Coche del día: Reliant Rialto

Coche del día: Reliant Rialto

Un triciclo británico muy capaz


Tiempo de lectura: 6 min.

Una de las muchas extravagancias con la que nos obsequia el Reino Unido es nuestro protagonista de hoy, el Reliant Rialto. Este coche de tres ruedas se fabricó durante 16 años, desde 1982 hasta 1997 por la empresa Reliant Motor Company, con el objetivo de sustituir al modelo Reliant Robin. Por cierto, el caballero que sale sentado en la foto es Rick Astley (sí, el del rickroll).

Este hatchback de tres puertas mostraba una carrocería de líneas muy cuadradas y rectas, con tres ruedas repartidas, una en el eje delantero y las otras dos en el eje trasero. Se ofrecía con variadas carrocerías, como la mencionada hatchback, furgoneta, pick-up o [sucedáneo de] sedán. Mejoró bastante en lo referente a la estabilidad lineal a alta velocidad comparado con su predecesor, sin tener ya la necesidad de realizar correcciones constantes con el volante para mantenerlo en línea recta.

El coche era todo un prodigio de inestabilidad, sobre todo a la hora de esquivar un obstáculo inesperado

Del modelo anterior conservaba el chasis de acero galvanizado, el motor y otra serie de componentes, pero la carrocería sí cambió, aumentando el grosor de los paneles de fibra de vidrio que la conformaban y añadiendo un único y generoso limpiaprabrisas  situado en el centro. Aunque desde su lanzamiento la demanda era elevada, pues había que esperar hasta 12 meses para conseguir una unidad, nunca superó en popularidad a su predecesor, el Reliant Robin.

Nos podemos imaginar el resultado de la prueba del alce, más significativo si  la realiza Mr. Jeremy Clarkson para el programa Top Gear. Echad una ojeada a este vídeo, donde realiza una pequeña prueba de su antecesor.

La primera versión del coche -conocida como Rialto Mk.I- se ofrecía en tres tipos de carrocería diferentes, partiendo de un equipamiento básico al que se le podían añadir una serie de extras agrupados en un paquete denominado GLS. Incorporaba elementos como un reloj, un equipo de radio con las dos bandas más comunes -AM/FM-, un voltímetro, asientos de vinilo con una tapicería adicional en alguna de sus partes, alfombrillas de mayor grosor, volante forrado en piel, rueda de repuesto y neumáticos de tipo radial.

Era fácilmente reconocible por una ancha línea de diferentes colores (blanco, oro, plata, gris grafito) que recorría la cintura. En los primeros modelos el acceso al maletero trasero se realizaba a través de una pequeña escotilla situada bajo la ventana trasera, nada práctica a la hora de introducir objetos de cierto volumen.

Reliant Rialto 2

Reliant Rialto GLS Estate Mk.I – Fotografía: Charlie (Flickr) CC BY

Solo había un motor disponible, un pequeño cuatro cilindros en línea de unos escuetos 844 cm3, conocido con el apodo de red top porque llevaba la tapa de balancines pintada en color rojo. Estaba construido en aluminio e iba refrigerado por agua

Con ocho válvulas y alimentación mediante carburación entregaba 40 CV a 5.500 RPM y un par motor de 63 Nm a 3.500 RPM. Era el mismo motor que el del Robin y le empujaba hasta una velocidad máxima de 136 km/h, un valor algo temerario para esta especie de triciclo. Su consumo aproximado era de 4 l/100 km. La caja de cambios era manual con cuatro velocidades. Llevaba tambores en sus tres ruedas, suficientes para detener sus 436 kg de un vehículo que medía 3.378 mm de largo, 1.448 mm de ancho y 1.397 mm de alto. Se conformaba con unos ruedines de medidas 145/R10.

La segunda generación se lanzó al mercado a finales de 1983. Mantenía el vinilo de los asientos en el acabado básico, siendo sustituido en el acabado GLS por una tapicería de pana; también se sustituyeron los parachoques de serie por otros de plástico negro.

El motor venía con unas importantes mejoras con un aumento la relación de compresión, un nuevo árbol de levas para aumentar el par motor a bajo régimen, un carburador modificado y un distribuidor específico. El objetivo era economizar combustible, por lo que recibió el apelativo de “Económico”, con la letra E incorporada en la culata. Este motor se conocía como yellow top por llevar pintada de amarillo la tapa de balancines.

Reliant Rialto 3

Reliant Rialto E GLS Estate Mk.II – Fotografía: Kieran White (Flickr) CC BY

También se cambiaron los desarrollos de la caja de cambios, alargando la cuarta marcha en un 14,3 %, lo cual le permitía reducir los consumos hasta los 3,3 l/100 km, aunque por debajo de los 50 km/h el motor no tiraba en cuarta y era necesario reducir a tercera. A su favor tenía una mayor velocidad punta -160 km/h- y un nivel sonoro más comedido a velocidades legales. También se mejoró el par motor a bajo régimen hasta un 7,3 %, algo muy útil cuando se alargan desarrollos.

A finales de 1984 se recuperaron los antiguos desarrollos del cambio debido a las quejas de los conductores, que no podían utilizar la cuarta marcha en ciudad, desapareciendo la denominación “Economy”

La siguiente versión, el Rialto SE, se puso en venta en 1986, con una carrocería hatchback que permitía ofrecer un práctico portón trasero con un techo debidamente reforzado para soportar el peso de dicho portón. De hecho, fue el modelo más vendido de Reliant por su practicidad.

Se incorporó una mayor variedad en su paleta de colores. El motor utilizado era el de primera generación, aunque se sustituyó el motor de arranque por uno más potente y eficaz. Siguiendo la tradición de pintar de un color específico la tapa de balancines en este caso le tocó el color gris –grey top-.

Reliant Rialto 4

Reliant Rialto SE GLS Hatchback Mk.II – Fotografía: Rutger van der Maar (Flickr) CC BY

Dependiendo del tipo de carrocería ambos modelos -Rialto y Robin- estuvieron conviviendo durante bastantes años, recibiendo diferentes mejoras como la introducción de un nuevo embrague de rodamiento de rodillos en 1990. En 1997 se actualizaron los acabados interiores y se cambió el tablero de mandos por otro más moderno. Se sustituyeron el equipo de frenos y las ruedas por otras de mayor tamaño, de 12 pulgadas. No solo se vendió en el Reino Unido, pero desde luego si veis alguno por España será todo un avistamiento.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Alejandro
Invitado
Alejandro

El “enemigo” de Mister Bean. Excelente artículo.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.