Coche del día: Audi A8 4.0 TDI Quattro (D3)

Coche del día: Audi A8 4.0 TDI Quattro (D3)

Lujo, calidad y motor turbodiésel para recorrer centenas de kilómetros con un solo depósito a velocidades vértigo


Tiempo de lectura: 3 min.

El Audi A8 4.0 TDI Quattro es un claro ejemplo de hasta donde se llegó con la tecnología diésel. Es cierto que no fue lo más potente ni lo más descabellado, pero es un sedán de representación de algo más de cinco metros, equipado con un V8 biturbo diésel, capaz de desarrollar 275 CV a 3.750 revoluciones y un par de 66,32 mkg a 1.800 revoluciones, unos 650 Nm de par a menos de 2.000 revoluciones…

La evolución de los motores turbodiésel fue, durante mucho tiempo, imparable hasta el punto de presentarse en competición y ganar. Fue en el mundial de resistencia, donde no solo ganó el campeonato, sino las carreras más importantes, y también fue en el mundial de turismos, donde se llevó alguna carrera y también el campeonato. Es más, el poder comercial del turbodiésel llegó a provocar rumores sobre su desembarco en la Fórmula 1, algo que, como cabe esperar, nunca ocurrió. No obstante, que se llegara a pensar en ello, demuestra hasta donde llegaba la influencia de la tecnología.

Audi era uno de los principales actores en la evolución del turbodiésel y es lógico que, si te posicionas como el paladín del diésel, estés obligado a ofrecer algo que realmente fuera especial. Ahí entran coches como el Audi A8 4.0 TDI Quattro, aunque ser especial no era su único objetivo, pues en aquellos años hasta los acaudalados compradores de este tipo de coches solicitaban un motor diésel. Era como una enfermedad que se había expandido a todos los estratos de la sociedad.

 

Los motores turbodiésel alcanzaron un nivel de refinamiento y de prestaciones altísimo en muy poco tiempo, y el V8 4.0 TDI de Audi era un claro ejemplo de ello

Pero todo tiene su punto bueno y el A8 con motor diésel V8 no solo gastaba poco para su tamaño y peso, también era un coche casi imbatible para viajes de larga distancia por carretera a ritmo de cárcel. Según ficha técnica, el peso era de 1.940 kilos –que hasta resulta ligero comparado con sus equivalente actuales– y el consumo era de 7,5 litros cada 100 kilómetros. Debemos recordar que hablamos de un coche que medía 5.052 milímetros de largo y que tenía un depósito de 90 litros; el rango de alcance es simplemente de locos, y además, sin necesidad de viajar demasiado despacio. La revista Autovía, en su número 167, pudo probar un Audi A8 4.0 TDI Quattro y registró consumo de 8,18 litros a 120 km/h en carretera…

Y no solo eso, con 275 CV y más de 600 Nm de par, el A8 turbodiésel V8 es, prestacionalmente hablando, más que respetable. El 0 a 100 km/h se completaba en 7,74 segundos, los 400 metros con salida parada en 15,62 segundos y los 1.000 metros, también con salida parada, en 28,05 segundos. La velocidad máxima estaba limitada electrónicaente a 250 km/h, pero los registros mostrados son los obtenidos por la mencionada revista Autovía en marzo de 2004.

Aquella prueba la firmó el señor David Ayala y, entre otras cosas, destacaba el aislamiento sonoro alcanzado, las buenas prestaciones, el aplomo y la estabilidad, pero también detalles como un convertido de par con un resbalamiento excesivo –equipada la caja Tiptronic de seis relaciones–, que afectaba negativamente a la sonoridad a baja velocidad y a su respuesta, algo más lenta de lo que cabría esperar por sus cifras.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado

Jesus Alonso

Javier Gutierrez