Menu

Este JCB Fastrac es el tractor más rápido del mundo

Tiene más de 1.000 CV y hasta Williams se ha involucrado

Este JCB Fastrac es el tractor más rápido del mundo

Fundada en 1945, JCB es sinónimo de tractores, excavadoras, remolques y demás maquinaria pesada. Pero JCB también es responsable de hacer el tractor más rápido del mundo, una hazaña digna de ser registrada en el Libro Guinness de los récords. Pertenece a la familia Fastrac, y el encargado de llevarlo al máximo ha sido el caza récords y presentador de televisión Guy Martin.

En 2006, la compañía estableció el récord de velocidad en tierra para un vehículo con motor diésel. La marca establecida fue de 563,4 km/h. El Fastrac también cuenta con un propulsor turbodiésel, asociado a una caja de cambios automática ZF de seis velocidades, capaz de generar algo más de 1.000 CV de potencia y 2.500 Nm de par motor. Con un bloque de seis cilindros y 7,2 litros bajo el capó y los nervios de acero de Martin, el tractor logró alcanzar los 166,7 km/h.

JCB también ha modificado la aerodinámica de este vehículo agrícola y aligerado su peso con la ayuda de Williams Advanced Engineering; sí, el equipo de Fórmula 1. El anterior récord de velocidad para tractores fue establecido en marzo de 2018 por The Stig –el famoso piloto de Top Gear–, marcando un promedio de 140,4 km/h. Podéis echar un vistazo a este logro abriendo el enlace.

JCB Fastrac (3)

“Durante mucho tiempo hemos albergado el sueño de intentar conseguir un récord de velocidad con el Fastrac y todo el equipo ha trabajado incansablemente para lograr este increíble resultado”, dijo Lord Bamford, presidente de JCB. “Estoy extremadamente orgulloso de lo que han logrado en tanto tiempo. Ha sido un gran día con el JCB en Elvington, un trabajo adecuado con ingenieros adecuados”, dijo el piloto de motocicletas Guy Martin. “Se sentía estable en la pista”.

Con sede en Rocester, Inglaterra, JCB plantea contar la historia detalla en televisión a lo largo de este año. Y es que no se sabe gran cosa tampoco sobre este aparato tan especial, pero es probable que Bamford y Martin se presten a aportar un poco de información junto con los ingenieros que modificaron el Fastrac.

Descrito como una familia de tractores agrícolas de alta velocidad, el Fastrac se lanzó en 1991 con motores turbodiésel de 6,0 litros. Ahora, con los corazones más grandes, pueden producir hasta 350 CV de potencia máxima. Como recordatorio, el cortacésped Mean Mower de Honda alcanzó los 160 km/h en solo 6,285 segundos a principios de este mes para establecer un nuevo récord mundial.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Txesz
Mecánico
Txesz

Ójala hubiese un pique dentro del grupo AGCO: el Fendt 1050 utiliza el motor MAN de 12.4 litros de 500 cv que utilizan tanto las tractoras que vemos por nuestras carreteras como los camiones que participan en el Dakar, por lo que superar las cifras del Fastrack no debería ser complicado

comment image

PD: a la cifra de par motor del JCB le sobra un «0».


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.