Fiat S76 300 HP, la Bestia de Turín

Fiat S76 300 HP, la Bestia de Turín

Su motor es más grande que la boca de Ignatius Farray


Tiempo de lectura: 3 min.

Hoy día varios compactos están a la venta con 300 CV, pero hace 100 años no era precisamente algo al alcance de la gente corriente. Es más, 300 CV era una cifra prodigiosa para un coche y solo tenía sentido en competiciones locas, de cuando los coches eran potencialmente incontrolables a nada que se potenciaban.

En 1911 se construyeron dos unidades del Fiat S76 300 HP, un prototipo para batir el récord de velocidad que ostentaba el Blitzen Benz de 200 CV. El planteamiento ingenieril era, cuanto menos, curioso: un 28.5 L4, es decir, cuatro cilindrazos de más de 7 litros cada uno, como un Dodge SRT Hellcat actual. Eroga en torno a 300 CV a 2.000 RPM, lo cual nos da una potencia de casi 10 CV por litro, una proeza.

Ningún otro coche ha montado un motor más grande diseñado para automoción, ni en Estados Unidos

No ha pasado a la Historia por romper el récord de velocidad, porque aunque llegó a medírsele 217 km/h, las normas especifican que debe tomarse la media de dos intentos: la ida y la vuelta. El Blitzen Benz quedó invicto. Pasó a la Historia por el intento, y poco faltó para que desapareciese por completo.

Una de las dos unidades fue mantenida por Fiat hasta que fue desmontado después de la Primera Guerra Mundial. El otro, que cayó en las manos del príncipe ruso Boris Soukhanov, acabó estrellándose a principios de los años 20 en Australia sin su motor original, pues tenía en su lugar un Stutz. Durante años se creyó que había sido en una carrera, pero no, fue circulando normalmente. El que se estrelló en su lugar fue un Austro Daimler, de acuerdo a John Medley.

Los restos del coche fueron cambiando de manos durante 80 años, hasta que el chasis superviviente de Soukhanov volvió al Reino Unido. El motor del otro S76 acabó apareciendo también. Se llevó a cabo un minucioso proceso de restauración, para el cual hizo falta construir la caja de cambios, carrocería y radiador. El motor del ya único Fiat S76 volvió a la vida en noviembre de 2014, pasados más de 100 años desde su construcción.

El coche fue completamente operacional al año siguiente, estrenándose en el festival de Goodwood de 2015

Actualmente este monstruo turinés se dedica a hacer exhibiciones en eventos de clásicos de alto nivel, donde se puede apreciar la belleza y la gracia de la ineficiencia mecánica de hace un siglo. Los tubos de escape no los lleva, así se ven las llamaradas que salen de sus calderas. La próxima vez que estará a tiro de una cámara será en el London Concours los días 7 y 8 de junio.

Fiat S76 300 HP

Resulta tremendamente chocante que el mismo fabricante del motor de combustión de automoción más grande del mundo sea el mismo que tiene en producción modelos con uno de los motores de combustión de automoción más pequeños del mundo, el 0.9 TwinAir.

NOTA: existe cierta controversia sobre si el motor Fiat S76 se diseñó para coche o para aeronave. Por lo que he podido averiguar, el Fiat S76 se diseñó para un coche. Existen motores de aviación empleados en dirigibles Forlanini F.5 con características similares de carrera y diámetro de los cilindros, pero ya son de 1912. Ningún avión de tela y madera de la época podía acarrear el peso del S76.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Txesz
Mecánico
Txesz

Supongo que las dudas por el rigen del motor vienen por el que usó su “heredero”, el Mefistofele de 1924 que si equipó un prpulsor de origen aeronáutico.

Viendo que cosas se hicieron en aquellos años, piensa uno que aquellos pilotos no es que tuviesen poco miedo a la muerte, sino más bien algo de desprecio por la vida…

Javier Costas Franco
Invitado

Creo que la confusión viene más bien de que se usó la denominación S76A para la versión aeronáutica, pero las diferencias eran abultadas, al final parece que solo coincidían (y no del todo) en diámetro y carrera, con órganos colocados de forma distinta, uno iba en el sentido horario y el otro al revés, etc.

Txesz
Mecánico
Txesz

Tiene más sentido…


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!