Coche del día: Opel Vectra 2.2 DTI 16v (B)

Coche del día: Opel Vectra 2.2 DTI 16v (B)

Una buena berlina familiar para viajar


Tiempo de lectura: 5 min.

Lo mejor del Opel Vectra 2.2 DTI 16v era su poderoso y frugal motor, así como su comportamiento dinámico en marcha y el confort ofrecido a sus pasajeros. Se fabricó en el periodo 1999-2002 en carrocerías de cinco y cuatro puertas (sedán). Su carencia principal residía en la falta de espacio a los mismos, en especial en las plazas traseras, sobre todo en anchura y espacio para las piernas.

Observando sus dimensiones, con  4.495 mm de largo, 1.707 mm de ancho, 1.425 mm de alto y una batalla de 2.637 mm entendemos perfectamente la falta de espacio para los pasajeros, a pesar del poco grosor que tenían las puertas, que añadían algún centímetro extra en anchura. Al otro lado de la balanza descubríamos un maletero con una gran capacidad: 480 litros para el hatchback y 500 para el sedán.

Este maletero era bastante profundo y muy alto. Su gran profundidad dificultaba el bloqueo de los respaldos traseros, al igual que acceder a su fondo para colocar o recoger objetos. La carrocería de cinco puertas redondeaba el aspecto familiar del coche. Estos aspectos permitían pasar las curvas a un buen ritmo, haciendo disfrutar a aquellos conductores cuando circulaban por carreteras viradas.

Opel Vectra 22 DTI 16v Caravan B

El asiento del conductor podía regularse en altura -pero no contaba con regulación de inclinación de la banqueta-, aunque su regulación longitudinal era extensa, por lo cual los conductores de las más diversas tallas encontraban su postura de conducción sin problema. Sin embargo había que destacar tres carencias: una palanca de cambios bastante retrasada, la falta de regulación longitudinal del volante y un reposabrazos central fijo.

Con la banqueta en la posición más baja el brazo derecho tropezaba con dicho reposabrazos, así que si era posible elevar la banqueta unos centímetros se podía solventar el problema en parte. Tampoco los mandos de los elevalunas estaban situados en una posición ergonómica, en la consola central y a ambos lados de la palanca de cambios. Si se nos olvidaba abrir las puertas sin haber quitado la llave del contacto, un molesto e insistente pitido continuo nos lo recordaba, así que mejor era retirarla de su bombín.

A velocidades bajas el ruido del motor se filtraba claramente en el habitáculo, disimulándose a alta velocidad por vías rápidas. Los ruidos aerodinámicos apenas eran perceptibles, y tampoco se escuchaban ruidos procedentes del salpicadero. Con todo ello los viajes largos se realizaban con un elevado grado de confort.

Opel Vectra 22 DTI 16v Sedan B 3

En las carreteras de doble sentido los adelantamientos rápidos no suponían ningún problema, pues el motor respondía con rapidez a los requerimientos del pie derecho. Se podía considerar un vehículo ideal para viajar en familia, con un acertado compromiso entre la estabilidad y la dureza de su suspensión.

El esquema del eje delantero era independiente tipo McPherson, contando con un elaborado sistema Multilink en el eje trasero. Este sistema hacía que el eje trasero ayudase a redondear los virajes dependiendo del uso que hiciésemos de los pedales de acelerador y freno. Ello no afectaba a la estabilidad, rayando un gran nivel en cualquier circunstancia.

Los elementos elásticos son los clásicos muelles, y la barra estabilizadora estaba presente en ambos ejes. Este buen comportamiento se redondeaba con cuatro frenos de disco, con un pedal de buen tacto, incluso en las condiciones más exigentes. Poseían una elevada resistencia a la fatiga y las distancias de frenado eran muy buenas.

Opel Vectra 22 DTI 16v Sedan B 4

Por último nos  queda hablar de las bondades -y defectos- del motor. Situado en posición delantera transversal, contaba con cuatro cilindros en línea, cuatro válvulas por cilindro y un solo árbol de levas en la culata. El bloque estaba realizado en fundición de hierro y la culata en aluminio.

La alimentación era por inyección directa, turbo de geometría variable e intercooler. Su cilindrada era de 2.172 cm3, y entregaba una potencia máxima de 125 CV a 4.000 RPM, con un par máximo de 270 Nm a 1.500-2.750 RPM. Sus 125 CV estaban muy bien aprovechados, utilizables en todo el régimen de giro del  motor. Prácticamente desde el ralentí el motor empezaba a empujar con fuerza, hasta el corte de la inyección.

Para la potencia entregada y su forma de hacerlo era un motor soberbio, sin considerar su cilindrada, pues existían otros motores de potencia similar pero más pequeños. En su contra resultaba un motor áspero de funcionamiento y poco silencioso, especialmente al acelerar a baja velocidad y en frío. La caja de cambios era manual y de cinco velocidades.

Opel Vectra 22 DTI 16v Sedan B 2

Sus consumos homologados eran de 5/9/6,5 l/100 km en conducción extraurbana, ciudad y ponderado, respectivamente. Resultaban muy próximos a los consumos reales. Estos valores le otorgaban una autonomía superior a los 900 km con un depósito de combustible de 60 litros. Su velocidad máxima oficial era de 207 km/h y necesitaba 10,5 segundos para alcanzar los 100 km/h desde parado.

El Opel Vectra 2.2 DTI 16v era una berlina muy adecuada para viajar en familia, con un motor de excelente respuesta y de consumos aquilatados, aunque poco agradable al oído y al tacto. Algo falto de espacio para los pasajeros, que no  para su equipaje, y un comportamiento dinámico casi impecable redondeaban un buen producto, al alcance de nuestra mano por unos 32.000 euros de hoy.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Opel Vectra con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Invitado
Rest

Sí, los Vectra siempre han sido asociados a buen coche generalista (todavía no comprendo su cambio a la denominación Insignia). Este motor lo tuve un tiempo dentro del Astra Coupé firmado por Bertone e iba requetebién mientras estuvo en mi poder.

Javier Costas
Editor

Opel quiso con el Insignia dar un salto más allá en calidades y prestigio. Y era evidente si habías subido en un Vectra (C) y te subías en un Insignia. Al final, el “mejor coche que hemos hecho jamás” no fue tan bueno, hay varias meteduras de pata como la fiabilidad de sus motores 2.0 CDTI por una junta de goma que vale menos de 50 euros, los problemas de calidad en las versiones 4×4, lo del Intellilink en el FL de 2013, desgaste prematuro de los interiores… y los valores residuales van en consonancia. Pero la intención ahí estaba.… Leer más »

Rest
Invitado
Rest

Hola, Javier;

cierto. De hecho, cuando se aperturaron las jornadas de reserva, muchos de los demandantes, según sondeos, eran clientes de las susodichas. El producto ganó un halo distinto, no cabe duda, mucho más sofisticado, vanguardista, con mayor prestancia, en definitiva, más coche, pero, a pesar de reiterar lo de “tecnología alemana al alcance todos” o algo asín, arrastraba unos fallos nada acordes a sus pretensiones. En un Vectra a la vieja usanza, no hubieran sido medidos con tal severidad.

opel-vectra-c-opc.jpg


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.