Los locos noventa estadounidenses en un cara a cara con un Vector W8 y un Dodge Viper

Los locos noventa estadounidenses en un cara a cara con un Vector W8 y un Dodge Viper

Unas carreras de aceleración entre dos raros deportivos nacidos por y para el placer de conducir


Tiempo de lectura: 3 min.

A lo largo de la historia hemos visto rivalidades memorables entre las marcas, pero una que puede ser que se nos haya pasado acaeció en los locos noventa estadounidenses con el Vector W8 y el Dodge Viper. Gracias al Petersen Automotive Museum junto con la colaboración de CARWOW podemos disfrutar de unas carreras de aceleración entre dos raros deportivos nacidos por y para el placer de conducir.

Un Dodge Viper de preproducción muy especial, construido un año antes de la fecha de lanzamiento del modelo en 1992, ha competido con un Vector W8 igualmente raro. Este último, para aquellos que no lo saben, fue fabricado por Vector Aeromotive Corporation, con sede en EE. UU., entre 1989 y 1993, y es un automóvil bastante especial, ya que solo se fabricaron 17 unidades. El Viper utiliza su conocido V10 de 8 litros atmosférico combinado con una transmisión manual de cinco velocidades.

Viper vs Vector(4)

El Viper de preproducción genera 400 CV y ​​630 Nm de par, para mover sus 1.460 kg. Su rendimiento siempre fue sorprendente y su éxito no puede pasarse por alto si se piensa en el amor mostrado por las bestias modernas de Dodge como el Challenger y el Charger. Mientras tanto, el Vector W8 esconde un V8 biturbo de seis litros capaz de generar hasta 637 CV y 890 Nm de par, una gran ventaja sobre el Viper. Sin embargo, hay un “pero”, el W8 es un poco más pesado, alcanza 1.506 kg y utiliza una caja de cambios automática de tres velocidades.

Esa caja de cambios es lo único que limita el rendimiento del Vector W8, es una Turbo-Hydramatic 425, la misma transmisión utilizada por tres modelos de autocaravanas en la década de los setenta. Obviamente, la elección de esta caja de cambios en el mercado estadounidense no era la nota discordante, pero es obvio que a este lado del Atlántico no habría tenido éxito en absoluto. Como nota al margen, el W8 nació del sueño de fabricar un superdeportivo estadounidense para derrotar a sus rivales europeos como el Ferrari 288 GTO y el Lamborghini Countach, y tenía un precio similar, rozando los 300.000 € al cambio en la época.

Viper vs Vector(3)

Entonces, ¿cómo fue la carrera? En el video no pintaba muy bien para el peculiar W8, ya que en la primera carrera, el Viper ganó una gran ventaja de principio a fin. El Dodge terminó la primera carrera de cuarto de milla en 12,2 segundos, mientras que el Vector terminó en 13,7 segundos. Mientras tanto, la carrera lanzada vio al Vector W8 acercarse mucho más al Dodge Viper hacia el final, pero aun así, el V10 mantuvo su ventaja hasta la línea de meta.

El W8 no sonaba del todo bien, lo que sugiere una fuga de presión de turbo, por lo que probablemente no pudo aprovechar su potencia superior. Por otra parte, independientemente del resultado, el Vector W8 sigue siendo un superdeportivo estadounidense de aspecto imponente, aunque no es la belleza a la que estamos acostumbrados. Sea como fuere, merece la pena poder dedicarle unos minutos a disfrutar de este par de deportivos de otra época dándolo todo.

COMPARTE
Sobre mí

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.