Coche del día: Mercedes-Benz Lotec C1000

Coche del día: Mercedes-Benz Lotec C1000

25 años después sigue siendo uno de los más rápidos del planeta


Tiempo de lectura: 4 min.

El coche que os traemos hoy, el Mercedes-Benz Lotec C1000, es la conjunción de dinero y ansia de poseer el automóvil más rápido sobre la faz de la Tierra. Fue allá por 1995, cosa que se le ocurrió a un magnate del petróleo afincado en Emiratos Árabes Unidos por aquellos tiempos, y que encargó a la marca germana la construcción de este híperdeportivo.

El caso es que lograron su cometido, creando además de un coche único en el sentido literal de la palabra, un automóvil capaz de batirse con cualquier deportivo de su época, además de lograr alcanzar la misma velocidad punta que el Bugatti Veyron conseguía 10 años después de la fabricación del C1000.

Los ingredientes para este explosivo cóctel son muchos caballos de potencia unido a un ligerísimo peso. Para ello se dotó al Lotec C1000 de una liviana carrocería en fibra de carbono que dejaba el tarado final en 1.080 kilogramos, conjuntado con un bloque de Mercedes-Benz utilizado en el grupo C para correr en Le Mans a finales de los 80.

Mercedes Benz Lotec C1000 3

Tenía código interno M117, un 5.6 de ocho cilindros con configuración mecánica en V, asistido por dos turbocompresores firmados por Garrett y asociado a un cambio manual de cinco relaciones fabricado por Hewland. El resultado, como cabe esperar, es magistral, con unas cifra de 1.000 CV y unas prestaciones de 431 km/h de punta con una aceleración de 0 a 100 km/h en apenas 2,8 segundos.

El Mercedes-Benz Lotec C1000 es una mezcla de potencia y exclusividad al alcance de unos pocos, ya que todo en él está creado a base de componentes y materiales de “élite”, como el carbono o su propulsor de 1.000 CV

El Lotec C1000 contaba con discos ventilados AP IMSA y neumáticos 265/40 R17 en el tren delantero y 335/35 R17 para su parte posterior. En cuanto a las medidas exteriores de este increíble automóvil, quedan en 4.300 mm de longitud, por 2.000 mm de anchura y 1.150 mm de altura.

Dentro del habitáculo del Mercedes-Benz Lotec C1000 destaca el color rojo empleado para forrar en cuero la mayoría de sus piezas. Con el puesto de conducción al lado derecho es digno de mención la posición en la que se instaló la palanca de cambio, también a la derecha del conductor.

Mercedes Benz Lotec C1000 6

Tanto pedalier como dirección son regulables, buscando de este modo la mejor posición para su pilotaje. Además del cuero, el carbono fue empleado para rematar partes del habitáculo como su túnel central, hecho a base de paneles del ligerísimo material.

Exteriormente su carrocería destaca por unas colosales entradas de aire laterales, típicas de la época en los deportivos más contundentes, además de su trasera con un alerón de generosas dimensiones que ayudaba a la aerodinámica final del conjunto, o su doble salida de escape sobre un paragolpes con dos tomas de aire justo debajo de estas. En su óptica trasera de una sola pieza se podía leer justo en el centro de esta el modelo frente al que estábamos.

Lo cierto que tanto su vista trasera como si lo hacemos desde arriba, pareciera un caza usado por el ejército, ya que la cabina totalmente acristalado lateral y frontalmente, toma la forma empleada por los aviones militares, con un gran parabrisas panorámico delantero. Detalles como la aperturas de las puertas mediante pulsadores instalados en la parte inferior de estas, o esas impresionantes llantas de garganta cromadas, dan al Lotec C1000 un aspecto exclusivo y único a partes iguales.

Mercedes Benz Lotec C1000 2

Pero la realidad de este automóvil es que prácticamente no ha pisado la calle en la última década. Desde que su primer propietario decidió venderlo por la irrisoria cantidad de 200.000 dólares, algo totalmente incomprensible teniendo en cuenta su coste inicial, a partir de ahí ha pasado por varias casas de subastas, la página de ventas internacionales eBay, incluso por medio de varios concesionarios de automóviles de lujo de la costa californiana.

Allí recaló a finales de la década del 2000, intentando conseguir con su venta poder aproximarse al precio inicial de 3,4 millones de dólares que pagó su primer propietario para que lo fabricaran en 1995. En su odómetro, de hecho, tan solo marca algo más de 2.500 kilómetros, una herejía en toda regla, ya que no se le ha dado apenas uso a lo largo de sus 25 años de vida, y esperamos que esto cambie próximamente.

Aunque tal y como se presenta el mercado de este tipo de automóviles es más probable que termine dentro de una urna en la mansión de algún multimillonario.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.