Coche del día: Nissan 370Z Roadster

Coche del día: Nissan 370Z Roadster

Esencia deportiva clásica, y sin techo


Tiempo de lectura: 3 min.

El Nissan 370Z se presentó en 2009 como reemplazo para el 350Z, un coche con el que Nissan puso en circulación un deportivo a precios, digamos, populares –todo lo populares que pueden ser estos coches, obviamente–. El éxito fue inmediato, pues con el 350Z la marca había creado un automóvil pasional que no dejaba de tener algunas pegas, pero como conjunto, era muy interesante.

Con su evolución, el 370Z, se buscaba pulir algunos detalles al tiempo que se ganaba en calidad y por supuesto, en potencia, gracias a un V6 de 3,7 litros, 328 CV y 363 Nm de par. Motor, por cierto, que era, al igual que todo el coche, una evolución del V6 que daba vida a su antecesor. Además, ambos modelos contaron una versión descapotable que potenciaba todavía más su deportividad y las sensaciones al conducir. Pocos coches pueden ofrecer las sensaciones que se obtiene en un descapotable, sin importar el tipo de coche que sea. Quitar el techo siempre transforma la experiencia, y de esto saben mucho los moteros.

nissan 370z roadster (2)

No era el más rápido, ni el más eficaz, tampoco era el que más calidad ofrecía, pero era un coche que ofrecía una conducción para puristas, esencia deportiva sin filtros, a un precio sin rival

Sin embargo, aunque estamos hablando de evoluciones, el Nissan 370Z Roadster iba un poco más allá con respecto al 350Z Roadster. Este recibió algunas críticas por parte de la prensa por algunos detalles que no estaban todo lo conseguidos que deberían. Para ser más concretos, en Nissan, cuando desarrollaron el 370Z, se tuvo en cuenta que habría una versión sin techo y se trabajó específicamente desde el comienzo del proyecto para que los errores cometidos con su antecesor no volvieran a repetirse.

El Nissan 370Z Roadster era un automóvil pasional, con el que se buscó aglutinar la esencia del coche deportivo al más puro estilo japonés, y eso se notaba en su diseño exterior, y también interior –aunque pecaba un poco en cuanto a calidad de acabados–. La cuestión era que debía notarse también al conducirse. Por eso, la estructura está reforzada para mitigar la pérdida de rigidez por la falta de techo y las suspensiones cuentan con un tarado específico, como suele ocurrir con todos los descapotables.

nissan 370z roadster (6)

Bajo el capó estaba el mismo V6 del 370Z, un motor de 3.696 centímetros cúbicos –95,5 milímetros de diámetro y 86 milímetros de carrera del pistón–, que rendía 328 CV a 7.000 revoluciones y 363 Nm de par a 5.200 revoluciones, que se enviaban a las ruedas traseras mediante un cambio manual de seis relaciones –también había un automático en opción–. Como cualquier descapotable, no era ligero, Nissan anunciaba 1.524 kilos –28 kilos más que el coupé–, aunque la relación peso-potencia se quedaba en unos interesantes 4,6 kg/CV. Se lograba el 0 a 100 km/h en 5,5 segundos y una velocidad máxima de 250 km/h.

La retirada del mercado del Nissan 370Z Roadster –y del coupé–, supuso el final de la saga Nissan Z en Europa y, por tanto, convirtió al 370Z Roadster en el último descapotable deportivo de Nissan en el mercado europeo. Y quizá no volvamos a ver otro más, al menos, durante mucho tiempo.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado

Jesus Alonso

Javier Gutierrez