¿Y si el Toyota MR2 fuera así?

¿Y si el Toyota MR2 fuera así?

Esta recreación digital, nos pone los dientes todavía más largos


Tiempo de lectura: 3 min.

Desde que Toyota se pusiera a trabajar en su nueva imagen deportiva, cuyos primeros pasos fueron el GT86, no se ha dejado de especular sobre el regreso de diferentes modelos. Ya se dijo, con el lanzamiento del GT86, que Toyota trabajaba en el regreso del Celica, aunque finalmente no fue así y tampoco se puede considerar al Toyota GT86 como un sucesor del Toyota Celica, como se especuló en su momento.

Ahora, con una más que interesante gama de modelos deportivos, los rumores no han desaparecido, más bien se han incrementado, sobre todo después de que la marca presentara aquel cúmulo de prototipos eléctricos, donde aparecieron un par de propuestas deportivas. Una de ellas, anunciado oficialmente, será un nuevo deportivo de Lexus que, según se dice, recuperará el espíritu del LFA. El otro se ha señalado como el futuro regreso del Toyota MR2 y no se ha parado desde entonces.

El Toyota MR2 es, por así decirlo, el coche que le falta al catálogo deportivo de Toyota. Un roadster sin compromisos, que le plante cara al Mazda MX-5, que parece vivir muy cómodamente en un segmento donde es casi la única opción al alcance de muchos usuarios y que remate por fin el regreso de la firma al apartado deportivo. Cabe recordar que el MR2 dejó el mercado allá por 2007, cuando hubo algunos medios y algunos aficionados que lo consideraban una mejor alternativa al Miata.

Sin embargo, por el momento, el regreso del Toyota MR2 es, como poco, duda. Por mucho que los aficionados y los amantes de la conducción aboguen por el regreso de un modelo, al final, la verdad es que un coche como el MR2 no es rentable. Y eso en Toyota lo saben, lo han vivido con el GT86, un coche que cumplía con todos los requisitos de los aficionados –reparto de pesos al 50%, motor atmosférico, cambio manual, propulsión, centro de gravedad muy bajo, diseño atractivo… – y las ventas fueron pocas, porque los aficionados, que tanto lo aclamaban, no se lo compraban.

toyota mr by Theottle (2)

De todas formas, el Toyota MR2 continúa acaparando la atención de los aficionados y los rumores se mantienen al mismo ritmo, acompañados en ocasiones por creaciones digitales como las que ilustran estas líneas. Una creación de Theottle, un canal de Youtube que ha tomado un MG Cybester como punto de partida y ha desarrollado lo que podría ser el nuevo Toyota MR2. Theottle lo ha denominado “Toyota MR-E”, pues llevaría un motor eléctrico, aunque Theottle o ha querido especular con sus cifras.

¿Hay hueco en la gama de Toyota para un MR2? Por el momento, es evidente que no. La transformación eléctrica acapara muchas atenciones y mucha inversión, y los SUV son la fuente de ingresos de todos los fabricantes. Es lógico que se centren en eso. Ahí está la nueva generación del Toyota C-HR, por ejemplo. Por otro lado, si finalmente regresara el MR2 al mercado, es posible que no llegar a Europa, como no llega, por ejemplo, el Toyota GR Corolla o el Toyota Prius.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.