¿Protegen los filtros de habitáculo del coronavirus?

¿Protegen los filtros de habitáculo del coronavirus?

Hace años que existen tecnologías para combatir las "armas biológicas"


Tiempo de lectura: 8 min.

En estos momentos el COVID-19 gobierna gran parte de nuestras vidas, al menos temporalmente. Tras esta crisis, los microorganismos serán un motivo de preocupación mayor, y el recuerdo hará que la ciencia perfeccione nuestras vidas para mantenernos a salvo de otra situación así. La industria del automóvil no será menos en ese deber. De hecho, lleva mucho más tiempo ofreciendo medidas contra los peligros bacteriológicos que cualquier confinamiento.

Esto hay que cogerlo con pinzas, pues no es una medida mejor que el aislamiento; más bien fue concebida por el público, a través de explicaciones apocalípticas, como una pieza necesaria que se había mejorado. Se trata de los filtros de aire HEPA (High Efficiency Particulate Air) que presentó Tesla en 2015, afirmando que vendría incorporado en sus coches Model X y Model S. Un sistema de limpieza para eliminar partículas contaminantes dentro del habitáculo del vehículo.

Este sistema se llamó Bioweapon Defense Mode (Modo defensa contra armas biológicas) y suscitó polémica en su día. Ahora que la situación es la que es, empresas como Geely, en China, apuestan su futura producción en torno a lo que significa una amenaza de este tipo. Prometen invertir 53 millones de dólares en materiales y en investigar el tratamiento del aire para prevenir, de forma concreta, al coronavirus.

Filtro polen Mann carbon activo

Filtro de polen Mann con carbón activo

El filtro estándar funciona como las mascarillas

Este filtro se conoce como filtro de habitáculo o de polen. Forma parte del sistema de ventilación o climatización del coche, y se encarga de eliminar del aire puro las partículas que vienen del exterior para garantizar una calidad adecuada de este. En algunos vehículos de mayor tamaño, como camiones o furgonetas, suelen tener más de uno, y existen de dos tipos: de polen y de carbón activo.

El de polen, de color blanco, se encarga de retener las partículas más pequeñas. El de carbón activo, que tiene color negro, no solo se encarga de retener las partículas de polen, sino que también elimina los olores y gases contaminantes dentro del coche. A la pregunta de cuándo recambiar el filtro, depende de lo que pueda recomendar el fabricante o de las circunstancias, pero por norma general se considera su restitución con más de 15.000 km recorridos y menos de 30.000 km. El HEPA de Tesla dura tres años, en China se recomienda cambiarlo cada año.

Pero si comparamos estos filtros con las mascarillas que se están utilizando para evitar contagiar a las demás personas, encontramos claras similitudes. La mascarilla no deja salir al virus en el caso de que lo tengamos, pero el peligro de infectarnos sigue estando ahí: no nos aísla del exterior completamente. El filtro del aire es igual, no nos protege del exterior al 100 %.

Filtro HEPA Tesla Model X

Filtro HEPA para Tesla Model X

Las partículas y el HEPA

El sistema HEPA, de acuerdo a los datos que tenemos sobre las dimensiones del COVID-19 (entre 0,06 y 0,14 micras de diámetro), no podría retener a priori el microorganismo en la mayoría de vehículos modernos. Esto se debe a que mide menos de lo mínimo que se suele filtrar, que es 0,3 micras. Y una vez el virus ha entrado no va a poder salir, por lo que es recomendable utilizar métodos de desinfección como toallitas y geles para limpiar el interior del coche. De todas formas, cabe recordar que el coronavirus se transmite principalmente con el contacto entre humanos. Por ejemplo, en gotas de saliva, así como a través de aerosoles.

El coronavirus no permanece en el aire tal cual, por lo que ha de ir en gotas o aerosoles cuyo diámetro sí es suficiente para ser retenidas por los filtros

La eficacia que tiene el HEPA es de un 99,97 %, y está compuesta de fibras de vidrio (con diámetros de entre 0,2 y 0,5 micras) que forman una malla. Las partículas que intentan pasar por el filtro acaban atrapadas ente las fibras, que están dispuestas al azar. Esto es posible gracias a tres mecanismos: intercepción, la adhesión de una partícula a la fibra; impacto, cuando las partículas grandes impactan contra las fibras (normalmente por una corriente de aire más potente o la separación de fibras) y la difusión.

