Coche del día: Buick Skylark

Coche del día: Buick Skylark

Así se celebra un aniversario


Tiempo de lectura: 1 min.

El Buick Skylark es un buen representante de su época. Aún no había transcurrido una década desde la finalización de la II Guerra Mundial y la industria del automóvil se movía entre dos extremos: o bien se fabricaban utilitarios para acceder a un consumidor con los recursos muy justos, o bien se fabricaban mastodontes para los ganadores de la contienda. No hay duda, viendo las hechuras de este bonito convertible, a qué grupo pertenece.

La marca Buick nació en 1903 y en 1908 pasó a pertenecer a General Motors. En 1953 se presentó el Buick Skylark, un derroche de elegancia y buen hacer, que GM tuvo a bien considerar el modelo representativo del 50º aniversario de la filial. El coche pretendía ser un deportivo y algunos argumentos tenía para ello, como el poderoso motor de 5.276 cc, repartidos en ocho cámaras de combustión, que entregaba 188 CV. Las dos toneladas de peso ponían freno a tal pretensión.

Como eso de cumplir medio siglo no pasa todos los días, Buick decidió dotar de serie al Skylark con elementos que en otros coches eran extras con sobreprecio y algunos de ellos todavía hoy lo son: dirección asistida, caja de cambios automática, reglaje eléctrico de los asientos, servofreno, elevalunas eléctricos y hasta una radio que permitía buscar las emisoras con un mando que se accionaba con el pie. En una época en la que los calcetines blancos estaban bien vistos, la banda blanca sobre los neumáticos también lo era.

COMPARTE
Sobre mí

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.