Menu

El Holden Commodore dice adiós definitivamente

La generación actual es, básicamente, el Opel Insignia remarcado

El Holden Commodore dice adiós definitivamente

Holden es un fabricante de automóviles cuya proyección comercial, exclusivamente en Australia, ha dado al mundo coches como el Holden Commodore, un sedán de motor V8, propulsión y un carácter de pocos amigos. Bueno, eso fue hace tiempo, la última versión del Commodore es, directamente, un Opel Insignia remarcado que se vende en el país de los canguros.

La segunda generación del Opel Insignia, modelo desarrollado todavía bajo el amparo de General Motors, se vende en diversas partes del mundo con diferentes sellos en su frontal. En Estados Unidos es el Buick Regal, en Reino Unido es el Vauxhall Insignia y en Australia es el Holden Commodore. Esto se debe a que Holden es propiedad de General Motors y desde hace unos dos años no fabrica sus coches en Australia. Todos los Holden actuales son remarcados.

Como Opel ya no forma parte del conglomerado americano, Holden se quedará sin suministro y, por tanto, el Commodore pasará a mejor vida. Tampoco parece ser un problema más allá de perder un nombre mítico en su mercado, ya que la actual generación no ha tenido mucho éxito de ventas. No en balde, ha pasado de ser un coche cargado de carácter, con motores de gran cilindrada y propulsión, a ser un sedán de tracción delantera o total con un carácter menos marcado y más práctico que prestacional.

Después de retirar el Commodore del mercado, Holden se centrará en SUV y pick up, como también hará Ford en su propio mercado a excepción de modelos contados (Mustang y Focus Active). Las ventas de sedanes van de mal en peor y los SUV, camionetas y vehículos similares, son el vehículo que todos quieren incluso en un país tan apartado y con gustos tan diferentes como Australia.

En Australia, el modelo más vendido es el Toyota Hilux, mientras que en Estados Unidos es el Ford F-150. Por tanto, en Australia, Holden tendrá a partir de 2020 un catálogo compuesto por el Acadia, Equinox, Trax, Trailblazer y Colorado. Todos ellos modelos de Chevrolet, a excepción del Acadia, que es un GMC. Además, también tienen en catálogo el Corvette de motor central, que no se vende como Chevrolet pero tampoco como Holden.

Actualmente, junto al Commodore, también se vende el Holden Astra Hatch que, como cabe esperar, dejará de estar disponible. Será en 2020 cuando ambos modelos abandonen Australia. La industria del motor australiana se desmanteló relativamente rápido, entre 2008 y 2017, al abandonar la producción local Mitsubishi, Ford, Toyota y la propia Holden. Por resumir las razones, entraron en una espiral de poca productividad y su mercado interno no es tan grande, más o menos como el español, millón y poco de unidades al año. Ya les llega todo de fuera.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.