurizada, que no necesitaba de la propia mecánica para poder funcionar, logrando de este modo evitar el exceso de temperatura.

Esta segunda versión se mantuvo en el mercado hasta el año 2009, momento en el que cesó la producción. Además, y a lo largo de su vida comercial, el S7 estuvo ligado directamente al mundo de la competición logrando, gracias a su versión denominada Saleen S7R, multitud de victorias y podios en competiciones dentro y fuera de EEUU, como las 24 horas de Le Mans, donde se proclamó vencedor de la categoría GT1 en 2010 a manos de los pilotos franceses Roland Berville y Julien Canal, y el suizo Gabriele Gardel.

El Saleen S7 TT es actualmente una pieza única al alcance muy pocos, con unidades a la venta que superan los 630.000 euros, como la que está en venta en un concesionario californiano con apenas 468 millas recorridas  a lo largo de su vida

Desde el año 2016, momento en el que Steve Saleen recuperaba los derechos de la empresa tras cederlos en 2012 a una empresa externa, se ha rumoreado con la aparición de una versión con más de 1.000 CV de potencia denominada Saleen S7 LM, haciendo mención a su triunfo en Le Mans, y con la que poder hacer frente a nivel prestacional al todopoderoso Bugatti Veyron.

Zakspeed Saleen S7R

De momento el proyecto sigue en el aire y la marca ha lanzado nuevos proyectos como el Saleen S1, además de seguir trabajando conjuntamente con otras marcas en lo que mejor se le da a los californianos, realizar preparaciones sobre modelos de estas.

En la actualidad encontrar un Saleen S7 a la venta no es tarea fácil, ya que la mayoría están en manos de coleccionistas, aunque tenemos unidades como la que se vende en Marshall Goldman Beverly Hills con un precio de 759.900 dólares. Este ejemplar en versión TT cuenta con solo 468 millas en su odómetro, así que se podría decir que su afortunado comprador prácticamente estrenaría este súper deportivo 16 años después de su fabricación… casi nada.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablarán de velocidad y seguridad y sobre todo mujeres que aportarán información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!