El Hyundai Kona se electrifica

El Hyundai Kona se electrifica

Consigue una autonomía de 470 km


Tiempo de lectura: 6 min.

Como ya adelantaba nuestro compañero Luis, hoy se ha anunciado el Hyundai Kona eléctrico, el B-SUV de la marca coreana que quiere revolucionar el mercado eléctrico, plantando cara al Opel Ampera-e y al BMW i3, anunciando una autonomía de 470 km en ciclo WLTP y un precio seguramente más competitivo . El nuevo Kona se posicióna muy bien en cuanto a autonomía, superando al nuevo Zoe que obtiene 294 km y al Leaf con 285 km, todos en WLTP. Veamos cual es la propuesta de Hyundai.

Motor y chasis

Con el nuevo modelo tendremos una oferta de un motor eléctrico, con dos rendimientos diferentes, en combinación con dos capacidades de batería. El modelo más potente tendrá 150 kW (204 CV) y 395 Nm de par, e irá asociado a la batería grande de 64 kWh. Por su parte, el modelo básico dispondrá del motor con 99 kW (135 CV) entregando el mismo par de 395 Nm que su hermano más potente. Con este motor dispondremos de una batería de 39,2 kWh. La colocación del motor será delantera transversal, igual que el Kona de combustible convencional.

En cuanto al chasis, comparte con su hermano de combustión la misma plataforma, creada para el Elantra,  con McPherson delante y eje torsional detrás, la tónica general en los vehículos generalistas, y sobre todo en este segmento. Es algo de sobra conocido en la marca, que ahorra espacio, es económico y es más que suficiente para el nivel de prestaciones que ofrece este coche.

All New Hyundai Kona Electric 3

Carrocería y equipamiento

En cuanto al diseño, Hyundai ha querido diferenciar esta versión de la de combustión, introduciendo una parrilla cerrada, donde podremos encontrar el puerto de carga, escondido bajo una tapa en el lado del conductor. Las llantas de 17” también son específicas para reducir la resistencia aerodinámica y mejorar en lo posible la autonomía. Los paragolpes, tanto delanteros como traseros también son específicos de esta versión para remarcar las diferencias con sus hermanos de combustible. Hyundai ofrece el modelo en formato bi-color, pudiendo combinar 7 colores de carrocería con 3 de techo. En cuanto a dimensiones, es un poco más largo y alto que el Kona de combustión, llegando a 4,1 m de largo, por 1,8 m de ancho y 1,5 m de alto, con una batalla de 2,6 m, lo que no está nada mal.

En el interior también hay cambios, enfocados en diferenciarse del resto de la gama. Lo que más llama la atención es el cuadro de instrumentos digital de 7” -con función HUD-, junto a la nueva consola central de dos niveles. En la parte superior tenemos el selector de marchas, que es shift-by-wire, el freno o los controles de climatización. Justo debajo, disponemos de un espacio para guardar objetos, junto con los puertos de carga y un cargador Qi inalámbrico, para que nuestro móvil siempre no se descargue en trayectos largos. Una configuración interesante que aprovecha bien el espacio donde debería situarse el cambio de marchas.

Los asientos del Kona disponen de algo que ya se está convirtiendo en estándar: múltiples regulaciones eléctricas, calefacción y ventilación. Para completar la equipación, dispone de una pantalla de 7 pulgadas en su zona central alta, para controlar el sistema de navegación y entretenimiento, con sonido firmado por Krell, compatible con Apple CarPlay y Android Auto, sin faltar la conectividad Bluetooth.

En cuanto a las ayudas a la conducción, tampoco va mal equipado. Puede disponer de de lo que Hyundai llama Smartsense, algo que agrupa funciones como el control de crucero inteligente, Stop & Go, asistente para evitar colisiones frontales, asistente de cambio involuntario de carril, asistente de mantenimiento de carril, avisador de ángulo muerto, detector de fatiga y avisador de señales de límite de velocidad. Incorporado en el equipamiento también podemos disponer de faros frontales LED con luces de carretera automáticas, empleando las luces antiniebla como luces de giro. Ya casi ni se menciona porque se asume que se monta de serie, pero no está de más recordarlo: el Kona monta seis airbags para protegernos en caso de colisión. Una carrocería pequeña, pero dotada de gran equipamiento.

Kona Electric Interior 2

Prestaciones y consumos

En el apartado de prestaciones, el motor más pequeño consigue el 0-100 km/h en 9,3 segundos, y una velocidad máxima de 167 km/h. Por su parte, el motor más potente acelera hasta 100 km/h desde parado en 7,6 segundos, 1,7 segundos menos, una reducción notable. En esta configuración consigue llegar a una punta de 167 km/h, la misma que el modelo básico, pese a tener más potencia, limitada electrónicamente. Salvo el i3, no normal es que los eléctricos estén limitados a velocidades inferiores para conservar autonomía.

En cuanto a consumos, el pequeño consigue 14,8 kWh/100 km con una autonomía de 300 km, por 15,2 kWh/100 km del más potente, llegando en este caso a los 470 km. Son muy competitivos y ¡realistas!

Para recargarlos, ambos modelos llevan a bordo un cargador de 7,2 kW, con lo que se tarda más de 9 horas en recargar el modelo de mayor autonomía, y unas 6 horas el modelo menor. Todo esto contando con un enchufe normal de los de casa. En cambio, si empleamos un cargador de 100 kW -y apenas hay- solo necesitaremos 54 minutos para llegar al 80% de la carga en ambos modelos, algo que facilitará enormemente los viajes más largos. No se dice nada acerca del estándar que emplea para el cable, pero suponemos que mantendrá el Mennekes que se emplea en el Ioniq eléctrico.

Si echamos cuentas entre consumo y capacidad de las baterías, no nos van a salir. Ocurre lo mismo con modelos de la competencia.

Precio y disponibilidad

Hyundai no ha facilitado ni el precio, ni la disponibilidad concreta del modelo, pero teniendo en cuenta que el modelo más caro del Kona es el 1.6 TGDI (177 CV), que cuesta 31.890 euros, es de suponer que llegará con un precio superior a este. Parece ser que la producción en Corea ya ha arrancado, por lo que podemos esperarlo dentro de este año, junto a las nuevas versiones híbridas y diésel que irán apareciendo también durante 2018. Recordemos que el Renault Zoe llega a los 37.300 euros y el Nissan Leaf a los 32.215€ euros, por lo que si Hyundai consigue colocar un precio competitivo, unido a su mayor autonomía, puede asestar un duro golpe a la competencia. Además, está en un segmento comercialmente muy atractivo.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Txesz
Mecánico
Txesz

Dependerá todo del precio, pero con sus cifras puede marcar un hito y ser lo que muchos esperaban (esperábamos) que fuese el Ampera-e.

Salusdos equipo, me acabo de enterar ahora del blog ?

Pablo Mayo
Invitado
Pablo Mayo

Gracias Txesz, esperamos tenerte mucho tiempo por aquí disfrutando del contenido.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.