Coche del día: Holden SS-V Redline Ute

Coche del día: Holden SS-V Redline Ute

No es un pick-up tal y como lo entendemos


Tiempo de lectura: 3 min.

Aquí en Europa, los pick-ups son vehículos de tipo todoterreno, de gran tamaño y muy enfocados a labores profesionales, es decir, coches para trabajar. Sin embargo, los pick-ups, al menos fuera de nuestras fronteras, tienen otras formas de presentarse, como por ejemplo, el Chevrolet El camino, donde se deja de lado totalmente la vertiente todoterreno mientras se adopta más un talante deportivo, muy cercano a un Muscle Car.

Esa forma de ver los pick-ups también la tuvieron en Australia, donde la extinta Holden, ofrecía el Ute, un aparato que de vehículo de trabajo tenía muy poco, y como el Chevy, estaba más cerca de un Muscle Car. De hecho, un Holden Ute, El SS-V Redline Ute, rodó en Nürburgring en 8 minutos y 19,47 segundos, de forma que se convirtió en el pick-up más rápido que ha dado una vuelta al circuito alemán. El caso es que no hay muchos pick-ups que pueda medirse en igualdad de condiciones con este, ni siquiera las locuras que crea Hennessey Performance, pues mantienen o incluso potencian las especificaciones off road.

De todas formas, es lógico que un pick-up como el Holden Ute sea capaz de rodar en el Infierno Verde en menos de 9 minutos, sobre todo cuando está animado por un V8 6.0 de 348 CV y 517 Nm de par –fabricado en su totalidad con aluminio– y equipado con un cambio automático de seis relaciones –motor de origen General Motors, por supuesto–. Aunque también escondía más cosas, como una puesta a punto muy deportiva y una serie de cosas que un pick-up como los que tenemos en Europa nunca ofrecerán.

Poco después, antes de abandonar la producción, adoptó el bloque LS3 de Chevrolet, un V8 de 6,2 litros que a finales de 2015 se podía encontrar en coches como el Corvette, con 415 CV, lo que permitió, obviamente, que fuera mucho más rápido. No sabemos si habría alguna empresa o algún autónomo que tuviera algo así como coche de trabajo, pero desde luego, el gasto en gasolina sería salvaje, tanto como la diversión en cada desplazamiento.

El Holden Ute deriva del Commodore, el modelo más reconocido de la firma australiana y que ha tenido una vida bastante movida. La última generación era, básicamente, un Opel Insignia con otros logotipos y la mejor, sin duda, fue la penúltima, que era un Chevrolet SS. Bueno, en realidad, el Chevrolet SS era un Holden Commodore SS, pero adaptado al volante a la izquierda y comercializado fuera de Australia. Además, fue el único Commodore diseñado y desarrollado de forma interna, sin emplear plataformas Opel y es el que se usó para la última generación del Holden Ute, cuya denominación oficial es Holden Commodore Ute.

Después de ver todo esto, hay que decir una cosa: el Holden Commodore Ute, en realidad, no es un pick-up, es un ute –leído como yut–, es un tipo de vehículo de carga, pero al mismo tiempo un turismo. Se dice que este concepto de automóvil nació en 1932, cuando la esposa de un granjero australiano envió una carta al mismísimo Henry Ford, porque, según decía, no había un coche lo suficientemente formal para llevarla a la iglesia los domingos, pero que al mismo tiempo fuera lo suficientemente práctico para cargas con sus cerdos los lunes. El señor Ford respondió a la misiva con el primer Coupé utility, que pronto acabaría reducido a, simplemente, ute.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado

Jesus Alonso