Coche del día: Daewoo Lanos 1.5

Coche del día: Daewoo Lanos 1.5

Más allá de su carácter económico, fue testigo de un momento crucial para la empresa coreana


Tiempo de lectura: 4 min.

Durante los años noventa el automovilismo europeo se vio inundado de modelos como el Daewoo Lanos. Coches coreanos que a base de bajos precios y líneas redondeadas se hicieron un hueco en las gamas populares occidentales, interpretando lo que, por unos años, parecía un fenómeno que había llegado para quedarse. Al igual que lo ocurrido con las marcas japonesas de motocicletas décadas atrás, cuando Honda y Yamaha desbancaron a las casas anglosajonas en sus propios mercados. Sin embargo, aunque obviamente los fabricantes asiáticos se hicieron con un hueco que hoy en día avanza gracias a la electrificación, lo cierto es que a finales de la década tuvieron un brusco parón dado por la coyuntura económica. Veamos.

Para empezar, lo mejor será remontarse hasta 1967. Año en el que la primitiva Daewoo comienza sus actividades centrándose en el sector textil. Algo no tan raro. Al fin y al cabo, empresas automovilísticas tan asentadas como Peugeot o Skoda comenzaron con ocupaciones tan dispares como la comercialización de molinillos de café o la producción de bicicletas. Así las cosas, durante los años setenta el gobierno surcoreano forzó la diversificación de intereses para todas aquellas empresas que quisieran beneficiarse de subvenciones. Por ello, en 1978 Daewoo ingresó al automovilismo con la adquisición de Saehan Motors.

A partir de aquí, en 1983 obtuvo un espaldarazo definitivo gracias a la asociación firmada con General Motors, accediendo así a los planos de modelos como el Kadett. Inteligentemente adecuado al mercado coreano para convertirlo en un éxito de ventas. De hecho, tanto creció el negocio y saber hacer de Daewoo que en 1992 se separó de la empresa norteamericana para ir por libre en la producción y venta de sus propios modelos. Momento en el que empezó un espectacular despegue, llegando a los concesionarios europeos con una fórmula basada en la practicidad, la sencillez y los precios bajos. Sin embargo, en la historia suele repetirse aquella máxima que dice “ el orgullo precede a la caída “. Por ello, en 1997 Daewoo comenzó una época bastante dura coincidiendo con la crisis de las economías emergentes en Asia. Justo el momento en el se lanzó el Daewoo Lanos.

A vueltas con la situación financiera de Asia y sus relaciones con General Motors, el caso de Daewoo es uno de los episodios empresariales más truculentos en el automovilismo de las últimas décadas

Daewoo Lanos, un coche nacido en la incertidumbre

1997 tenía que haber sido el año del despegue de Daewoo y, sin embargo, fue el de su caída. Respecto al despegue, el motivo habría sido el nacimiento del Daewoo Lanos. Un modelo global para el segmento B, producido en multitud de países para ser en los más desarrollados una buena opción urbana y en los menos un automóvil digno para los compradores de las emergentes clases medias. Todo ello bendecido con un diseño tan sencillo como efectivo y universal a cargo de los lápices de Giorgetto Giugiaro.

Sin embargo, justo cuando el Daewoo Lanos inició su producción en Corea del Sur como prólogo a su futuro ensamblaje en Europa y América Latina – este modelo fue un taxi muy popular en países como Colombia – estalló una trepidante crisis financiera en la economía del país. Llegados a este punto, Daewoo contrajo enormes deudas en medio de notorios escándalos de corrupción con algunos de sus más influyentes ejecutivos huyendo del país en 1999. Así las cosas, en el año 2000 General Motors volvió a hacerse cargo de la empresa coreana, salvando así al Daewoo Lanos.

Y menos mal, porque a pesar de las duras críticas emitidas hacia los acabados mecánicos de las unidades producidas en Europa del Este, lo cierto es que el Daewoo Lanos llegó a ser un modelo con excelentes cuotas de venta. Objetivo logrado a su buen precio de salida en todos y cada uno de los mercados a los que se dirigió, siendo en España la opción más rentable cuando hablábamos de automóviles del segmento B.

daewoo lanos (1)

Económico en todos los sentidos, el Lanos fue un vehículo con ambiciones globales producido en varios continentes con multitud de mercados en la mirilla

Especialmente cuando hablamos del Daewoo Lanos 1.5. Versión de acceso a la gama con 81 CV y espacio para hasta cinco personas, pudiendo combinar su carácter urbano con eventuales viajes de largo recorrido sin demasiados problemas. Por cierto, con un consumo en carretera de tan sólo 6,5 litros. Unos tres menos que algunos de sus competidores a caballo entre el segmento B y el C. Llegados a este punto, la verdad es que el Daewoo Lanos es uno de esos vehículos donde lo más seductor es su economía. Visibilizada tanto en el precio de venta como en los costes de mantenimiento y el reducido apetito en consumos. Sin duda una receta tan sencilla como racional que ayudó a sanear las cuentas de la marca aunque, finalmente, nada impidió que General Motors prefiriera cerrarla de cara a la galería.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Sergio
Invitado
Sergio

Tenía la plataforma del kadett


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez