La historia de los SUV de SEAT, de los prototipos a los concesionarios

La historia de los SUV de SEAT, de los prototipos a los concesionarios

Los primeros antecedentes se remontan al Panda, en los 80


Tiempo de lectura: 10 min.

A punto de decir adiós al año 2019 y prepararnos para un 2020 “chispeante”, SEAT rompe su propio récord de ventas por segundo año consecutivo. Entre enero y noviembre de 2019, la firma afincada en Martorell ha entregado 542.800 vehículos en todo el mundo, un 10,3 % más frente al mismo período de 2018. Es una cifra histórica, como bien remarcan desde SEAT.

Además, se logra mientras el mercado general sufre un retroceso en las matriculaciones, algo que le otorga a lo conseguido mayor importancia. Pero que la marca haya llegado hasta aquí no es fruto de la casualidad, sino de una gama de modelos que gusta más que nunca y se presenta muy en línea con las tendencias entre los usuarios. Sobre todo en Alemania, el principal mercado para la marca del Grupo Volkswagen-Audi, donde ha crecido un 16,3 %.

Han sido seis años de crecimiento ininterrumpido, que cuando acabe 2019 se convertirán en siete. Y ha sido gracias a coches como el SEAT León, auténtico best seller de la marca, pero también, como cabe esperar, a los SUV

Los Sport Utility Vehicle arrasan en ventas y no hay fabricante que deje escapar la oportunidad, el mejor ejemplo es que incluso Rolls-Royce ha lanzado su propia propuesta, el Cullinan, aunque dicen que no es un SUV “porque no es deportivo”. También puede ser un buen ejemplo la propia SEAT, que ya vende más Arona que Ibiza, con el que lo comparte todo. Según datos a fecha de 1 de diciembre de 2019, el Arona había alcanzado las 23.416 unidades y el Ibiza las 22.523.

SEAT Altea Freetrack 2007 05

Muchos prototipos y un crossover

La apuesta por los SUV ha sido todo un acierto, incluso en el caso de CUPRA, que ha superado las 13.000 unidades del CUPRA Ateca. Pero no ha sido de la noche a la mañana, la marca ha estado tanteando al público con diferentes conceptos de salón e incluso una variante crossover del SEAT Altea, el Freetrack lanzado en 2007. De hecho este modelo fue el único que llegó a producción de todos los concept car presentados hasta la aparición del SEAT Ateca.

El Altea Freetrack era, básicamente, un Altea XL “maqueado” con protecciones de plástico negro en pasos de rueda, unos paragolpes algo más voluminosos también de plástico negro, suspensiones con mayor altura respecto al suelo (40 milímetros adicionales) y llantas específicas con neumáticos con un poco más de perfil. Destacaba por la posibilidad de montar un sistema de tracción total Haldex con conexión hidromecánica que se servía de los sensores del ESP y el ABS (colocados en las ruedas) para gestionar el reparto de par.

Sus pretensiones fuera del asfalto no eran muchas, la propia marca lo lo llama “todocamino” en el boletín para prensa publicado en 2007, pero permitía salir de la carretera con algo menos de miedo a golpear por debajo y llevar a la familia de aventura. A la familia y a todo el equipaje en el maletero de 593 litros y un ritmo más que alegre con motores que podían llegar a los 200 CV en gasolina y a los 170 CV en diésel. La versión básica llegó más adelante, el 2.0 TDI con tracción delantera.

SEAT Altea Freetrack 2007 01

Galería de fotos del SEAT Altea Freetrack

No obstante, antes de poner el Altea Freetrack en circulación (y antes de dar a conocer el prototipo que lo adelantó), SEAT ya comenzó a perfilar el concepto en el año 2000 con el Salsa Emoción. Se trataba de un concept car basado en el SEAT Salsa diseñado por Walter da Silva y que dio lugar al León de la segunda generación. Fue desarrollado por el Centro Técnico de Martorell para celebrar su 25 aniversario.

