Pere Navarro, postulado como nuevo director de la DGT

Pere Navarro, postulado como nuevo director de la DGT

Fue el responsable de la seguridad vial de 2004 a 2012


Tiempo de lectura: 4 min.

Pere Navarro Olivella ha sido sin género de dudas el director de la DGT más mediático y polémico de los últimos años. Dirigió el ente público desde 2004, cuando llegó el PSOE al poder, hasta 2012, cuando le reemplazó María Seguí por razones políticas (cambio de color en el Gobierno). Esta funcionaria tuvo que ceder el puesto a Gregorio Serrano tras volverse insostenible su situación personal por presunta corrupción, causa que acabó por ser archivada. También por razones políticas Pere Navarro podría volver a su antiguo cargo.

El director de la DGT saliente, Gregorio Serrano, no es un experto en seguridad vial, a diferencia de Navarro y Seguí. Desde comienzos de año su puesto ha sido muy cuestionado por la gestión de la encerrona de la A-6, donde miles de vehículos se quedaron atascados en un temporal de nieve y dejados a su suerte hasta que llegó la UME al alba. Su mérito para el puesto era ser amigo del ministro del Interior del PP, Juan Ignacio Zoido. Tras la moción de censura que descabalgó al PP del poder, toca cambiar a miles de cargos, como el director de la DGT.

El nombre de Pere Navarro será planteado en el Consejo de Ministros de mañana, por lo que podría volver a su oficina en cuestión de días. La DGT es un órgano dependiente del ministerio del Interior, ahora controlado por Fernando Grande-Marlaska Gómez. Durante el mandato de Navarro en la época socialista la siniestralidad en España descendió más rápido que en los países de nuestro entorno y se quedó por debajo de la media europea. No es eso lo que nos pareció mal, sino las formas.

Durante la época de Navarro se implantó el carné por puntos, la eficacia recaudadora de la Administración se dobló, algunas conductas acabaron convirtiéndose en un delito… La política de mano dura ha acabado funcionado -nos guste o no, ahí están los números- y con la política de bajo perfil con Seguí y Serrano las víctimas empezaron a repuntar. La recuperación económica algo tendrá que ver con ello.

A principios de este año conocí a Pere Navarro en un coloquio organizado por CEA en su sede de Madrid. Traté de abstraerme mentalmente de todo lo que podía pensar sobre la persona, y me centré en el funcionario. Pere Navarro sabe mucho sobre seguridad vial aunque no conduzca ni sea un apasionado del automóvil; total, no le pagan por eso.

Su misión era cumplir con los objetivos de reducción de siniestralidad que José Luis Rodríguez Zapatero, por entonces candidato a presidente del Gobierno, había plasmado en el programa electoral de 2004. Sí, eso también se votó, lo interesante empieza en la página 54. En lo que falló la obra de la DGT en aquel periodo, a mi modo de ver, es el explicar a la ciudadanía el porqué de las cosas. Una medida no puede ser considerada justa si no se comprende.

Pere Navarro 2008

Pere Navarro (director de la DGT) y Alfredo Pérez Rubalcaba (ministro del Interior) en un acto en 2008

Al final, con lo que se quedó la mayoría es que era una política represiva, con ánimo recaudatorio, y poco centrada con la seguridad vial. Los típicos chascarrillos los hemos oído todos: “que persigan a los que no ponen los intermitentes”, “esto es solo para recaudar”, etc. Lo dicho, las cifras avalan esa gestión. Quien conducía hace 14 años ha tenido que notar algo. En 2004 estrené mi carné de conducir, y vaya si se ha notado la diferencia.

Con estas palabras no quisiera dar la impresión de que apruebo todo lo que se hizo, como convalidar el carné A1 para conducir motocicletas de 125 cc, triciclos y cuadriciclos con tres años de permiso de turismos y sin haber dado ni una sola clase en una autoescuela. El mercado de 125 cc creció mucho, pero también aumentó la siniestralidad de los moteros inexpertos.

También dudo de la eficacia de los cursos de recuperación de puntos en su vertiente pedagógica, de que no se haya limitado el acceso a modelos de relaciones peso/potencia muy bajas en función de la experiencia, de la colocación de radares en lugares donde la siniestralidad es nula o de la sensación de persecución y culpabilidad que puede experimentar el conductor.

Ahora la DGT cuenta con un arsenal de policías electrónicos que pueden ver lo que los guardias no podían ver: cinturones desabrochados, coches que circulan sin seguro, distancia de seguridad que no se respeta, etc. Las políticas de control van a ser aún más eficaces, y las contramedidas cada vez tienen peores resultados -de las que aún son legales, quedan pocas-.

Pere Navarro volverá a dar mucho que hablar. El funcionario tiene 66 años, y por lo que pude ver el enero pasado, energía y determinación no le falta. Vayámonos preparando.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.