Los coches ya no son lo que eran

Los coches ya no son lo que eran

En algunas cosas debemos dar gracias de que así sea


Tiempo de lectura: 6 min.

Existe la sensación entre los aficionados que los coche actuales no son lo que eran. El típico comentario que siempre se dice con cada nuevo lanzamiento y que, por una parte, tiene razón. Los coches ya no son lo que eran, y agradecidos deberíamos de estar en muchos casos, pues la seguridad de los automóviles actuales está a años luz, de lo que podía ofrecer un modelo hace poco más de 15 años.

Son auténticos tanques, con estructuras “inteligentes”, materiales muy evolucionados y técnicas de construcción que no se usaban ni siquiera en competición hace pocos años. Así que, sí, es cierto, los coches no son lo que eran. Hay un comentario que podrás oír una y mil veces, un comentario totalmente equivocado y pronunciado por una simple y atroz falta de información, potenciada por una falta de interés máxima: “los coches de ahora son de mantequilla”, se rompen al primer golpe. Efectivamente, se rompen al primer golpe pero no son ni mucho menos de mantequilla.

Es un tema que costará hacer entender a los profanos y a todos aquellos a los que no les interesa lo más mínimo, a pesar de que su seguridad está garantizada por esas “roturas al primer golpe” de elementos flexibles para colisiones a muy baja velocidad o atropellos. Se trata de lo último en seguridad pasiva, algo que lleva décadas desarrollándose y cada día es mejor: estructura deformable para absorción de impactos. Y esta no se rompe al primer golpe.

Polestar 1 Crash Test

Los coches actuales se diseñan de tal manera que se deforman progresivamente, por zonas, para absorber la mayor cantidad de fuerza generada en el impacto. Los ingenieros han logrado “controlar” la deformación y la resistencia de los materiales y son capaces de “programar” su resistencia para que en caso de accidente, la estructura del coche absorba, y además disipe y redirija la energía generada con la intención de que llegue lo menos posible a los ocupantes. Evidentemente, hay impactos extremadamente fuertes que no pueden ser disipados y absorbidos por completo y otros en lo que el resto de dispositivos de seguridad complementan el trabajo de la estructura.

Muy cierto que los coches no son como antes. Y menos mal en según qué casos, como en anteriormente mencionado. El problema que ven muchos, es que los coches actuales no tienen “alma”, la electrónica lo controla todo, son robots sumamente eficaces y rápidos pero carentes de sensaciones, no tienen feeling y se parecen mucho unos a otros. Que, nuevamente, no está falto de razón.

La evolución ha llevado a ofrecer a los fabricantes coches que son cómodos (mucho), son seguros, rápidos y con unos consumos bastante bajos, pero te aíslan del exterior. Para el común de los conductores es toda una bendición, una sensación de calidad que agrada y además, vende. Debemos pensar que las marcas viven de vender coches, no de los seguidores o fanáticos.

Audi TT Chasis 1

Por otro lado, el aumento de la calidad, la mejora en los materiales, en los sistemas y métodos de diseño y desarrollo, los avances en construcción y la mejora de las carreteras contribuyen a que los coches actuales sean como una burbuja que te aísla del exterior matando cualquier atisbo de emoción y sensaciones. Pero nuevamente, eso vende, pues la gente corriente no quiere ir todo el día notando los baches de las carreteras, ni escuchando el motor o el ruido que hacen los neumáticos.

Tampoco quien sentir cosas a través del volante y les importa bien poco si al mover la palanca de cambio se nota cómo engranan las marchas entre sí. Para eso, los fabricantes tienen las versiones deportivas de sus modelos, para que todos aquellos que quieran sentir y emocionarse al volante, tengan un coche que se lo ofrezca.

Evidentemente, estos coches también se benefician de todos los avances logrados por cada marca a lo largo de los años y tienen, digámoslo así, una pequeña pega: hay que ir muy rápido para tener esas sensaciones que antes decíamos. Con un coche que tenga unos años a sus espaldas no es necesario ir tan rápido para tener la sensación de ir rápido (valga la redundancia), para notar cómo trabaja el coche en general; para disfrutar al fin y al cabo. Por eso se suele decir que los coches ya no son como antes. Y esto seguramente lo diría tu padre, y antes de tu padre lo diría tu abuelo y antes de tu abuelo, lo diría tu tatarabuelo. Es “ley de vida”.

Pero al menos ahora podemos tener un coche “normal”, diseñado para las masas, pero desarrollado en circuitos como Nürburgring, ese que está en Alemania y del que todo el mundo habla, el de los récords. Se trata de una pista que data de la época nazi que tiene 20,8 kilómetros de longitud y nada menos que 73 curvas. Un piloto de Fórmula 1 lo denominó como “El Infierno Verde” por la cantidad de vegetación y quienes han rodado allí, aseguran que da la impresión de que estás en una montaña y que te diriges a un destino en concreto, que no estás dando vueltas en un circuito cerrado. Su asfalto tiene baches, grietas, desniveles, cambios de rasante y un recorrido especialmente tortuoso.

Los fabricantes, sobre todo de deportivos, tiene una “base” de operaciones establecida en la pista para la puesta a punto de sus coches y es que, si va bien en esa pista, irá bien en cualquier carretera, o eso dicen. Con estos test se define el comportamiento dinámico, la fiabilidad, la capacidad de frenada… tienes un coche “normal”, puesto a punto en Nürburgring y que no, no te dará las sensaciones de los “coches viejos”, pero su comportamiento y prestaciones serán suficientes para que se pueda disfrutar a los mandos.