La diferencia respecto al Salsa “a secas” se centraba principalmente en los paragolpes y en unas suspensiones que podían levantar la carrocería respecto al suelo hasta 310 milímetros en modo OffRoad, que se acompañaba de otros dos modos de conducción adicionales: Sport y Street, seleccionables desde un sistema llamado Multi Driving Concept (que acabó siendo el DCC). Tenía un bloque gasolina de 250 CV, conexión a Internet, proyectaba en la pantalla multimedia información del teléfono y su equipo de audio reproducía MP3 y WMA.

Tuvieron que pasar siete años para ver otros concept SUV, aunque en esta ocasión mucho más cercano a lo que hoy entendemos como tal. Hablamos del SEAT Tribu, un prototipo que dio mucho que hablar sobre la llegada de un SUV a la gama de la marca. Se presentó en el Salón de Ginebra del año 2007, mismo año que se lanzó el Altea Freetrack. En ese momento, el Nissan Qashqai, el indiscutible rey de los SUV compactos, acaba de llegar al mercado y nada hacía presagiar lo que vendría después, aunque los SUV ya empezaban a ganar adeptos.

El Tribu fue el primer trabajo de Luc Donckerwolke, quien tomó el relevo a da Silva al mando del equipo de diseño de SEAT. Su objetivo era mostrar las líneas de diseño que usaría la marca en futuros modelos. Es curioso ver que se presentó con una carrocería de tres puertas, hoy condenadas a la extinción y ausentes en el segmento SUV desde que la primera generación del Range Rover Evoque dejará de ofrecerla (el Suzuki Jimny es más todoterreno que SUV…).

Se habló mucho sobre su llegada a producción, pero por diversos avatares que acabaron con una crisis económica tremenda, nunca llegó a materializarse como modelo de calle. Sin embargo, la idea de un coche así en la gama de SEAT regresó, y más fuerte que nunca, en el año 2011, gracias al SEAT IBx, un prototipo que visto desde nuestra perspectiva, es claramente un SEAT Ateca aunque, nuevamente, con tres puertas.

Un detalle importante del SEAT IBx, además de adelantar el lanzamiento del Ateca, era su grupo propulsor híbrido enchufable TDI, que anunciaba 163 CV, 70 gramos de CO2 por kilómetro y un consumo de 2,9 litros gracias a una autonomía eléctrica de 45 kilómetros. Sus baterías prometían necesitar tan solo 25 minutos en puerto de carga rápida para estar completas.

seat 20v20 concept (1)

Tras éste llegó el SEAT 20v20, un prototipo que confirmó el fuerte interés de SEAT por el segmento SUV, que se vio completado con el lanzamiento del SEAT Ateca poco después. Con el 20v20, del que se ha estado hablando hasta hace muy poco, SEAT se centraba en la conectividad con el llamado “Personal Drive”. Se trataba de un mando táctil circular que servía de mando a distancia para el equipo de navegación o como control de la calefacción. Era un dispositivo móvil, que el propietario podía llevar en el bolsillo. Al igual que el IBx, era un híbrido enchufable.

SEAT Marbella Playa Concept, ¿el primer crossover de SEAT?

Hay otros modelos y prototipos que podrían integrarse en este peculiar viaje, como el SEAT León Cross Sport, presentado en Frankfurt de 2015, o el SEAT León ST X-Perience. Pero hay uno muy llamativo, hoy custodiado en la famosa Nave A122 y que la propia compañía considera miembro de su catálogo SUV.

Apareció en 1991 con motivo del Salón de Frankfurt y presentaba un aspecto desenfadado y muy llamativo, con un color espectacularmente “cantoso”. Era el SEAT Marbella Playa Concept. un ejercicio de diseño con aspecto pick-up pensado para el tiempo, libre. El frontal nos sonará muy familiar, se parece al Toledo de primera generación (1L).

