Coche del día: Hyundai i40

Coche del día: Hyundai i40

Uno de los coches con los que la marca surcoreana dejó claro que había dejado de ser "low cost"


Tiempo de lectura: 3 min.

Hyundai, actualmente, poco se parece a la Hyundai que teníamos allá por los años 90. Cuando empezó a dejarse ver por nuestras carreteras, Hyundai ofrecía modelos, como se suele decir, “low cost”, baratos, de calidad a juego con su precio, pero versátiles, prácticos y sí, duraderos. Coches sencillos, que han dejado paso a una firma que no le envidia nada a nadie, de hecho, incluso está por encima de algunos en muchos apartados, como la puesta a punto del chasis y la fiabilidad.

Si te fijas bien en la evolución de los modelos de la marca, se puede apreciar cuando empezó a cambiar y a ofrecer modelos más que interesantes, tanto por calidad como por prestaciones, equipamiento y motores. Y uno de esos cambios llegó con el Hyundai i40, el sustituto del Hyundai Sonata, encuadrado en el segmento D, el de los coches de tamaño medio, por lo general, en formato sedán con 4,74 metros de largo –el ancho era de 1,81 y la batalla de 2,7 metros–.

El Hyundai i40 se presentó oficialmente en el salón de Barcelona de 2011 y era un modelo creado específicamente para el mercado europeo. Hyundai quería borrar la etiqueta de “coche oriental” y quería que la gente los viera de otra manera, más europeos, una forma de trabajar que todavía se emplea y seguramente se empleará siempre. El i40 se desarrolló en el centro técnico que la marca tiene en Alemania y no se comercializó en Estados Unidos, donde se vendía el Sonata.

hyundai i40 (2)

La parcela de mercado donde iría a parar el Hyundai i40 era especialmente competida, no lo tuvo nada fácil porque, frente a sí, tenía a modelos como el Peugeot 508, el Renault Talisman, el Ford Mondeo o incluso al Volkswagen Passat, coches de cierto calibre y de cierta imagen entre los usuarios, además de que era también modelos en los que, por lo general, se suele ofrecer un equipamiento bastante completo, motores potentes y una calidad elevada.

Del diseño del i40 se encargó Thomas Bürkle, el entonces diseñador jefe del centro técnico de Hyundai Motor Europa y buscó eliminar, como se decía antes, era imagen oriental, con el objetivo de poner en circulación un coche con una imagen europea. Un objetivo que se logró, sobre todo, en el habitáculo, con formas atractivas a la vista y una calidad percibida –y real– que no estaba nada mal. Hyundai trabajó mucho este aspecto y con el i40 dejó claro que el trabajo daba sus frutos.

La gama de motores, como todos en aquellos años, contaba con opciones alimentadas por gasolina y otras por gasóleo. Las más interesantes fueron un bloque 1.4 T-GDi con 140 CV, así como los diésel, que eran los más demandados en aquellos años. Las dos opciones diésel que se ofrecieron en aquel momento se basaban en el mismo propulsor 1.7 CRDi, que se podía escoger con 115 o 141 CV y presumían de consumos por debajo de los 4,5 litros cada 100 kilómetros. El diésel más potente se podía, incluso, combinar con un cambio automático de doble embrague y siete relaciones.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

4
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Deivissa
Invitado
Deivissa

Entiendo que donde dice peugeot 408 se refiere en realidad al 508. Por otro lado no acabo de ver similitud alguna con el insignia por ningun lado, y desconozco que alianzas tenian con GM, que si tenia su compatriota Daewoo.

Alejandro
Invitado
Alejandro

El diseño básico del salpicadero coincide con el del Insignia, supongo que se deberá a la alianza con GM, ahora, el chasis no parece coincidir con el del Insignia. A falta de hablar más de sus cualidades dinámicas (o de las ausencia de las mismas) parece un producto bastante redondo.

En definitiva, un buen coche.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado

Jesus Alonso

Javier Gutierrez