Coche del día: FIAT Bravo HGT

Coche del día: FIAT Bravo HGT

Con esta versión aparecida en 1996, el Bravo tuvo una versión deportiva con motor de cinco cilindros que se miraba en el Golf GTI


Tiempo de lectura: 5 min.

Tras ocho años en el mercado, en 1995 el FIAT Tipo encontró sus sustitutos en los FIAT Bravo y Brava. Una apuesta muy llamativa por parte de la casa italiana, renovando su gama en el segmento C con dos modelos que, aún siendo el mismo, contaban con diferencias obvias entre la variante de tres puertas y la de cinco. Así las cosas, la oferta pudo adecuarse mejor a cada nicho de mercado generado por la demanda, dando una mayor facilidad a la creación de versiones deportivas sobre el modelo de tres puertas. Dotado de unas líneas que, en su lateral y trasera, exhibían músculo y dinamismo. De esta manera, sólo fue cuestión de meses que en 1996 al fin llegase el FIAT Bravo HGT. La opción deportiva más efectiva en la gama del compacto italiano, llegando a tener incluso dos evoluciones más a lo largo del tiempo.

No obstante, llegados a este punto lo más inteligente será situarnos sobre la referencia en el segmento donde competía el FIAT Bravo. Obviamente se trataba – y se sigue tratando – del Volkswagen Golf. Un coche que nunca ha destacado especialmente en nada, pero al tiempo ha sido excelente en todos los ámbitos. Perfectamente equilibrado. Y es que, aún habiendo modelos más llamativos en su estética, más prestacionales y con mejor precio, el Golf es el vehículo del segmento C que más y mejor ha entendido el equilibrio entre las partes desde que iniciara su andadura allá por los años setenta. Por ello, la versión deportiva del FIAT Bravo tenía, indudablemente, que batirse el cobre con la del Golf.

De esta manera, ha sido interesante comprobar la cantidad de comparativas en la prensa de la época en las que participaba el FIAT Bravo HGT. Sin embargo, llama bastante la atención cómo en el número 214 de la revista Autopista se le mide junto a un Golf GTI 16V bajo el esclarecedor titular de “ ¡Jaque al rey! “. Y no es para menos, ya que sin lugar a dudas el Bravo HGT se hizo pensando en aquel modelo como principal competidor. Como baluartes frente al eficaz germano ofreció una interesante estética – firmada por el propio Centro Stile FIAT -, buenas prestaciones – sólo tres caballos de potencia por debajo del Golf – y un precio 600.000 pesetas por debajo.

Para contar con una verdadera versión deportiva del Bravo, FIAT aplicó al HGT un motor de cinco cilindros diferente al de cuatro cilindros que equipaba el resto de la gama

FIAT Bravo HGT, una variante con motor diferente al resto de la gama

Además de elementos estéticos como las faldillas retorcidas, el FIAT Bravo HGT se diferencia del resto de la gama por su motor. Dominada por un bloque de cuatro cilindros en línea, para el HGT se aplicó un cinco en línea también montado en otros modelos del Grupo FIAT como el Lancia Kappa. Además, este bloque motor fue equipado con un total de 20 válvulas junto a su culata en aleación ligera. De esta manera, las prestaciones del FIAT Bravo HGT quedaban en 147 CV a 6.100 revoluciones por minuto para alcanzar una punta por encima de los 200 kilómetros por hora.

Con todo ello, se marcaban diferencias muy importantes respecto a los 111 CV de la versión GT. La primera en el escalafón deportivo de la gama, pero anclada aún en el motor con cuatro cilindros. Por ello, no hay duda de que cuando se hizo el FIAT Bravo HGT se estaba pensando en dar al modelo una variante realmente prestacional y no sólo una con ciertos toques estéticos como el spoiler. De hecho, los cambios no sólo quedaron en el motor.

Respecto a las suspensiones, éstas se caracterizaron por dos columnas McPherson en el eje delantero – lo cual no daba muchas variaciones respecto al resto de la gama – y amortiguadores de gas con ruedas tiradas por brazos longitudinales detrás – lo que sí era una mejora – . Además, se incorporaron barras estabilizadoras para aportar mayor rigidez. Una característica que maridó bien con la dirección, reajustada para entregar una respuesta más directa. Y hablando de respuesta directa, la frenada mejoró siendo el FIAT Bravo HGT la única versión en toda la gama con frenos de disco en ambos ejes.

fiat bravo hgt (1)

Gracias a las suspensiones, la dirección más directa y los frenos de disco el FIAT Bravo HGT no sólo contaba con más potencia sino también con más garra deportiva en todos los sentidos

Por si todo esto fuera poco, no sólo se cuidó el fondo sino también las formas. Por ello, el escape del motor de dos litros y 20 válvulas arroja un cuidado y excitante sonido para ser un deportivo del segmento C vendido por 2.800.000 pesetas en 1996. Con todo esto, el FIAT Bravo HGT consiguió alcanzar en España unas 800 unidades. Además, para 1998 llegó una primera evolución capaz de sacar 8 CV más. Se trató de la 155 HGT. Mejorada en el año 2000 con la llegada de un kit confeccionado por Abarth que, aún mejorando el aspecto, en verdad no cambiaba las prestaciones. En conclusión, el FIAT Bravo HGT fue un verdadero compacto deportivo de los noventa. Un coche que, casi tres décadas después de su lanzamiento, se presenta como un preclásico muy interesante para los aficionados a FIAT en concreto y los seguidores de los deportivos para el día a día en general. Parece haber envejecido muy bien.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
ROBERTO
Invitado
ROBERTO

Me encantó y me sigue pareciendo un modelo con un diseño muy proporcionado y dinámico. Creo que ha envejecido de una forma soberbia. Todos conocemos los interiores de Fiat, pero es que el precio, era tremendamente ajustado.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.