Se cumplen 100 años de la victoria en su categoría del Austro-Daimler ADS R “Sascha” en la Targa Florio

Se cumplen 100 años de la victoria en su categoría del Austro-Daimler ADS R “Sascha” en la Targa Florio

Un equipo del departamento de Museo y Patrimonio de Porsche ha llevado a cabo la restauración de este automóvil histórico.


Tiempo de lectura: 6 min.

La tradición de Porsche por la fabricación de vehículos deportivos compactos y ligeros con tecnología puntera forma parte del ADN de la marca desde su primer vehículo. Ferdinand Porsche, en aquel entonces Jefe de Desarrollo y Producción de Austro-Daimler, llevó a la victoria el Austro-Daimler ADS R en la Targa Florio. Un equipo del departamento de Museo y Patrimonio de Porsche ha llevado a cabo la restauración de este automóvil histórico aprovechando el centenario de la victoria en su clase.

Ferdinand Porsche conoció al conde Alexander Joseph von Kolowrat-Krakowsky en 1921. Aquel entusiasta de las carreras automovilísticas, apodado “Sascha”, era socio de Austro-Daimler, la empresa en la que trabajaba Ferdinand Porsche en ese momento. Porsche y Kolowrat hablaron sobre hacer realidad una visión compartida: un automóvil pequeño, con un gran volumen de producción y a un precio bajo. Porsche necesitaba la aprobación del Consejo Directivo de Austro-Daimler para desarrollar el coche, pero los ejecutivos se mostraron escépticos.

A pesar de todo, Ferdinand estaba convencido de que la repercusión positiva tras lograr el éxito en una carrera convencería a sus críticos. El magnate de la industria y productor de cine Kolowrat financió el proyecto para construir un pequeño automóvil de producción con motor de solo 1.100 centímetros cúbicos, y también una versión de carreras, el ADS R, que fue bautizado con su apodo, Sascha. El resultado fue una variante de carreras, biplaza y liviana, hecha a partir del modelo de cuatro asientos de serie, que pesaba solo 598 kilogramos.

imagen 1

El “Sascha” representaba un nuevo concepto que finalmente demostró funcionar.

El pequeño motor se encontraba situado en una posición muy retrasada en el chasis. Esto ayudó a lograr una distribución de peso de 53 por ciento en la parte delantera y 47 por ciento en la trasera, que con los dos depósitos de gasolina llenos y los dos ocupantes quedaba perfectamente equilibrado. El segundo bucket estaba reservado para el mecánico, lo que no era inusual en aquellos momentos. Las piezas de repuesto y las herramientas iban en una caja de madera detrás de los asientos y las ruedas de repuesto fueron fijadas a los lados.

Hace cien años, el 2 de abril de 1922, el conde Alexander “Sascha” Kolowrat condujo a la victoria en su categoría la obra de Ferdinand Porsche en la Targa Florio. Aprovechando la ocasión, un equipo del departamento de Museo y Patrimonio de Porsche ha llevado a cabo la restauración de este vehículo histórico tan peculiar.

Los cuatro prototipos del ADS R solo se terminaron poco antes de la carrera de 1922. Apenas subieron al tren, las carrocerías de aluminio de los Sascha fueron pintadas de rojo, de manera que no destacaran y fueran robados en Italia. Para ayudar a diferenciarlos desde la distancia, Kolowrat los adornó con símbolos de naipes. Su auto fue decorado con corazones, mientras que al de Alfred Neubauer, el piloto más exitoso y más tarde Director de Competición de Mercedes, le pusieron diamantes. Fritz Kuhn condujo uno con picas y Lambert Pöcher con tréboles.

imagen 3

Muchos alardearon de grandes motores en la Targa Florio, pero el Sascha de 598 kilos era un modelo ágil con sus 50 caballos de potencia a 4500 revoluciones”, dijo Achim Stejskal, director de Museo y Patrimonio de Porsche

El conde Kolowrat no solo financió y dirigió la operación, sino que también se puso al volante del vehículo, inscrito en la categoría de 1,1 litros. Más tarde, los cuatro pilotos del “Sascha” calificarían la Targa Florio como una “carrera extraña por rutas endiabladas”. Los autos salían a intervalos de dos minutos, lo que significaba que los participantes nunca veían contra quién estaban compitiendo. El objetivo era completar cuatro vueltas de 108 kilómetros cada una por la isla de Sicilia. Al final, después de 432 km, 6000 curvas y pendientes de hasta el 12,5 por ciento, el primer Austro-Daimler ADS R terminó en el puesto 19 de la clasificación general. Al final de la carrera, su velocidad media había sido solo 8 km/h menor que la de los competidores más rápidos, con motores cuatro o cinco veces más potentes.

La prensa italiana elogió al veloz y resistente “minicoche”, con una velocidad máxima de 144 km/h, como “la revelación de la Targa Florio”. Para difundir la noticia más allá de las fronteras de Italia, Ferdinand Porsche colocó grandes anuncios en los periódicos: “¡Austro-Daimler es el vencedor moral de la Targa Florio de 1922!”. Fue un reclamo contestado solo unos días después por Daimler, que colocó grandes anuncios propios. Después de todo, Daimler se había llevado la victoria absoluta.

Los miembros del Consejo Directivo de Austro-Daimler AG, encabezados por Camillo Castiglioni, habían tomado nota, como esperaba Porsche, pero aún no estaban preparados para aprobar la producción en serie del ADS. Posteriores éxitos tampoco cambiaron su punto de vista. Tras el triunfo en su categoría en la Targa Florio, el ágil y eficiente “Sascha” logró otras 42 victorias en 52 carreras, a menudo con el joven Ferry Porsche observando. El Consejo rechazó definitivamente la propuesta, argumentando razones financieras, inflación y el hecho de que Austria era demasiado pequeña para ofrecer un mercado adecuado.

imagen 2

La Targa Florio era una de las carreras más representativas de aquella época en Europa

Creían que había que centrarse en los modelos grandes de seis cilindros y esa decisión y un conflicto con Castiglioni llevaron a Porsche a dejar Austro-Daimler y pasar a Daimler en Stuttgart. En 1924, Ferdinand Porsche participó en la Targa Florio con Daimler y recibió, entre otras cosas, el título de doctor honoris causa, que todavía figura en el nombre de la empresa en la actualidad.

Lo que su padre, Ferdinand Porsche, comenzó hace un siglo como empleado de Austro-Daimler, Ferry Porsche lo continuó con la fundación de una marca de automóviles que lleva el nombre de la familia. Y desde el principio, el fabricante de Stuttgart se convirtió en un competidor habitual en Sicilia. Con 11 victorias absolutas, Porsche ha sido la marca con más éxitos en la Targa Florio de todos los tiempos. En 1956, Umberto Maglioli fue el primero en ganar con un Porsche, concretamente el 550 A Spyder. La victoria de Maglioli evocó lo que el equipo dirigido por Ferdinand Porsche y el conde Kolowrat consiguió en 1922 con el Austro-Daimler ADS R: superar a competidores con motores de mayor cilindrada.

COMPARTE
Sobre mí

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.