Este último método es el que, en teoría, defendería el coche de la entrada del COVID-19. Sirve como apoyo a los otros dos mecanismos y específicamente para partículas de menos de 0,1 micras. Se basa en el movimiento browniano, el comportamiento aleatorio de una partícula cuando choca contra otras en un medio líquido o gaseoso. En este caso, ciertas partículas gaseosas dificultarían la entrada de las partículas invasoras, siempre que el flujo de aire fuera lento.

SARS CoV2 Virus

Esquema del SARS-CoV2 (nombre técnico del coronavirus) – Autor: Rohan Bir Singh

Los fabricantes de HEPA aseguran que puede filtrar hasta partículas de 0,005 micrómetros mediante el mecanismo de difusión

Esto quiere decir que existe riesgo, pero que el HEPA se lo va a poner difícil. Dependerá del uso que le demos al coche y a su sistema de ventilación, pues para que el sistema funcione al 100 % habría que poner el aire acondicionado a máxima potencia durante un buen rato. El HEPA fue concebido originalmente en Tesla (lejos de propaganda relacionada con armas biológicas) para la circulación por zonas contaminadas o con incendios.

En otros ámbitos también, como en medicina, en aviones o en el propio hogar. Es decir, situaciones que aseguren la comodidad sanitaria, pero que no resulten ser mortales y de riesgo. En definitiva, si la probabilidad de aspirar COVID-19 por las entradas de aire ya es muy escasa, que entre al habitáculo es residual.

Lexus nanoe

Lexus con sistema nanoe®

Ozono e iones

Los ozonizadores están de moda desde que el coronavirus llegó a convertirse en una pandemia a tener en cuenta. Son máquinas que sirven para desinfectar con ozono (O3) espacios cerrados susceptibles de tener coronavirus: por ejemplo, un coche. Los tres átomos de oxígeno que tiene esta sustancia oxidan a los microorganismos que se exponen a ella. Este proceso dura entre 15 y 20 minutos, llega a tener un precio asequible y además elimina los malos olores.

El ozono es un método tremendamente efectivo para prevenirnos del virus, pero hay que tener en cuenta que debe ser utilizado en el mismo momento en el que se produce

A pesar de ello, es una sustancia inestable y no puede ser almacenado. Acaba convirtiéndose en oxígeno (O2) y, ocasionalmente, en algo peligroso si se da en cantidades muy altas y con el coche en marcha. En Estados Unidos y en algunos países europeos se dejaron de comercializar ciertos sistemas de purificación por ozono que se vendían con la apariencia de ionizantes, y que ahora llegan a Asia o a otros rincones de América. En otras palabras, los ozonizadores no se deben usar en marcha.

Los purificadores de aire ionizantes suelen producir ozono, pero en cantidades muy bajas, por lo que resultan inocuos en líneas generales (algunos producen ruido a muchos decibelios, lo que puede dañar la audición si alguien se expone mucho a la máquina). Este método consiste en soltar al espacio iones con carga negativa. Estos iones hacen que las demás partículas, que solo tienen carga positiva, se unan y se precipiten al suelo por gravedad.

Algunos ejemplos los podemos encontrar en la tecnología nanoe® de Panasonic -usado por Lexus y Toyota-, que incorpora un sistema inteligente en el que el coche es capaz de detectar los niveles de temperatura y gestionar la potencia del sistema para ahorrar energía. En este caso produce partículas de agua atomizada electrostáticamente compuestas de iones y radicales (tres trillones por segundo) que se unen a las partículas. De esta forma el nanoe®, instalado en el sistema de ventilación, es capaz de absorberlas y adherirlas al filtro.

Según Panasonic, nanoe® puede eliminar el 99% de las bacterias, virus y moho

Como se ve, no falta tecnología para darle guerra a las “armas biológicas”. Tampoco parece que después de este periodo de coronavirus la industria vaya a dar el brazo a torcer, pero no siempre vamos a poder acceder a sus productos ni a estar completamente protegidos por ella. ¿Qué conclusión podemos sacar de todo esto? Que el usar sistemas de filtrado más o menos eficaces tienen más que ver con evitar la entrada de aire contaminado -por vehículos- que otra cosa.

Este reportaje ha sido realizado gracias a las aportaciones de los miembros de nuestra comunidad a través de Patreon. Así podemos seguir realizando periodismo de motor de calidad sin depender de los ingresos publicitarios. Puedes ayudarnos a partir de 1 euro al mes.

COMPARTE
Sobre mí

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!