Prueba: Toyota Corolla sedán 125H

Prueba: Toyota Corolla sedán 125H

Una opción muy a tener en cuenta si buscas un coche para todo, con buenos consumos y una elevada estabilidad en carretera


Tiempo de lectura: 12 min.

Personalmente, siempre he sido defensor de los híbridos convencionales, y nada tiene que ver con los últimos informes en los que se pone a los enchufables en tela de juicio. No necesito un informe de terceros, para poder decir que los híbridos enchufables tienen el mismo problema que los eléctricos: no hay cargadores. Los híbridos convencionales son una solución tremendamente buena para muchos usuarios, ofreciendo una combinación de consumos muy reducidos en ciudad y consumos contenidos en autopista. Con los híbridos enchufables se puede disfrutar de consumos mucho más bajos, pero se necesita un cargador, sin cargador, los consumos son elevados y es ahí donde reside el problema que se critica en los estudios publicados.

En realidad, los híbridos enchufables no son el problema, ya que bien analizados, tienen una tecnología la mar de interesante, pero esa tecnología ofrece algunas pegas que se deben tener en cuenta. He podido conducir tanto híbridos convencionales como híbridos enchufables, y cada día estoy más convencido de que mi próxima compra será un híbrido convencional, siempre y cuando no acaben por prohibirlos mañana mismo o pongan más pegas a los coches con motores de combustión. No me compraré un eléctrico hasta que no me quede más remedio, y no porque no me gusten, sino porque no hay infraestructura y un eléctrico sin cargadores a mano, es un pisapapeles muy gordo y muy caro. Actualmente, la mejor solución para el transporte personal y privado, es un híbrido (o una moto, claro), pero un híbrido convencional, a no ser que tengas un cargador en casa.

Lo digo totalmente convencido de ello, porque nuevamente, he podido comprobar que con un híbrido convencional se vive mejor allá donde vayas. A finales de junio y comienzos de julio me tomé unos días libres, o semi libres, porque seguí trabajando, y me marché a Jávea con un Toyota Corolla sedán que me prestó la marca. Mismo viaje que hice el año pasado con un Opel Grandland Hybrid4 (híbrido enchufable) con resultados super interesantes, porque con el Grandland tuve que parar a echar gasolina, pero con el Corolla llegué del tirón. Y ambos tienen un depósito de tamaño similar. Es cierto que el Grandland es más grande y más pesado que el Corolla, pero el problema está en su batería y en la cantidad de cargadores disponibles durante el camino. Eso y que no estaba dispuesto a perder dos horas de viaje por cargar la batería, lo siento mucho.

toyoya corolla sedan (18)

Con el Toyota Corolla sedán todo ha sido coser y cantar, haciendo en total, teniendo en cuenta ida y vuelta más lo que nos movimos por allí, más de 1.200 kilómetros con algo más de 75 litros. El depósito del Corolla tiene 40 litros y con eso llegamos a Jávea sin tener que parar a llenar, sobrando 20 kilómetros de autonomía, según el ordenador. A la vuelta, se pusieron 37 litros según el surtidor (se repostó en reserva y quedó lleno) y al llegar a Madrid, quedaban 100 kilómetros de autonomía. A eso debemos sumar otros 20 euros (poco menos de 15 litros aproximadamente), que se gastaron para circular por allí. Y tanto la idea como la vuelta no fueron a 120 km/h, lo que da mayor interés al coche.

