Coche del día: Korres P4

Coche del día: Korres P4

Un superdeportivo todoterreno cargado de innovación


Tiempo de lectura: 4 min.

Dimitris Korres, el polifacético ingeniero mecánico y arquitecto griego creador de nuestro protagonista de hoy, el Korres P4, lleva una vida entera dedicado a diversas actividades profesionales, entre las que podemos mencionar la conservación y mejora de edificios históricos, así como la creación de diferentes proyectos dentro del sector de la automoción.

Entre ellos destacan el Project D3, presentado en el año 2012, un concept car dirigido a personas discapacitadas, gracias a su configuración estructural, así como este superdeportivo coupe y todoterreno con el que buscaría ser lo más efectivo dentro y fuera del asfalto, aunando prestaciones de infarto, con un comportamiento dinámico fuera de toda duda.

Desde el año 2000 hasta 2014, Korres Engineering estaría involucrada en cuatro prototipos diferentes. El P1 y P2, propulsados por un motor de BMW K 100 y Suzuki Hayabusa respectivamente; el P3, evolución del segundo; y el P4, siendo este último la culminación de años de trabajo e investigación, con la intención de crear un automóvil totalmente diferente y único, sin dejar de lado la exclusividad, las prestaciones o unos niveles de acabado y equipamiento a la altura de lo más selecto del mundillo.

Lo que comenzaría siendo un pasatiempo, que alternaría con su profesión dentro de la ingeniería civil y obra pública, se convertiría cuatro años después en una realidad palpable. Fue obra de Dimitris Korres, Vasilis Spandagos y Dorothea Mitropoulou, con la ayuda en la puesta a punto del piloto griego Vasilis Orfanos, participante en el Rally Dakar.

Este P4 fue equipado con un bloque procedente de un Chevrolet Corvette, más concretamente el propulsor tipo LS7 V8 de 7,0 litros, asociado a un cambio manual de seis relaciones y tracción total permanente, capaz de entregar una potencia final de 505 CV a 6.300 RPM, según declaraba la propia marca. El par máximo, según datos oficiales, llegaría hasta los 637 Nm a 4800 RPM, pudiendo alcanzar una velocidad máxima de 300 km/h

El Korres P4 se convertía en la culminación a 14 años de trabajo y desarrollo en diferentes prototipos, siendo este último la base final para un modelo en serie

Korres P4 1

Pero si en algo destacaba este Korres P4 era sin duda  en el diseño de su suspensión de tipo mecánico, patentada por la empresa ateniense. Con 400 mm de recorrido, nos capacitaría tanto para ir a fondo en carretera, una vez estuviera en su punto más bajo, o abordar cualquier tramo de tierra con ella, en modo off-road. Todo ello unido a un diferencial central, tres tipos de utilización en la caja de cambios o la opción de emplear únicamente las ruedas traseras para la propulsión, según el uso o necesidades en cada momento. Además, sus cuatro ruedas, totalmente independientes, estarían unidas por tirantes diagonales -idea basada en la arquitectura técnica del Citroen 2 CV- mejorando de este modo la capacidad antivuelco.

A nivel de cotas, el Korres P4 declaraba unas cifras finales de 3.920 mm de largo, 1.960 mm de ancho y 1.250 mm en cuanto a la altura total, si el equipo de suspensiones estaba en su posición más baja, llegando a los 1.650 mm en modo todoterreno. Por su parte la distancia entre ejes quedaría en 2.560 mm y el peso final de unos 1.600 kilogramos con todos los depósitos llenos.

Bajo el capó del Korres P4 encontrábamos un musculoso V8 procedente del Chevrolet Corvette, con nada menos que 505 CV de potencia

Korres P4 5

Pero la realidad de aquel novedoso concepto, después de buscar inversores para poder iniciar la construcción en serie de al menos 100 unidades, a un precio en torno a los 230.000 euros, es que no pudo llevarse a cabo finalmente, aun a pesar de que el mismísimo Tommi Makinen, en Noviembre de 2013, llegaría a ponerse a los mandos de aquel automóvil único, dejando constancia de lo increíble de sus características y conducción, pero no fue suficiente para recibir el apoyo económico necesario para poder seguir adelante con el proyecto.

Incluso se llegó a un acuerdo con una empresa norteamericana, dada la situación económica imperante en Grecia en aquellos momentos, especializada en la elaboración de automóviles por encargo, Kirkham Motorsports, para ir fabricando bajo pedido futuras unidades a clientes que desearan hacerse con un ejemplar del  Korres P4, algo que finalmente no ocurrió. Por esto, solo existe esta unidad inicial a modo de concept car que hoy os hemos querido mostrar en nuestra sección de coche del día.

COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.