Coche del día: Mitsubishi Galant AMG (E33A)

Coche del día: Mitsubishi Galant AMG (E33A)

Una joya japonesa con retoques de carácter alemán


Tiempo de lectura: 4 min.

El Mitsubishi Galant AMG, como su segundo apellido indica, fue producto de una colaboración de la marca japonesa con el preparador alemán. La dedicación entre AMG y Mercedes-Benz no era exclusiva a finales de los 80, por lo que AMG podía colaborar con otros fabricantes. Aunque AMG estaba vinculada con Mercedes-Benz desde 1971, no fue hasta 1993 el momento de firmar el contrato de exclusividad.

En realidad, el Galant AMG fue el segundo coche de Mitsubishi con el que trabajó el preparador alemán. El primero fue el modelo de largo nombre, Mitsubishi Debonaire V3000 Royal AMG de 1987, del cual salieron de la línea de montaje 1.500 unidades, totalmente eclipsadas por el Mercedes-Benz 300E 5.6 AMG “Hammer” del mismo año.

Los ingenieros del preparador alemán cogieron un Mitsubishi Galant GTi de sexta generación y le sometieron a una profunda remodelación del exterior, interior y sobre todo del motor, y eso que no iba mal servido de partida, pues llevaba el indestructible bloque 2.0 4G63, que entregaba unos más que decentes 160 CV.

Mitsubishi Galant AMG 2

El Galant AMG fue el segundo modelo de colaboración entre Mitsubishi y el preparador alemán. El primero fue el Mitsubishi Debonaire V3000 Royal AMG de 1987

Sin embargo, un año antes Mitsubishi sacó una versión más extrema y potente del Galant para poder participar en el Mundial de Rallyes, el Galant VR-4. Mantuvo el mismo motor 2.0 4G63 utilizado en otras versiones deportivas de la marca y se le añadió un turbocompresor, con lo que se consiguió una potencia de 241 CV y un par de 304 Nm. También integraba el sistema de tracción total de la versión de competición. Para su homologación tuvieron que fabricar 5.000 unidades de calle derivadas del modelo para competir.

Al ser un motor atmosférico resultaba mucho más difícil arrancarle un montón de caballos y par extra, al contrario de lo que sucedía con los motores turboalimentados. De hecho, solo consiguieron aumentar la potencia 10 CV, hasta los 170, con 192 Nm de par. AMG trabajó a fondo en la admisión -totalmente nueva- con un nuevo sistema de escape de alto flujo, los árboles de levas, los pistones y los muelles de las válvulas, de titanio.

Al menos consiguieron subir el corte de la alimentación hasta las 8.000 RPM. También se retocó la centralita electrónica (ECU). La potencia se transmitía a las ruedas delanteras a través de una caja de cambios manual de cinco velocidades.

Mitsubishi Galant AMG 3

La transformación fue sobre todo a nivel mecánico, con sustitución de numerosas piezas, potenciando el motor 2.0 4G63 desde los 160 hasta los 170 CV. No parece gran cosa, pero no olvidemos que era un propulsor atmosférico. Exteriormente el negro estaba omnipresente -con numerosas insignias AMG repartidas por la carroceria-, al igual que en el habitáculo

A nivel de carrocería el negro predominaba de forma aplastante: carrocería, molduras, paragolpes, llantas -de tan solo 15 pulgadas-, retrovisores, manetas de puertas, alerón trasero… Esta absoluta negrura estaba omnipresente, roto tan solo por faros y pilotos y los distintos logos distribuidos por la carrocería, sobre todo en la zaga. También se ofreció en color gris oscuro.

Mostraba un kit de carrocería específico de diseño más agresivo, ancho y bajo. No era difícil diferenciarlo del VR-4 gracias a la cantidad de insignias AMG repartidas por la parrilla delantera, aletas delanteras y tapa del maletero. Todas estas modificaciones nos pueden parecer discretas hoy, pero estaban en consonancia con lo que se realizaba en los años 90.

En el interior se limitaron a la sustitución de los asientos de serie por otros de piel negra -aunque algunas unidades la tenían en terciopelo-, algunas molduras imitación a madera y un volante de aspecto más deportivo con la insignia AMG en el centro. A ciencia cierta no se sabe cuántas unidades se fabricaron, aunque existen estimaciones de unas 500 unidades a nivel mundial. Ello nos hace pensar que su cotización debe estar más allá de la estratosfera. Fue el predecesor de la leyenda de los rallyes Mitsubishi Evolution.

Mitsubishi Galant AMG 4

Se vendió desde 1989 hasta 1991, y se ofreció en dos variantes, el Tipo 1 y el Tipo 2. Básicamente eran iguales, aparte de algunas diferencias cosméticas, como unas pegatinas de AMG adicionales en ambos paragolpes en el caso del Tipo 1. Son rarísimos de ver fuera de Japón porque todos ellos se vendieron en el país y con volante a la derecha, siendo más sombría su historia a causa del comentado Galant VR-4, más potente y con tracción total.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Mitsubishi Galant con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.