El Corolla sedán gasta realmente poco, incluso a alta velocidad en autopista

Tres adultos, un niño y el maletero a tope

Partimos un jueves de junio casi a medio día, con el maletero hasta los topes de cosas, como en cualquier viaje de vacaciones, el niño en su silla bien sujeto y la madre solicitando que ponga música, porque es muy aburrido ir en coche sin música (es muy mal copiloto, por cierto). Hasta que salimos de Madrid nos encontramos con algo de tráfico, en ocasiones teniendo que circular por debajo de los 120 km/h, pero fueron pocas y en general, el viaje fue tranquilo y cómodo, pudiendo llevar un ritmo “ligero” la mayor parte del trayecto. Como apunte personal, tenía interés en realizar un viaje largo con un híbrido convencional, quería comprobar si realmente era es una tecnología interesante para todo uso, o bien, solo destaca por consumos en ciudad, y hasta ahora no había tenido la oportunidad. He probado muchos híbridos, pero nunca había realizado un viaje por carretera de más de 200 kilómetros. Era la oportunidad perfecta.

Además, para la ocasión, no conducía un SUV, sino un sedán compacto cuya longitud no llega a los 4,70 metros (concretamente, mide de largo 4.630 milímetros) y con un maletero de 471 litros. Esta parte, antes de partir, me creaba alguna que otra duda, porque en casa estamos acostumbrados a los 500 litros del Mazda 6 que tenemos y aunque sea pocos litros menos, al final se echan en falta. Pero, sin embargo, no faltó espacio y las formas cuadradas y regulares del maletero permitieron meterlo todo a la perfección. Tampoco hubo quejas atrás por falta de espacio o cosas similares, ni delante tampoco, algo que suele ocurrir cuando llevo a casa coches algo más pequeños. Los tengo malacostumbrados, lo reconozco. Pero en esta ocasión, todo fueron buenas palabras para el coche, incluso la jefa se interesó por el precio, lo que quiere decir que el coche gustó.

toyoya corolla sedan (35)

Por mi parte, no era la primera vez que conducía un Corolla sedán, en realidad he podido probar toda la gama en ocasiones anteriores, pero no había realizado un viaje como este con ninguno. Si pude participar en un “Eco Rallye” con el señor directo de espíritu RACER, Pablo, como copiloto, quedando terceros de nuestra categoría, pero aunque se trata de una prueba interesante, no se puede comparar con el uso normal, día a día, de un coche. Y menos con un viaje largo, donde salen a relucir algunas pegas que no aparecen durante un uso diario en tu zona de residencia, como por ejemplo la comodidad de los asientos o el aislamiento acústico. Puede que durante un uso diario del coche, estas cuestiones pasen un tanto desapercibidas o sean poco molestas, pero tener que sufrirlo durante 500 kilómetros seguidos, es un tema bien diferente. Ahí es donde cosas como el monótono sonido del motor de todos los Toyota Hybrid podría ser un incordió importante, a sabiendas de que todo el mundo que prueba uno de los híbridos japoneses se queja de dicho sonido. Sin embargo, no lo es, no molesta ni destaca por nada en especial y eso ya es un logro.

Olvídate del característico sonido de los Toyota híbridos, es algo que ha pasado a la historia

Los Toyota híbridos funcionan muy bien, son de lo mejor entre los híbridos, pero su característica transmisión epicicloidal tiene tantos detractores como seguidores. Es la principal excusa de los usuarios para no escoger un Toyota, su desagradable sonido, y es una lástima que se descarte un coche que merece mucho la pena por ese detalle. Por eso, Toyota ha trabajado en el aislamiento acústico de sus coches y el Corolla sedán raya a un buen nivel en este apartado. Puedes ir muy rápido, lo suficiente para estar cometiendo un delito según el código de circulación, sin que el sonido del motor llegue a molestar. Es más notable el sonido del aire contra la carrocería, aunque tampoco es molesto.

