Ya puedes comprar tu Dodge Charger del ‘68

Ya puedes comprar tu Dodge Charger del ‘68

Desde 42,90 euros en tu tienda de modelismo más cercana


Tiempo de lectura: 2 min.

El Dodge Charger es, sin lugar a duda, un coche reconocido por la gran mayoría. Junto con el Ford Mustang y el Chevrolet Corvette, es uno de los muscle cars que mejor representa industria automovilística estadounidense, aunque el Charger siempre ha sido “el malo” de la película.

Producido por primera vez a mediados de la década de los sesenta, el Dodge Charger ha sufrido varias modificaciones a lo largo de los años, ahora en un formato moderno que se fabrica desde 2006 que, aunque mantiene grandes motores de ocho cilindros en uve, ha pasado a ser una berlina de cuatro puertas.

El Charger se ha vendido en tres formatos a lo largo de su palmarés histórico: como un gran coupé (B-Body) de 1966 a 1978, como un compacto de tracción delantera (L-Body) de 1983 a 1987, y como un sedán del segmento E (LX y LY) desde 2006 hasta nuestros días. El nombre Charger también se usó en un prototipo de 1999, anticipándonos lo que sería el Charger actual.

La mayoría de los petrolheads reconoceremos al icónico Charger por sus apariciones en películas como “Bullitt” o por ser el coche predilecto de Dominic Toretto en la saga “Fast and Furious”

Sin embargo, ninguna de ellas puede acercarse a la imagen de un Charger clásico de segunda generación, en color negro y con una gran toma de aire para el compresor instalada sobre el motor V8. Desafortunadamente para la mayoría de nosotros, es un coche que ya no está al alcance de nuestros bolsillos debido a su estatus de coche de culto -y a la maldita burbuja que se está creando sobre cualquier coche mínimamente especial-.

El fabricante de modelos a escala Superslot nos ofrece un Dodge Charger de 1968 con las especificaciones previamente mencionadas y un nivel de detalle bastante decente para lo que nos piden por él. Un icónico modelo americano a escala, con luces, imán, trencillas de cambio rápido, interior detallado… para disfrutar al máximo en las pistas de ranura eléctrica.

Por cierto, un detalle, el Charger de Dominic Toretto en la primera entrega de “The Fast and The Furious” tiene la misma matrícula de California que esta réplica, 2JRI424, pero si nos ponemos puntillosos ese modelo es de 1970. Se lo perdonamos.

¿El precio? 42,90 euros; solo le faltaría el rugido de su corazón big block en vez de el zumbido eléctrico.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.