Efectivamente, como muchos aficionados dicen, los coches no son lo que eran, pero para ciertas cosas es toda una ventaja. Seguro que pocos estarán dispuestos a prescindir de las luces automáticas, del sistema multimedia que deje escuchar música desde Spotify o de los estúpidos sistemas que aparcan solos el coche (si, has leído bien, estúpidos). A esos querríamos ver a los mandos de un coche de finales de los 80 sin dirección asistida (pero con elevalunas eléctrico), con frenos sin servoasistencia (pero con aire acondicionado) o bajando las ventanillas con la clásica manivela.

Renault Megane R S Trophy R Record Nurburgring 3

Por si fuera poco, estamos en plena “era SUV”, un segmento que ha ido arrasando y desvirtuando muchos conceptos muy establecidos hasta el momento. Por ejemplo, hay versiones RS sobre algunos SUV de Audi, BMW lanzó variantes M de los X5 y X6 por mencionar algunos e incluso Mitsubishi enterró sus Lancer EVO y tenía intención de reconvertir esa denominación y usarla en modelos SUV eléctricos de altas prestaciones. Muchos dirán que los fabricantes están creando lavadoras con ruedas y que tanto su conducción como su funcionamiento son muy artificiales. Pero los aficionados, recordad, somos malos compradores y además, también somos minoría.

Usando una frase de una conocida saga de novelas: no será rápido, no te va a gustar. Aunque al menos, y mientras nos dejen (que parece que será por poco tiempo), siempre nos quedarán los “coches viejos”.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

6
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
cacho_perro
Invitado
cacho_perro

Siendo cierto que los coches actuales son mucho más seguros y en general están mejor fabricados que antes, también es fuente de la mayoría de las quejas de usuarios que la abundancia de electrónica y sistemas de anticontaminación provocan tanto un mantenimiento caro (rellenar Eolys, adblue, filtros FAP que se obturan o rompen, catalizadores ídem, etc.) como múltiples problemas y averías que acaban muchas veces con su bolsillo y paciencia… El tener que cumplir medidas Euro cada vez más restrictivas sin que se dispare el precio del vehículo con una competencia salvaje hace que tengan que ahorrar costes donde sea… Leer más »

Javier Costas
Editor

El quid de la cuestión es que hay que hacer mantenimiento preventivo, y eso se aplica a los sistemas antipolución y a los ADAS. Por ejemplo, las asistencias no funcionan bien con un cristal sucio, que ha sido cambiado sin recalibrar, etc. No siempre la culpa es del fabricante. Rellenar el Adblue tiene un coste ridículo, no vayas por ahí, otra cosa es que se estropeen cosas caras como los DPF o las sondas lambda, y cuando eso ocurre, ¿de quién es la culpa? Puede que el patrón de conducción del cliente sea el problema, véase ir de garaje a… Leer más »

cacho_perro
Invitado
cacho_perro

Resumiendo: los coches actuales son más dependientes que antes del “buen uso” del conductor y del “correcto mantenimiento” (cuando la mayoría de propietarios no sabe / no le han informado de ello) aparte de su “obsolescencia programada” de turno pero eso no te libra de tener que llevar el coche al concesionario cada X kilómetros para que le metan un sablazo en las revisiones tocando nosesabequé y que cuando soporte una avería gorda (por ejemplo, ahora que hablas de Adblue, la avería del depósito del mismo que cuesta un pastizal arreglar y están sufriendo múltiples modelos de PSA) los concesionarios… Leer más »

Javier Costas
Editor

Hola de nuevo. Cualquier producto es susceptible de durar más con un mejor trato que al revés, me da igual que me hables de libros que de tabletas ultrasofisticadas o de coches Tesla. Por cierto, al respecto de eso último, es una marca Premium, en ese sentido no están engañando a nadie con los precios (tema aparte es si las calidades de los coches se corresponden a ese nivel de precios, hablo de compra, no de mantenimiento). Los propietarios tienen todos en su guantera un precioso manual de instrucciones que deberían leer. Eso para empezar. En los coches más antiguos… Leer más »

Fga
Invitado
Fga

Los autos seguros no se venden en todo él mundo, America Latina, India, China son ejemplos de cómo las marcas hacen lobby, maximizando utilidades. Obviamente los gobiernos locales y regionales son los mayores responsables por no pensar en los usuarios. Hoy se venden 0km más inseguros que autos más viejos pero que se construían para el mercado global. Sin lugar a dudas la tecnología y los avances en todas las áreas hoy permiten alcanzar estándares de seguridad altísimos. Confiabilidad y durabilidad, tanta electrónica pone en duda si los automóviles podrán vivir tantos años frente a soluciones más “mecánicas”, hay mecánicas… Leer más »

Javier Costas
Editor

Afortunadamente, las iniciativas como Global NCAP han puesto el dedo en la herida y los fabricantes poco a poco van enmendando la mala práctica de desperdiciar el valor de la vida de sus clientes en países en vías de desarrollo o poco desarrollados. Y la presión de entidades reguladoras están obligando a los fabricantes a vender coches más actualizados. Durante el siglo XX los ciclos de vida de algunos coches eran de décadas, no de unos pocos años. Sin duda hemos avanzado y mejorado.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!