Coche del día: Mitsubishi Colt 1400 Turbo

Coche del día: Mitsubishi Colt 1400 Turbo

Desconocido pero interesante japonés de comienzos de los 80


Tiempo de lectura: 5 min.

Si echamos un vistazo atrás en el tiempo, nos llevaremos algunas sorpresas muy interesantes, aunque también nos quedaremos pensando sobre los motivos para haber pasado por alto ciertas cosas. Por lo general suele ser debido a la percepción de los usuarios, a la imagen que pueden tener estos de la marca en cuestión es bastante importante, o por lo menos, lo era antes, ahora parece que todo el mundo está más abierto a probar cosas nuevas.

Así, en la década de los 70, los fabricantes japoneses empezaron a dejarse ver por los diferentes mercados europeos y como ocurre ahora con los chinos, su imagen no era tan buena como la que tiene ahora. Y eso, que ahora pueden tener una buena imagen, pero sus coches nunca coparán las listas de los más vendidos –aunque en el fondo, sus coches sean los más vendidos del mundo–. Por aquel entonces circulaban por Europa los primeros Toyota Corolla y Datsun Sunny, que se las tenían que ver con los Ford Escort o con el Volkswagen Golf, dos modelos bien asentados pero que, aunque parezca lo contrario, no eran infalibles.

mitsubishi colt turbo 2

Junto a ellos, Honda, Subaru y Mitsubishi solo podían ver como los grandes se batían el cobre en ventas, mientras Toyota y Datsun/Nissan intentaban alcanzarles. Eso hizo que coches como el Mitsubishi Colt 1400 Turbo pasaran totalmente inadvertidos, aunque sobre el papel –y al final, también sobre el asfalto–, ofrecían las mismas prestaciones que, por ejemplo, los MG Metro Turbo. Incluso podía ponerse al nivel de todo un Renault 5 Turbo al que, por cierto, casi igualaba en potencia.

Mitsubishi es uno de esos fabricantes japoneses que tienen un pasado repleto de coches interesantes, y el Colt 1400 Turbo debería estar en la lista de los simpatizantes de la firma de los diamantes. El pequeño Colt es uno de los modelos más longevos de la firma japonesa, se comercializa desde la década de los 60 y ha soportado el paso del tiempo hasta el día de hoy, que por culpa de diferentes motivos, se ha visto obligado a “esconderse” bajo la piel del Renault Clio, aunque esto ya es harina de otro costal. Si vamos a comentar, no obstante, que el Mitsubishi Colt era un modelo global y se podía encontrar también en Estados Unidos, aunque allí se vendía bajo el sello de Plymouth –Mitsubishi y Chrysler llevaron a cabo muchas colaboraciones en Estados Unidos–.

mitsubishi colt mirage turbo 83

Se puede decir que el Colt 1400 Turbo, es una especie de Mitsubishi Colt CZT, pero claro, hace más de 40 años. Por ello, su diseño es muy característico de aquellos años, con líneas rectas y algún que otro elemento de plástico en la carrocería, pero sobre todo, por los adhesivos de la carrocería donde se podía leer bien grande la palabra “turbo”. También montaba una pequeña entrada de aire en el capó, un faldón delantero y unas llantas específicas. Los guardabarros se ensanchaban ligeramente y las ruedas, en llanta de 14 pulgadas, montaban neumáticos en medidas 185/60. Si esto era poco, había un kit de carrocería en opción para hacerlo todo un poco más “expresivo”, con guardabarros más anchos, nuevos paragolpes y spoilers y llantas más anchas.

Para el desarrollo del Mitsubishi Colt 1400 Turbo se partió del Colt 1400 normal, al que los técnicos japoneses insertaron un turbo y se configuró de una manera muy particular, ya que montaba el turbo entre la admisión y el carburador. El motor alcanzaba los 1.411 centímetros cúbicos, tenía culata de ocho válvulas y un solo árbol de levas en cabeza, capaz de rendir 105 CV a 5.500 revoluciones y un par de 155Nm a 3.500 revoluciones. El MG Metro Turbo, contemporáneo del Colt Turbo, también rendía 105 CV, lo que suponía quedarse solo 5 CV por debajo del Renault 5 Turbo –Copa Turbo en España, Alpine Turbo en Francia, con una configuración similar, anunciaba 110 CV–.

mitsubishi colt cambio

Era, como se puede ver, un coche que se situaba en la media entre los utilitarios deportivos de aquellos años, pero frente a ellos, contaba con un detalle técnico de lo más curioso. La caja de cambios, con cuatro relaciones, recibía la denominación de “Super shift” y tenía un mecanismo que, según la marca, ofrecía 4×2 relaciones. A través de una palanca, se podía escoger la posición “Power” o la “Economy”, según las condiciones del tráfico y las necesidades del conductor. Los medios de la época afirman que se trata de una truco, un gadget que no ofrecía ninguna ventaja sobre un caja de cambios con cinco relaciones. Sistema, por cierto, compartido con el resto de la gama Mitsubishi Colt de aquellos años.

Como viene siendo costumbre, un aumento de potencia también viene acompañado de un retoque en el chasis, no en balde, se hace necesario adaptar suspensiones, frenos y dirección, como poco, a las exigencias que llegan desde el motor. Por ejemplo, se montaron cojinetes intermedios en los ejes cardán para reducir las reacciones de torsión, la bomba de freno era más grande, los discos de freno delanteros estaban ventilados y se aumentó la caída negativa de las ruedas.

Encontrar una unidad hoy día es cosa de magia, porque apenas se vendieron en Europa y no esperéis ver demasiados en España.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado

Jesus Alonso

Javier Gutierrez