Coche del día: Buick Y-Job

Coche del día: Buick Y-Job

El primer coche conceptual en la historia del automóvil


Tiempo de lectura: 4 min.

El Buick Y-Job fue un prototipo desarrollado por la marca estadounidense Buick en 1938, y se consideró el primer vehículo conceptual –concept car– de la historia, uno no destinado a venderse. La explicación de la “Y” tenía tres orígenes: bien la estrella de Mercedes-Benz invertida, bien la letra siguiente a la “X” en el abecedario, que se utilizaba para los coches experimentales, o la más plausible, un homenaje a los prototipos de aviones de guerra denominados por sus constructores con esta letra.

Los vehículos de preproducción de la época se conocían como “X-Jobs”, y se decidió dar un paso adelante en el abecedario con la denominación de este primer coche conceptual. Su única misión era mostrar un adelanto de la tecnología y elementos estilísticos de los futuros modelos de General Motors, pero con la clara intención de no llevarlo a producción. Fue el fruto del esfuerzo conjunto de la capacidad constructiva y de la colaboración de elementos de diseño, dando lugar a técnicas vanguardistas nada usuales en los años 30.

La gran pregunta que se hacían los distintos responsables de ingeniería y de ventas era por qué se realizaba este gran esfuerzo para un vehículo que ni siquiera iba a entrar en producción. La insistencia y el tesón de su inspirador, Harley Earl, así como su gran capacidad visionaria, consiguieron sacar adelante este exitoso proyecto.

El Buick Y-Job se considera como el primer prototipo conceptual o concept car de la era del automóvil, una idea revolucionaria y disruptiva hace más de 80 años

Buick Y Job 4

Se pretendía mostrar al gran público la potencia a nivel técnico y de diseño que tenía Buick con el objetivo de aumentar la buena imagen de la compañía y ofrecer una muestra del futuro camino del automóvil, basándose en los altos estándares de calidad y confort que la marca quería transmitir a sus actuales y futuros clientes. Este hecho nos puede resultar totalmente obvio hoy, pero hace más de 80 años era una idea totalmente revolucionaria y disruptiva con lo que se conocía.

Se partió del chasis de un Buick Century debidamente supervisado y modificado por el jefe de ingeniería de Buick, Charlie Chayne, cuyas envolventes líneas finales del diseño fueron diseñada por George Zinder, marcando el desarrollo de los productos de GM durante muchos años.

La inspiración del concepto debió a Harley J. Earl, responsable de diseño de GM -padre del Chevrolet Corvette-, presentando como rasgos más distintivos un adorno con forma de mira de rifle en el capó, unos faros retráctiles eléctricos, unos parachoques envolventes cromados y unas manillas de puertas enrasadas. La capota también contaba con un sistema de desplegado y plegado automático accionado eléctricamente, al igual que los elevalunas y el cierre de las puertas.

Otros novedosos elementos de diseño del Buick Y-Job eran su parrilla cromada con lamas verticales y los elevalunas eléctricos. También resultaban muy llamativas las formas redondeadas de su inmensa carrocería de 5,3 metros de longitud, animada por un motor Buick de ocho cilindros y 5,2 litros, acoplados a una caja de cambios de cuatro velocidades automática.

Su enorme carrocería cabrio de más de 5,3 metros, de clara inspiración aeronáutica, presentaba interesantes novedades técnicas muy llamativas, como accionamiento eléctrico de la capota, ventanillas y cerraduras de puertas, faros retráctiles eléctricamente y curiosidades como un adorno en forma de mira de rifle en el capó

En su diseño quedaba clara su inspiración 100 % de mundo de la aeronáutica, como se ve reflejado en los guardabarros y paragolpes, que recordaban a los trenes de aterrizaje y a la nariz redondeada del cobertor del eje de la hélice de los aviones de la época.

Estos elementos estilísticos fueron utilizados por Buick hasta los años 50. El prototipo se paseó durante muchos años a lo largo y ancho de Estados Unidos, pasando a ser un vehículo de uso personal del propio Harley J. Earl.  Actualmente se puede encontrar en la colección del GM Heritage Center en Sterling Heights (Michigan, EEUU).

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.