Respecto al Marbella, más allá de los cambios para convertirlo en pick-up, presentaba un frontal nunca visto en el modelo y que bien podría haber sido un restyling. El salpicadero se podía considerar un alarde de diseño frente a cualquier otro SEAT Marbella y tenía soluciones muy curiosas en la zona trasera, como unos asientos y unas mesitas plegables, que se ocultaban casi a la vista.

seat marbella playa concept (1)

No obstante, podemos ir un poco más atrás en el tiempo y encontrar vehículos de características similares también basados en el Marbella y además, en el Panda. Por ejemplo, en 1982 se comercializaba un kit para el SEAT Panda con paragolpes reforzados, protecciones de rejilla en lo faros y una baca con cajón de plástico e incluso protección para el carter. Se llamó SEAT Panda Montaña y solo se fabricaron 2.000 unidades con unas peculiaridades tales como la monta de unos neumáticos con mucha adherencia en terreno blando, posibilidad de montar neumáticos de clavos. Tras este, llegó el Panda Terra, que era un pequeño pick-up con techo de lona.

SEAT Ateca, Arona y Tarraco, la avanzada SUV

Fue en 2016 cuando llegó, por fin, el esperado SUV de SEAT, el Ateca. Se presentó en el Salón de Ginebra y casi desde el primer momento se convirtió en un éxito sin precedentes, o casi. Pronto se acumularon las reservas y en el primer mes de comercialización se superaron las 4.000 unidades y no mucho tiempo después se superaron los 30.000 pedidos.

Fue una buena forma de comenzar en el segmento de los SUV, que luego se vio reforzada por la llegada del SEAT Arona, el B-SUV que parece tener buena aceptación, y más tarde por el Tarraco, el SUV de siete plazas que se ha convertido en el buque insignia de la marca. Son a su vez derivados de otros modelos de Volkswagen, el Tiguan (Ateca) y el Tiguan Allspace (Tarraco). El Arona se anticipó al T-Cross.

El SEAT Ateca, además, sirvió de base para que el sello CUPRA tomará vida propia y, como marca separa de SEAT, pusiera sobre el asfalto el CUPRA Ateca. Es una variante del SUV compacto con el motor de 300 CV de Volkswagen, acabados específicos y más cuidados, una puesta a punto más deportiva y unos interiores más refinados y detallistas. Coche que por el momento, es el único en la gama de CUPRA, aunque pronto llegará el CUPRA Formentor y más adelante, el CUPRA Tavascan. Ambos, pertenecientes al segmento SUV.

En definitiva, estas cifras, que han mejorado los mejores años de SEAT, serían inexplicables sin la gama SUV, tanto en España como fuera. Por cierto, salvo el Arona, que se fabrica en Martorell, estos modelos de éxito no se fabrican en nuestro país. El Tarraco se fabrica en Wolfsburgo (Alemania) y el Ateca en Kvasini (República Checa).

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

4
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Txesz
Mecánico
Txesz

Desconocía por completo el Marbella Playa. Buscando fotos del interior, veo ideas que podrían haber sido aplicadas en una versión familiar de la Inca.

Javier Costas
Suscriptor

Viendo las fotos con más detalle, veo que hay un “Photoshop Disaster” en la del Marbella Playa en movimiento. La han sacado así y no es fácil arreglarlo.

Txesz
Mecánico
Txesz

Un fallo en Matrix…

RufusNK
Invitado
RufusNK

Mucha gente desconoce este prototipo, aunque básicamente recordemos que el Marbella estaba basado en el PANDA, y claro, el Panda tiene versión Pickup y 4×4, hecha por el carrocero Moretti. Pero vamos mas haya y es que el Seat/Fiat Panda /Terra/Fiorino tenían versión Pickup. El Marbella tenia versión descapotable con techo de lona. Evidentemente no quiero estar en el asiento trasero de un Marbella Cabrio, en especial en los mas viejos que no tienen cinturones de seguridad o barras de protección (eran una opción). También Moretti como opción fabricaba un techo de fibra para el Fiat/Seat Panda Terra descapotable /… Leer más »

maxresdefault.jpg
263329633_1.jpg
1F4DC22BBC284D4DA614304D4DA613.jpg


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.