Otra cosa a destacar es la posición de conducción, después de 500 kilómetros no notas molestias, ni sientes que los asientos sean incómodos o algo por el estilo, más bien lo contrario, podrías “calzarte” todo el viaje del tirón sin problemas. A mí me gusta parar al menos una vez, para estirar las piernas, salir del coche y que te de el aire, beber algo tranquilamente y si eres fumador, pues aprovechas y te fumas un cigarro. Ayuda mucho a que el viaje sea más ameno y canse menos, pero es cierto que el Toyota Corolla sedán te permite hacerlo por completo sin notar cansancio adicional.

toyoya corolla sedan (12)

Unos consumos “de libro”

Una de las cosas que más me han gustado del Toyota Corolla sedán ha sido su estabilidad en carretera. Por lo general, en cuanto subo el ritmo, tanto la madre como el niño empiezan a quejarse, sobre todo la madre porque se marea. Sin embargo, con el Corolla sedán no ha habido ni una sola queja y los 120 km/h se superaron con holgura en algunos tramos. Eso se debe a la sensación general de control que se tiene a los mandos y a la sensación de seguridad que tiene todo el pasaje, ya que la estabilidad a alta velocidad es buena. Se tiene mucho control sobre lo que ocurre y el coche no ofrece reacciones raras ni bruscas, siempre, claro está, que manejes los mandos con la suavidad necesaria. A cierta velocidad, cualquier movimiento sobre el volante puede ser crítico, pero debo reconocer que con el Corolla sedán me he encontrado muy cómodo y por lo visto durante el viaje, el resto de los ocupantes del habitáculo también.

La sensación de control que se siente a los mandos está provocada, por un lado, por lo bajito del coche, con el centro de gravedad cerca del suelo. Por otro lado, por el trabajo realizado en las suspensiones y por su aerodinámica, dos apartados que personalmente me gustan bastante en este modelo. La suspensión no es firme, pero tampoco es blanda, Toyota ha llevado a cabo una puesta a punto muy equilibrada, muy neutra, que ofrece un compromiso casi perfecto entre estabilidad, confort e incluso dinámica en carretera de curvas. En la zona de Jávea hay carreteras para quitarse el sombrero, donde disfrutar de lo lindo conduciendo y siempre me suelo escapar alguna mañana a conducir, algo que, obviamente, hice con el Corolla. En esas circunstancias eché de menos más motor y poder controlar el cambio, pues lo único que se puede hacer es seleccionar la posición B en el selector, para aumentar la retención. No tiene levas ni tampoco una posición específica del selector para poder controlas las marchas. En cuanto al resto, tanto suspensiones como frenos o dirección ofrecen una buena respuesta, que sin ser deportiva, permite disfrutar conduciendo.

Habiendo coches como el Corolla sedán, cuesta entender que todo el mundo esté obsesionado con los SUV

En esas condiciones los consumos tampoco suben en exceso, siendo realmente lo mejor del coche. En autopista, durante el viaje de Madrid a Jávea, el ordenador estuvo marcando en todo momento entre 6 y 6,4 litros cada 100 kilómetros, y recordar que no íbamos a 120 km/h, mientras que por ciudad la cifra bajaba a unos 3 ó 4 litros de media, pudiendo ver en ocasiones incluso menos de 3 litros, volviendo a subir a los 6 litros cuando encaraba carretera de curvas. Son cifras muy buenas que, nuevamente, me hacen reafirmarme en mis opiniones respecto a los híbridos convencionales. Me gustan y es claramente la tecnología que montará mi próximo coche, ya que he podido comprobar que ofrecen un compromiso muy bueno entre prestaciones y consumos, dejando que disfrutes de vez en cuando. Sí, no es la opción perfecta para salir a curvear, pero sí es el mejor compromiso para todo y al no tener cargadores disponibles, la mejor opción a día de hoy.

toyoya corolla sedan (8)

Asequible, fácil y agradable de conducir y con consumos bajisimos, ¿qué más quieres?

He tenido el Toyota Corolla sedán durante el suficiente tiempo como para comprobar que, para un uso diario, como coche para todo, lo borda. Es fácil de conducir, consume poco, tiene un maletero aprovechable y el habitáculo es suficientemente grande para una familia media y además, no es un coche caro. Los precios parten de 25.100 euros, una tarifa que no es elevada viendo como está el mercado. Por diseño, pues para gustos los colores, a mi me gusta y parece que a mucha gente también, porque he podido ver que había gente que se paraba a mirarlo. No es un deportivo, no gira cabezas, pero con las llantas grandes llama la atención.

