Menu

Este McLaren F1 restaurado por MSO luce mejor que nuevo

El chasis #63 será exhibido en Reino Unido del 6 al 8 de septiembre

Este McLaren F1 restaurado por MSO luce mejor que nuevo

McLaren Special Operations (MSO) es la división de McLaren Automotive que crea modelos a medida de edición limitada y personaliza los vehículos de los clientes. En 2018, la compañía anunció un programa de restauración para el McLaren F1, uno de los mejores vehículos del siglo XX. Aquí está el resultado tras año y medio y cerca de 3.000 horas de trabajo, y no podría ser más satisfactorio.

El McLaren F1 fue el coche más rápido del mundo durante más de una década y, aunque fuese destronado en 2005 por el Bugatti Veyron, sigue siendo uno de los más valiosos. Un F1 LM con especificación de carretera se vendió recientemente por 18 millones de euros en una subasta, y los precios solo aumentarán a medida que pasen los años. Teniendo en cuenta cómo el F1 se vendió nuevo por un precio cercano al millón, fue una excelente inversión para cualquiera que se haya aferrado al suyo.

Han sido necesarios 18 meses para que el chasis número 63 volviera a la vida de la forma que merecía. Al principio, se retiró la carrocería y la transmisión, y el interior se retapizó en el mismo cuero Semi Aniline del modelo original, una opción única para este deportivo de ensueño. Luego, el habitáculo se terminó en un tono Woking Grey, un color inspirado en el techo del antiguo cuartel general del fabricante inglés en Albert Drive.

McLaren F1 MSO Exterior (6)

Del mismo color, pero en Alcántara, ha sido recubierto el cuadro de instrumentos y los asientos de los pasajeros, mientras que el asiento del conductor tiene se forrado en un tono rojo, con el cuero perforado. MSO también instaló un nuevo volante proveniente de un stock de piezas originales, aunque el propietario conservará el original para mantener la referencia histórica. Con el interior terminado, la carrocería se repintó en el color original, un proceso que tomó 900 horas.

Los técnicos de Woking reconstruyeron el propulsor V12 de 6,1 litros de origen BMW. Luego, lo probaron en un dinamómetro para garantizar la producción original de 627 CV de potencia y 652 Nm de par motor. Los amortiguadores Bilstein fueron devueltos al fabricante para una nueva vida, al igual que los ejes de transmisión y los frenos Brembo. Una serie final de pruebas de carretera y pista verificó que el chasis #63 estaba listo para ser devuelto a su propietario.

Este McLaren F1 viene acompañado de un Certificado de Autenticidad, un libro ilustrado que documenta la historia del automóvil y un modelo 3D escaneado con láser

McLaren F1 MSO Interior (1)

Cualquier otro propietario de los 106 McLaren F1 construidos entre 1993 y 1998 (64 de carretera y 28 GTR) puede utilizar el servicio de MSO quien, por segundo año consecutivo, mostrará su trabajo en el Concurso de Elegancia de Hampton Court, Reino Unido, entre el 6 y el 8 de septiembre. Desde luego, el trabajo y el mimo puesto sobre este ejemplar es digno de elogiar. Parece un coche mejor que nuevo.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.