Menu

El Dodge Challenger se verá forzado a evolucionar con hibridación

El actual es el "último de los V8" tal y como lo conocemos

El Dodge Challenger se verá forzado a evolucionar con hibridación

Se avecinan nuevos tiempos para los muscle car americanos. Nos encontramos ante el final de una era, en la que poderosos motores V8 con sobrealimentación están llevando a las cifras de potencia y prestaciones a nuevos horizontes. Tanto el Ford Mustang como el Chevrolet Camaro han evolucionado sus recetas a la europea, buscando más eficacia, mientras que el Dodge Challenger sigue en su línea [recta].

No solo tiene un diseño retro o una concepción retro, también tiene una plataforma muy retro que se remonta a la alianza DaimlerChrysler de finales de los 90. Poco a poco se está quedando obsoleto y Fiat Chrysler Automobiles (FCA) sabe que el Challenger tiene que evolucionar a la fuerza.

Mike Manley, a la sazón CEO de FCA, declaró a Detroit News lo siguiente: «Lo cierto es que esas plataformas y esa tecnología que hemos usado tiene que evolucionar. No pueden existir tal cual a mediados de la próxima década. Nuevas tecnologías van a conseguir suprimir mucho peso, por lo que podemos pensar en motorizaciones de otra forma. Y vamos a usar electrificación para complementar esos vehículos.»

Manley se refiere a hibridación, complementar al motor de gasolina -que seguirá siendo el protagonista- con alguna suerte de ayuda eléctrica, ya sea desde hibridación ligera hasta versiones enchufables o Plug-in. El Ford Mustang verá su primera versión híbrida en 2020 y General Motors en teoría ya está trabajando en ello, luego FCA solo hará lo mismo que su competencia.

De momento los muscle car no van a desaparecer por la escasez del petróleo, ni por la presión de los ecologistas, ni por la incorrección política, sino por el simple devenir de los acontecimientos a nivel tecnológico. Antes de que acaben siendo totalmente eléctricos y con sonido sintetizado, habrá que pasar por esta etapa, la del hybrid muscle car. Y habrá que aceptarla.

Mientras tanto, el cada vez más añejo Challenger sigue sin tener un sustituto anunciado, pero hasta que eso ocurra las vitaminadas versiones Redeye y SRT Demon siguen vendiéndose bien. La relación potencia/precio sigue siendo muy difícil de copiar, y en Estados Unidos ese tipo de coches apenas necesita publicidad para seguir siendo un -relativo- éxito.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Piloto
Rest

Todo FCA se está quedando estancado. Los modelos menos perjudicados son contados con los dedos de una mano y son placebo para ciclar efímeras cifras de balances gráciles e insustanciales.

Por lo menos, esperemos que el actual V8 no corra la misma suerte que el venerado V10 del Viper.

sergio
Invitado
sergio

Y luego se la pega en los crash test…. Como su primo Jeep que saca una estrella, el panda un cero, el punto ya esta retirado, con otro cero….
FCA se esta quedando muy retrasada y de las rentas del pasado no se puede vivir, no se a que están jugando, pero desde luego no es camino correcto, incluso FIAT, ya no es lo que era… y del 500 no se vive eternamente.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.