Obviamente, si buscas un coche con altas prestaciones, mejor mira otra opción, el Corolla sedán solo se puede escoger con un solo grupo motor, el híbrido de 122 CV, pero para la gran mayoría de los usuarios es más que suficiente y permite viajar por carretera cargado hasta los topes sin problemas. Lo bueno es que cuenta con la etiqueta ECO, con las ventajas que ello conlleva, sobre todo si vives en una población de más de 50.000 habitantes, las cuales tendrán que contar con zonas de bajas emisiones y por tanto, contarán con diferentes impedimentos para modelos con otras etiquetas en el futuro.

Y si todavía no lo tienes claro respecto al Corolla sedán, solo ten en cuenta que los taxistas y los VTC han escogido el Corolla sedán como su coche de trabajo y eso significa que es un coche de precio accesible, agradable de conducir, barato de mantener y fiable. Argumentos de peso para comprar un vehículo “para todo”.

Datos técnicos

FICHA TÉCNICA  
MODELOToyota Corolla sedán 125H
MOTOR TÉRMICOCuatro cilindros gasolina atmosférico, 1.798 centímetros cúbicos. Delantero transversal con 72 kW (98 CV)
MOTOR ELÉCTRICO 1Delantero transversal con 53 kW (72 CV CV)
BATERÍANiquel - hidruro metálico colocada en posición trasera central
RENDIMIENTOPotencia máxima90 kW (122 CV)
Par máximo142 Nm
TRANSMISIÓNTracción delantera. Cambio epicicloidal de relaciones múltiples
SUSPENSIÓNDelanteraMcPherson con muelle helicoidal
TraseraParalelogramo deformable con muelle helicoidal
DIMENSIONES Y PESOSLargo por ancho por alto (mm)4.630 x 1.780 x 1.435
Batalla (mm)2.700
Peso declarado1.385 kilos
MALETEROCon todas las plazas / asientos abatidos471 litros / N.D.
Neumáticos205/55 R16
DATOS PRESTACIONALESAceleración de 0 a 100 km/h11 segundos
Velocidad punta180 km/h
Relación peso potencia11,35 kilos por caballo
CONSUMOSConsumo medio homologado (WLTP)4,3 litros cada 100 kilómetros
Consumo medio durante la prueba6.4 litros
PRECIO 25.100 euros

Galería de fotos

Toyota Corolla sedán

25100
Toyota Corolla sedán
6.9

Comportamiento en carretera

8.0/10

Comportamiento en ciudad

8.0/10

Confort

8.0/10

Consumo

9.0/10

Habitabilidad

7.5/10

Infoentretenimiento

6.0/10

Prestaciones

7.0/10

Relación valor/precio

7.0/10

Seguridad

8.0/10

espíritu RACER

0.5/10

A favor

  • Consumos
  • Estabilidad en carretera
  • Facilidad de conducción

En contra

  • Prestaciones algo justas
  • Imposibilidad de manejar el cambio de forma manual
  • Solo una opción mecánica en la gama
COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
nRoK
Invitado
nRoK

Consumos de 6-6,5l son los que hago yo con un SUV diésel con lo que de que esos consumos serán buenos es relativo. Una berlina diesel gastaría un litro menos y un gasolina similar además de menor peso al no tener baterías. Un híbrido es fantástico si haces mucha ciudad. Si haces mucha carretera un diesel es imbatible, a menos que tus trayectos diarios entren en el rango de autonomía de un híbrido enchufables y dispongas de punto de carga. La clave es comprarse el tipo de coche acorde a tu perfil de conducción. No hay que demonizar los híbridos… Leer más »


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez